(Brasil) El candomblé, la religión que “resiste” a la creciente intolerancia

Ataques a templos y seguidores de religiones de origen africano ha prendido de nuevo las alarmas en Brasil.

El aumento de los ataques a templos y seguidores de religiones de origen africano ha prendido de nuevo las alarmas en Brasil, un país que ha visto crecer la intolerancia religiosa, pero también la “resistencia” de algunos de sus cultos, como el candomblé.

La mae do santo (sacerdotisa) Conceiçao D’Lissa ha vivido de cerca la creciente intolerancia registrada en los últimos años en Brasil.

La mae do santo (sacerdotisa) Conceiçao D’Lissa. EFE

Su ‘terreiro’ de candomblé, el espacio donde rinde culto a los orixás, las divinidades africanas que guían y protegen a su comunidad, ha sido atacado en ocho ocasiones, el mayor número de veces para un mismo templo en Brasil.

El último ocurrió en 2014 cuando prendieron fuego a su ‘terreiro’ ubicado en la Baixada Fluminense, una de las regiones más deprimidas de Río de Janeiro.

La mae do santo cree que existe un proceso dedicado a “aniquilar” todo lo que la cultura negra tiene de legado y no cree en la intolerancia religiosa por asuntos de fe. Para ella, esos ataques son “demostraciones de poder”.

El templo, antes abierto sin reservas, ahora tiene muros de contención en su entrada para proteger a los feligreses de posibles ataques, y resguarda en el trasfondo las imágenes de dioses como Ogum, el orixá del hierro, la guerra y el fuego y Lemanjá, la deidad femenina de los lagos, los mares y la maternidad.

Según el Ministerio de la Mujer, la Familia y los Derechos Humanos, entre enero de 2016 y junio de 2018 fueron registradas 1.506 denuncias por intolerancia religiosa en Brasil.

La mae do santo (sacerdotisa) Conceiçao D’Lissa, juega buzios africanos en su “terreiro” de candomblé, Kwe Cejá Gbé, el espacio donde rinde culto a los orixás, ubicado en Duque de Caxias (Brasil). EFE

 

Entre las quejas presentadas durante ese período, sin contar aquellas en las que no se identificó religión alguna, en más de la mitad de los casos las víctimas fueron practicantes de religiones de matrices africanas como candomblé y umbanda.

Tan solo este año, más de una veintena de ataques a templos sagrados de religiones afrobrasileñas han sido denunciados en la “cidade maravilhosa”, según confirmó a Efe el babalawo (sacerdote) Ivanir dos Santos, miembro de la Comisión de Combate a la Intolerancia Religiosa de Río de Janeiro.

De acuerdo con las denuncias, la mayoría de estos ataques son perpetrados por grupos de narcotraficantes cuyos miembros se autoproclaman evangélicos y que se atribuyen la ejecución de estos actos “en nombre de Dios”.

 

La mayoría de los ‘terreiros’ en Brasil está ubicada en zonas periféricas, comunidades deprimidas y favelas, territorios que, en su mayoría, son dominados por narcotraficantes o milicianos (grupos paramilitares integrados por policías y expolicías), especialmente en Río.

Fuente: Debate