(China) Aumenta la represión contra iglesias domésticas de Pekín

Alcanzando el objetivo final del PCCh de reducir su número a cero, las iglesias protestantes que no son controladas por el Gobierno están desapareciendo gradualmente de la capital de China.

Según un informe publicado el 9 de mayo por Radio Libre de Asia en su sitio web en idioma chino, el municipio de Pekín está implementando una operación para librar a la ciudad de todas las iglesias domésticas que se niegan a unirse a la Iglesia de las Tres Autonomías aprobada por el Gobierno.

Basándose en información procedente de la Fraternidad Cristiana China de Rectitud, con sede en Estados Unidos, la represión organizada está destinada a «reducir la escala, desorganizar y eliminar» a todas las iglesias domésticas, la misma está siendo supervisada por el Equipo Central de Inspección del Partido Comunista Chino (PCCh) y sus principales implementadores son el Ministerio de Seguridad Pública y la Agencia de Asuntos Religiosos. Según informes, la operación vigente en Pekín finalizará el 20 de mayo, pero continuará llevándose a cabo a lo largo de China, persiguiendo el objetivo final de reducir el número de iglesias domésticas protestantes a cero y eliminar el cristianismo de la esfera pública y del ciberespacio.

Durante los últimos meses, la represión contra iglesias domésticas puesta en marcha en Pekín el año pasado ha alcanzado niveles sin precedentes. Desde megaiglesias grandes y famosas, tales como la Iglesia de Shouwang, hasta pequeños lugares de congregación, las iglesias domésticas están siendo clausuradas una por una. Bitter Winter continuamente recibe informes sobre cristianos reprimidos que se niegan a que el Gobierno les diga cómo y en qué creer.

Qianhe Jiayuan Plaza, un edificio de oficinas emplazado en el distrito de Chaoyang en Pekín, fue el hogar de seis iglesias domésticas que fueron recientemente clausuradas. Una de ellas fue la Iglesia de Wenxin (溫馨教會), establecida hace más de diez años, con una congregación de aproximadamente 300 miembros.

La Iglesia de Wenxin recibió una notificación procedente de la Agencia de Asuntos Religiosos local, exigiendo que se mudara del edificio antes de las 10 de la mañana del 27 de abril. El día posterior a la clausura se instaló un control de seguridad en la entrada del Qianhe Jiayuan Plaza para poder registrar a todas las personas que ingresaban al edificio. Según miembros de la congregación, la presión de las autoridades comenzó en julio de 2018, cuando personal gubernamental comenzó a frecuentar la Iglesia de Wenxin para efectuar inspecciones.

«Antes de eliminar a la iglesia, el Gobierno parece haber llevado a cabo una exhaustiva investigación y un arduo trabajo de reconocimiento», afirmó uno de los miembros de la iglesia. El mismo añadió que luego de la clausura de la iglesia, la congregación se ve obligada a reunirse en pequeños grupos, de aproximadamente diez personas, para evitar seguir siendo perseguidos. «Tenemos que adoptar tácticas de la guerrilla clandestina y jugar al escondite con el Gobierno para poder celebrar nuestras reuniones», explicó el creyente.

Un fiel de una iglesia doméstica emplazada en el distrito de Chaoyang cree que la represión del PCCh continuará intensificándose, y que las iglesias domésticas que continúan funcionando enfrentan el mismo destino que la Iglesia de Wenxin. «La clausura de iglesias domésticas es una iniciativa a nivel nacional», añadió el hombre. «Al observar la actual actitud del Gobierno, incluso las iglesias de las Tres Autonomías serán eliminadas tarde o temprano».

Fuente: BitterWinter