Colaboración Interreligiosa

 

La libertad de pensamiento, conciencia y religión es un elemento central de nuestra sociedad ya que representa lo que somos, lo que pensamos y en lo que creemos, de manera interna y externa, a través de manifestaciones privadas o públicas, individuales y colectivas; estas dimensiones se relacionan además con derechos, libertades y valores, que permiten la convivencia social como la libertad de expresión, la tolerancia y la educación, entre otros.

 

 

Esta interacción social permite respetar y aceptar la existencia de otras ideas y creencias, así como la no creencia en ninguna religión siempre que esto permita un diálogo y colaboración enfocado en el bienestar social. Cuando existe esta interacción positiva de cooperación entre personas de diferentes creencias religiosas o espirituales bajo el respeto mutuo a las diferencias doctrinales, en favor del bien común, es cuando hablamos de “Colaboración Interreligiosa”.

 

 

 

 

 

 

 

El trabajo conjunto con organizaciones basadas en la fe de otras confesiones, promueve un entorno compasivo y respetuoso que envía el mensaje de que las personas de diferentes religiones pueden unirse en torno al objetivo común de servir a las personas necesitadas y trabajar juntas por la paz

 

 

 

 

 

La Fundación Conciencia Nacional por la Libertad Religiosa, comprometida con esta colaboración interreligiosa ha facilitado la creación de Consejos Interreligiosos Estatales en 30 estados de la República dedicados a trabajar en beneficio de la sociedad como un vínculo entre sus congregaciones y los gobiernos locales y federales en favor de temas como la familia, la vida, los valores y la Libertad Religiosa.

El reconocimiento de las similitudes que comparten las diferentes religiones, como el fomento de los valores y el bienestar social, ayudará a reducir la división y fomentar la confianza.