El Valor de la Tolerancia

 

La tolerancia es un valor presente en nuestras vidas que nos permite convivir de manera armónica dentro de un entorno con personas de diferente pensamiento, cultura o religión. Se entiende por tolerancia al “respeto a las diferencias” que debe existir entre individuos para fomentar la convivencia social armónica.

El fundamento primordial de la tolerancia es que todas las personas estamos revestidas de idéntica dignidad y dotadas de libertad y debe enmarcarse en la Constitución al igual que en documentos de Derechos Humanos de carácter internacional.

 

En 1995 los países miembros de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) firmaron la Declaración de Principios sobre la Tolerancia. La Declaración afirma, entre otras cosas, que la tolerancia no es indulgencia o indiferencia, sino que es el respeto y el saber apreciar la riqueza y variedad de las culturas del mundo y las distintas formas de expresión de los seres humanos.

 

 

 

La tolerancia reconoce los derechos humanos universales y las libertades fundamentales de los otros.

Fue entonces que en 1996 la ONU, por iniciativa de la UNESCO, proclamó el 16 de noviembre de cada año como el Día Internacional de la Tolerancia para crear lazos de respeto entre las personas, las razas y los credos a favor de la no violencia.

 

 

 

La tolerancia es indispensable para que exista la Libertad Religiosa ya que es con base en el respeto hacia las diferentes creencias religiosas que se puede alcanzar una colaboración interreligiosa que sea una herramienta útil para comprender los principios y valores que las religiones tienen en común sin abandonar las propias convicciones de cada quien.