(España) La in­to­le­ran­cia afec­ta a la li­ber­tad re­li­gio­sa, de ex­pre­sión y de aso­cia­ción

El di­rec­tor de Ayu­da a la Igle­sia Ne­ce­si­ta­da Es­pa­ña, Ja­vier Me­nén­dez Ros y el di­rec­tor re­gio­nal, Álva­ro Pé­rez, han pre­sen­ta­do en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Va­len­cia (UCV) el ‘In­for­me de Li­ber­tad Re­li­gio­sa 2018’ de esta Fun­da­ción de la San­ta Sede.

El es­tu­dio ha pues­to de ma­ni­fies­to que “pese al es­fuer­zo que está desa­rro­llan­do el papa Fran­cis­co en aras al diá­lo­go in­ter­re­li­gio­so, ha ha­bi­do un em­peo­ra­mien­to des­de hace dos años, por­que cada vez son más las per­so­nas en el mun­do que su­fren la fal­ta de li­ber­tad re­li­gio­sa”. Esto se debe, fun­da­men­tal­men­te, “al au­men­to de la in­to­le­ran­cia, que afec­ta no sólo a la li­ber­tad re­li­gio­sa sino a la li­ber­tad de aso­cia­ción, de co­mu­ni­ca­ción, de ex­pre­sión, de edu­ca­ción. La vul­ne­ra­ción de este de­re­cho va uni­do a la vul­ne­ra­ción de mu­chos de­re­chos”, ha sub­ra­ya­do el di­rec­tor de Ayu­da a la Igle­sia Ne­ce­si­ta­da Es­pa­ña.

Así, han se­ña­la­do que si bien en Es­pa­ña la si­tua­ción “es muy si­mi­lar a la de otros paí­ses oc­ci­den­ta­les” y “no lle­ga­mos a ca­sos como los de Fran­cia, don­de se han pro­du­ci­do ac­tos real­men­te de bar­ba­rie con la pro­fa­na­ción de de 150 si­na­go­gas e igle­sias, hay que te­ner cui­da­do para que no se re­su­ci­ten fan­tas­mas del pa­sa­do”. Ac­tual­men­te el cris­tia­nis­mo es el más per­se­gui­do.

“Des­afor­tu­na­da­men­te se de­tec­ta que el is­la­mis­mo ra­di­cal está pro­du­cien­do un em­peo­ra­mien­to de la ima­gen, lo que ge­ne­ra is­la­mo­fo­bia ge­ne­ral de ma­ne­ra in­jus­ta. En el lado po­si­ti­vo des­ta­can Si­ria e Irak. “La de­rro­ta mi­li­tar del Daesh ha traí­do con­si­go el re­gre­so de las mi­no­rías re­li­gio­sas, un nú­me­ro des­ta­ca­do de cris­tia­nos des­pla­za­dos y cer­ca de la mi­tad de la po­bla­ción cris­tia­na de la Lla­nu­ra de Ní­ni­ve, obli­ga­da a huir en 2014, ha re­gre­sa­do a sus ho­ga­res a lo lar­go de 2018. Ade­más, la Fun­da­ción ha co­la­bo­ra­do muy ac­ti­va­men­te en la re­cons­truc­ción de vi­vien­das, co­le­gios y tem­plos en lo­ca­li­da­des como Qa­ra­qosh, Bar­te­la o Ka­ram­lesh”, se­ña­la el es­tu­dio.

“Un Es­ta­do con li­ber­tad re­li­gio­sa es como te­ner una casa don­de las te­jas es­tán bien pues­tas. Así, el ata­que a la li­ber­tad re­li­gio­sa no sig­ni­fi­ca que de gol­pe te qui­ten todo el te­cha­do sino que, poco a poco, se cae una teja, lue­go otra… Y de pron­to ves que tu casa está ha­cien­do aguas. Es­ta­mos en una fase muy ini­cial pero hay que de­fen­der y exi­gir la li­ber­tad re­li­gio­sa para pre­ci­sa­men­te cui­dar­nos de los ma­los ejem­plos que te­ne­mos en el res­to del mun­do”, ha ad­ver­ti­do Me­nén­dez Ros, que ha des­gra­na­do el do­cu­men­to en un en­cuen­tro con me­dios, pre­vio al acto que pre­si­di­rán esta tar­de el Car­de­nal Ar­zo­bis­po de Va­len­cia, An­to­nio Ca­ñi­za­res, y el rec­tor de la UCV, José Ma­nuel Pa­gán.

Igual­men­te, en­tre otros da­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos, el di­rec­tor de Ayu­da a la Igle­sia Ne­ce­si­ta­da Es­pa­ña ha des­ta­ca­do que 6 de cada 10 per­so­nas en el mun­do no pue­den ex­pre­sar con to­tal li­ber­tad su fe, y que 1 de cada 5 cris­tia­nos vi­ven en paí­ses don­de hay per­se­cu­ción o dis­cri­mi­na­ción. Es de­cir, que el 61 por cien­to de la po­bla­ción mun­dial vive en paí­ses don­de no se res­pe­ta la li­ber­tad re­li­gio­sa.

El in­for­me es el úni­co ela­bo­ra­do por una ins­ti­tu­ción ca­tó­li­ca que ana­li­za en 196 paí­ses de todo el mun­do el gra­do de cum­pli­mien­to de este de­re­cho, re­co­gi­do en el ar­tícu­lo 18 de la De­cla­ra­ción Uni­ver­sal de los De­re­chos Hu­ma­nos y que pre­ten­de po­ner en va­lor que la li­ber­tad re­li­gio­sa “es un de­re­cho raíz, fun­da­men­tal, pues de­fien­de a to­dos los cre­dos y a quien no pro­fe­sa nin­guno y que afec­ta, en de­fi­ni­ti­va, a to­dos los ciu­da­da­nos”.

De to­dos los paí­ses del mun­do, en 38 de ellos se co­me­ten vio­la­cio­nes im­por­tan­tes de la li­ber­tad re­li­gio­sa. En 17 hay dis­cri­mi­na­ción a cau­sa de la fe, y en 21 de ellos se per­si­gue, en al­gu­nos ca­sos has­ta la muer­te, por las creen­cias re­li­gio­sas.

“En los peo­res paí­ses para vi­vir la fe la si­tua­ción ha em­peo­ra­do en los dos úl­ti­mos años, por lo que a ni­vel glo­bal la li­ber­tad re­li­gio­sa está en de­te­rio­ro”, afir­mó. En el cin­tu­rón cen­tral de Áfri­ca pe­li­gra por el avan­ce del yiha­dis­mo, y el “ul­tra­na­cio­na­lis­mo” en paí­ses como la In­dia, Chi­na o Co­rea del Nor­te la po­nen en pe­li­gro. “En Eu­ro­pa tam­bién es­ta­mos preo­cu­pa­dos por el in­cre­men­to de los aten­ta­dos te­rro­ris­tas y las pro­fa­na­cio­nes en Fran­cia o las pin­ta­das, en Es­pa­ña, en la ca­te­dral de San­tia­go de Com­pos­te­la”. A raíz de los da­tos, se cal­cu­la que 327 mi­llo­nes de cris­tia­nos vi­ven en paí­ses don­de hay per­se­cu­ción re­li­gio­sa y 178 mi­llo­nes en paí­ses don­de se dis­cri­mi­na por se­guir una re­li­gión.

Fuente: Agencia SIC