(Bulgaria) La Iglesia Ortodoxa búlgara descarta una misa ecuménica durante la visita del papa Francisco

La Iglesia ortodoxa búlgara ha negado este viernes que haya tensión con la Iglesia católica por su negativa a participar en ceremonia religiosa alguna junto al papa Francisco, durante la visita que realizará al país los días 5 y 6 de mayo, argumentado que sus normas lo prohíben.

El Santo Sínodo, la institución que dirige la Iglesia búlgara, ha declarado que admite que Francisco visite la catedral patriarcal de San Alejandro Nevski, en Sofía, pero ha descartado la celebración de una ceremonia ecuménica.

En una carta hecha pública el pasado día 3, la cúpula de la Iglesia búlgara advirtió de que “(…) cualquier forma de servicio religioso, oraciones o liturgias conjuntas, así como el uso de indumentaria litúrgica por parte de clérigos búlgaros es inaceptable”, ya que “los Santos Cánones no lo permiten”.

Con todo, la Iglesia búlgara aseguró este viernes que esta postura no supone que haya tensión con la Iglesia católica.

“No existe tensión entre la Iglesia católica y la Iglesia ortodoxa búlgara. Tales afirmaciones serían provocaciones para intentar sabotear la visita del papa Francisco a Bulgaria”, declaró hoy Antonio, obispo metropolitano y miembro del Santo Sínodo, a la emisora bTV.

El religioso insistió en que la Iglesia búlgara ofrece su hospitalidad a Francisco, pero que sus normas prohíben cualquier tipo de ceremonia ecuménica.

El Santo Sínodo ha recordado que la visita de Francisco se produce a invitación del Estado búlgaro y que el patriarca búlgaro, Neofit, junto con los miembros del Santo Sínodo, están dispuestos a recibir al papa Francisco en la sede del Sínodo el 5 de mayo, como está previsto en el programa oficial.

Según éste, Francisco llegará a Bulgaria el 5 de mayo y será recibido por el primer ministro, Boiko Borisov, y el presidente, Rumen Radev.

Ese mismo día tiene previsto visitar el Santo Sínodo y celebrar una ceremonia litúrgica en la catedral de San Alejandro, a la que están invitados representantes de las diferentes religiones en Bulgaria.

El 6 de mayo el papa viajará a la ciudad de Rakovski, a unos 100 kilómetros de Sofía, donde vive buena parte de las 50.000 personas que forman la minoría católica de Bulgaria.

Fuente: El Diario