(China) Jiangxi: el condado de Poyang declara la guerra a la religión

El PCCh utiliza métodos blandos y duros: desde el adoctrinamiento de representaciones para que alaben al Partido hasta la destrucción de cruces. El objetivo es erradicar las religiones.

Poyang es el condado más poblado de la provincia china suroriental de Jiangxi y cuenta con una amplia población de cristianos. Las autoridades locales están utilizando un sinfín de medios para acabar con las creencias religiosas en la región.

En el mes de marzo, el Gobierno del condado de Poyang organizó una gira de presentaciones culturales bajo el tema «Venerar la ciencia y avanzar con determinación y gratitud», promoviendo el liderazgo del Partido Comunista y las ideas del ateísmo. Un funcionario gubernamental explicó: «Esta gira de actuaciones está destinada a guiar a las personas religiosas para que las mismas establezcan un sentido de gratitud y patriotismo, y así las amplias masas veneren a la ciencia, crean en el Partido Comunista, y se mantengan alejadas de la superstición y la religión».

Video: Escenas de la presentación de la gira cultural en el condado de Poyang.

Espectáculos para competir con Dios

El 26 de abril, la oficina subdistrital de Raozhou en el condado de Poyang instaló un escenario frente a la iglesia de las Tres Autonomías de Yongsheng (literalmente traducida como Vida Eterna) para llevar a cabo presentaciones en vivo. La gente que se hallaba congregada dentro de la iglesia no pudo celebrar reuniones debido a la fuerte música y a los ruidos provenientes del exterior. Los creyentes le pidieron al personal gubernamental que colocaran el escenario más lejos de la iglesia, pero dicho pedido fue rechazado. Uno de los funcionarios afirmó descaradamente que el escenario había sido colocado intencionalmente frente a la iglesia para evitar que las personas se congregaran allí.

Frente a la Iglesia de Yongsheng se estableció un escenario para llevar a cabo representaciones artísticas.

Una actriz que formaba parte de la presentación reveló que los espectáculos son creados para hacer que las personas “muestren gratitud, obedezcan y sigan al Partido”. “En la actualidad, cada vez hay más personas que creen en Jesús. Nos apresuramos para poder llevar a cabo dos presentaciones por día», explicó.

La estrategia del Partido Comunista Chino (PCCh) de realizar actividades recreativas para «competir con Dios por las personas» ha sido promovida de manera integral, en particular en la provincia china central de Henán, la cual posee la mayor cantidad de cristianos en el país. Muchos municipios están reemplazando los eventos de entretenimiento regulares creados para sus residentes con programas de propaganda que de manera inequívoca cantan alabanzas al Partido. Tal y como sucedió con el Gobierno de la ciudad de Luoyang, el cual, en el pasado mes de octubre, emitió un documento dirigido a todas sus agencias subordinadas, ordenando promover vigorosamente la propaganda atea y organizar eventos culturales específicos durante las festividades religiosas y los domingos, a fin de presentar un «buen espectáculo rival» y reducir la influencia de la religión.

El ateísmo funciona mejor si se comienza a una edad temprana

Niños interpretando canciones y bailes en alabanza al Partido Comunista.

Uno de los espectáculos presentados frente a la Iglesia de Yongsheng involucró a un grupo de niños vestidos con bufandas rojas y uniformes del Ejército Rojo, interpretando canciones y bailes en alabanza al Partido Comunista. Al día siguiente, el espectáculo fue presentado en una escuela local. Un funcionario de la comunidad, quien organizó el evento, afirmó que la decisión de actuar en la escuela fue tomada con el objetivo de fortalecer la educación ideológica de los estudiantes para que aprendan a creer en la ciencia y se alejen de la religión desde temprana edad.

Espectáculos culturales «rojos» en una escuela del condado de Poyang.

Inyectar a los estudiantes con ideología atea es una herramienta esencial para que el PCCh bloquee los caminos mediante los cuales la religión puede llegar a los niños. Desde el año pasado, el PCCh puso en marcha campañas tendientes a oponer resistencia a las creencias religiosas en los campus de todo el país, obligando a los estudiantes a firmar juramentos en los que prometen mantenerse alejados de la religión, alterando los clásicos literarios en los libros de texto para eliminar frases relacionadas con la religión y haciendo que los niños denuncien a sus familiares religiosos.

Lei Zhifeng, un comentarista independiente quien durante mucho tiempo se ha desempeñado como abogado, criticó el sistema educativo chino, afirmando: «El aparato educativo en este país está haciendo todo esto de manera constante, destruyendo las almas de todos los niños que nacen y se crían en China. Básicamente, todos estos niños han perdido la capacidad de pensar de forma independiente mucho antes de llegar a la edad adulta, formando un reflejo condicionado de desprecio hacia las creencias religiosas».

Cruces y símbolos religiosos eliminados de las iglesias

Numerosas iglesias de las Tres Autonomías fueron forzadas a enarbolar banderas nacionales luego de que sus cruces fueran derribadas.

Mientras que los actos propagandísticos adoctrinaban a la gente, los funcionarios del condado intensificaban su campaña a gran escala tendiente a demoler cruces y clausurar lugares religiosos. Solo en el mes de marzo, fueron desmanteladas cruces en más de diez iglesias de las Tres Autonomías emplazadas en el condado, utilizando el pretexto de que estaban situadas demasiado cerca de una carretera o de una escuela, y posteriormente fueron reemplazadas por banderas nacionales chinas.

Carta emitida por la Agencia de Asuntos Étnicos y Religiosos de la provincia de Jiangxi, relacionada con la visita de Cao Guoqing, jefe adjunto del Departamento de Trabajo del Frente Unido provincial, al condado de Poyang, el 14 de enero.

Según el encargado de una iglesia de las Tres Autonomías, quien solicitó permanecer en el anonimato, tras la visita llevada a cabo por el equipo de inspección provincial a Poyang, el 14 de enero, todas las cruces y otros símbolos relacionados con la fe fueron retirados de las iglesias, e incluso las palabras relacionadas con la religión que se hallaban grabadas en sus muros exteriores han sido pintadas o desmanteladas. Cada semana, los funcionarios de la aldea envían personas a las iglesias para inspeccionarlas y tomar fotos que luego serán enviadas a sus superiores.

Video: La cruz de una iglesia de las Tres Autonomías emplazada en la aldea de Lei fue desmantelada.

Fuente: Bitter Winter