(EEUU) La ejecución detenida en Texas por violar la libertad religiosa de un reo budista

La presencia de religiosos en la cámara de la muerte en Texas, para acompañar a los reos que recibirán la pena capital, se ha convertido en un asunto espinoso a la luz de la apelación de un condenado que afirma que, al no permitirle las autoridades penitenciarias de Texas que lo acompañe en la hora de su ejecución su asesor espiritual budista, se está violando su derecho a la libertad religiosa.

La pena de muerte es un acto de brutalidad institucionalizada que ha sido rechazado y prohibido en gran parte del mundo y en la gran mayoría de las naciones desarrolladas. Pero es legal en varias demarcaciones y contextos en Estados Unidos y se aplica, no sin controversia, como el castigo máximo a los culpables de los crímenes más atroces.

Una sala de ejecución en la prisión de Huntsville (Texas, EEUU), en una imagen del 29 de febrero de 2000 (AFP/Archivos | Paul Buck)

Patrick Murphy, de 57 años, es uno de ellos. Él fue uno de siete convictos que escaparon de una cárcel en Texas y, durante el tiempo en que estuvieron en fuga, cometieron robos y asesinaron a un policía. Tras ser detenidos los siete criminales, uno se mató durante la captura y los otros seis fueron procesados y sentenciados a muerte. Cuatro ya han sido ejecutados, uno está en el corredor de la muerte y Murphy logró frenar por el momento su muerte recurriendo a una apelación que llegó hasta la Corte Suprema de Estados Unidos.

Patrick Murphy. (Texas Department of Criminal Justice via AP)

Cuando se dispuso la ejecución de Murphy no se permitió que su consejero budista estuviese presente en la cámara letal. Las autoridades de Texas sí permiten que religiosos o consejeros espirituales estén presentes junto al reo en el momento de su ejecución, pero únicamente a religiosos cristianos o musulmanes que son empleados estatales, esto porque la normativa penitenciaria en Texas solo permite que dentro de la cámara en que se realizan las penas de muerte estén presentes el convicto y empleados estatales.

Pero los abogados de Murphy alegaron que no permitir la presencia de su asesor o de otro religioso budista es una violación del derecho a la libertad religiosa de su cliente por lo que presentaron una apelación al respecto. Cortes estatales y federales la desestimaron pero los abogados del reo apelaron a la Corte Suprema que, el mismo día en que iba a realizarse la ejecución, falló a favor de Murphy, según reportó Texas Tribune.

El máximo tribunal estadounidense no anuló la condena a muerte, pero sí dictó que Murphy no puede ser ejecutado mientras se dilucida el caso, lo que significa que tomó en consideración el factor de la libertad religiosa del reo.

Fuente: Yahoo Noticias