Día Contra la Persecución Religiosa

La libertad de pensamiento, conciencia y religión se relaciona con derechos y libertades fundamentales que generan un ambiente de tolerancia y respeto a la diversidad de perspectivas religiosas; lamentablemente, en el mundo, se siguen perpetrando actos de intolerancia y violencia basados en la religión o las creencias contra personas pertenecientes a comunidades y minorías religiosas

Por esta razón, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) aprobó la resolución por la que se establece el día 22 de agosto como el Día Internacional de la Conmemoración de las Víctimas de Actos de Violencia Basados en la Religión y las Creencias para condenar enérgicamente la violencia y los actos de terrorismo dirigidos a individuos, incluidas las personas pertenecientes a minorías religiosas, sobre la base o en nombre de una religión o creencia.

Esta decisión es un paso útil y crucial a las necesidades de la sociedad para actuar en contra de la violencia por motivos religiosos y la persecución religiosa.

“El derecho a la libertad de pensamiento, conciencia y religión, comúnmente llamado derecho a libertad religiosa o de creencias, es un derecho universal de todos los seres humanos. Este derecho es una piedra angular de otros muchos derechos. No puede aceptarse ningún acto de violencia contra personas pertenecientes a minorías religiosas”

Jacek Czaputowicz, Ministro de Asuntos Exteriores de Polonia

Gracias a esta resolución, cada 22 de agosto se recordará que los actos de violencia por motivos religiosos no pueden ni deben ser tolerados por Naciones Unidas, los estados miembros y la sociedad en general.

¿Qué papel desempeñan tus creencias en tu vida diaria?