El Valor De La Educación

 

El derecho a la educación, como derecho humano, está reconocido en La Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948, en su artículo 26 que garantiza que “toda persona tiene derecho a la educación”.

 

 

En 2001, la Primera Relatora Especial de la ONU sobre el derecho a la educación, Katarina Tomasevski, desarrolló un marco de referencia respecto a las características interrelacionadas y elementales que requiere la educación, en todas su formas y niveles, para ser un derecho significativo; y definió a éste esquema “Las 4 A’s”:

 

 

 

Asequible– La educación debe ser gratuita y con la infraestructura adecuada; y los docentes deben estar preparados y capacitados para difundir efectivamente la enseñanza.

Accesible– La educación debe ser accesible y no discriminatoria para todo el mundo, a través de iniciativas que adopten medidas positivas para incluir a aquellos de escasos recursos.

Aceptable– La educación debe ser relevante, cultural y de calidad; las escuelas deben ser seguras y los maestros deben ser profesionales.

Adaptable–La educación debe ser progresiva y contribuir al bienestar social.

 

 

La libertad religiosa incluye el derecho a la educación, con base en los criterios morales y religiosos de los alumnos o de sus padres, siempre en un entorno de tolerancia y respeto a las ideas, los valores y los derechos como lo enmarca el Artículo 12, Fracción 4 de la Convención Americana de Derechos Humanos conocida como el Pacto de San José de Costa Rica:

 

 

 

 

 

 

“Los padres, y en su caso los tutores, tienen derecho a que sus hijos o pupilos reciban la educación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.”
Art. 12, Fración 4 – Convención Americana de Derechos Humanos.

 

El derecho a la educación es vital para el desarrollo económico, social y cultural de todas las sociedades.