(China) Libertad de creencia religiosa en el Tíbet está bien protegida después de reforma democrática: libro blanco

Después de la reforma democrática, el Tíbet puso fin a la teocracia, separando el Gobierno de la religión y restaurando así el verdadero significado de esta última, dice un libro blanco publicado hoy miércoles por la Oficina de Información del Consejo de Estado, el gabinete de China.

La libertad de creencia religiosa de todos los grupos étnicos está protegida por la Constitución y las leyes, y todas las religiones y sectas religiosas son igualmente respetadas y protegidas, dice el documento, titulado “Reforma Democrática en el Tíbet — Sesenta años después”.. “Esto equivale a una verdadera armonía religiosa”, sostiene.

Datos oficiales muestran que el Tíbet tiene actualmente 1.787 sitios para la práctica del budismo tibetano, más de 46.000 monjes y monjas residentes y 358 budas vivientes. Hay, además, cuatro mezquitas y más de 12,000 musulmanes nativos, un templo católico y 700 creyentes.

“Los tibetanos y otras minorías étnicas llevan a cabo sus actividades religiosas de acuerdo con las tradiciones nativas”, asegura el texto.

La reencarnación del buda viviente es un sistema de sucesión exclusivo del budismo tibetano, y es respetado por el Estado y los Gobiernos de los diferentes niveles de la región autónoma, agrega.

En 2007, el Estado emitió las Medidas sobre el Manejo de la Reencarnación de los Budas Vivientes del Budismo Tibetano, para institucionalizar aún más el proceso de la reencarnación de los budas vivientes.

El libro blanco señala que para 2018 se habían confirmado 91 budas vivientes encarnados a través de los rituales religiosos tradicionales y las convenciones históricas.

El documento también destaca que se está reforzando el cultivo y la capacitación del personal religioso, y que los derechos de los monasterios y los monjes son garantizados. Además, desde la década de 1980 se han gastado más de 1.400 millones de yuanes (208,53 millones de dólares) en la restauración de las reliquias culturales tibetanas y la rehabilitación de los principales monasterios.

Las imprentas de textos gestionadas por los monasterios se han conservado y desarrollado, anota el documento, que dice que hay 60 imprentas en el palacio de Potala y en otros monasterios, las cuales producen cada año 63.000 piezas de escritura.

Todos los monjes y monjas registrados en la región autónoma han sido incluidos en la red de seguridad social, con una cobertura completa de seguros médicos, seguros de vejez, subsidios de manutención y seguros de accidentes personales, detalla el libro blanco.

 

Fuente: Xinhuanet