(España) Las Jor­na­das de Teo­lo­gía del ITM abo­gan por el diá­lo­go in­ter­re­li­gio­so

En re­la­ción al 800 aniver­sa­rio del en­cuen­tro de san Fran­cis­co de Asís con el sul­tán de Egip­to Al Ma­lik Al Ka­mil, el Ins­ti­tu­to Teo­ló­gi­co de Mur­cia, OFM, (ITM) ha rea­li­za­do esta se­ma­na sus XX­XII Jor­na­das de Teo­lo­gía, bajo el lema “La efec­ti­vi­dad de las pa­la­bras: un en­cuen­tro de vo­ces”.

Las Jor­na­das de este año han es­ta­do in­ser­tas en los ac­tos ce­le­bra­dos por la Or­den Fran­cis­ca­na y la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad An­to­nia­num de Roma, con ac­ti­vi­da­des a lo lar­go de todo este año en Roma, Ve­ne­cia, Je­ru­sa­lén, Es­tam­bul, Da­mie­ta, Pa­rís y Mur­cia.

El di­rec­tor del ITM, Mi­guel Ángel Es­cri­bano, ofm, ase­gu­ra que han sido unas jor­na­das don­de se “ha po­ten­cia­do la ne­ce­si­dad del diá­lo­go en­tre hi­jos de un mis­mo Crea­dor”, se­gún las pa­la­bras del Papa Fran­cis­co en el en­cuen­tro in­ter­re­li­gio­so en Abu Dabi, el pa­sa­do 4 de fe­bre­ro. “To­das las per­so­nas de bue­na vo­lun­tad, cre­yen­tes o no, de­ben lle­var ade­lan­te y ma­ni­fes­tar en sus vi­das la ne­ce­si­dad de la jus­ti­cia y de la paz, como va­lo­res im­plí­ci­tos en to­dos aque­llos que quie­ren vi­vir a Dios en sus com­por­ta­mien­tos”, ex­pli­ca el di­rec­tor del cen­tro, des­ta­can­do ade­más que lo di­ser­ta­do esta se­ma­na en el ITM mues­tra “la ne­ce­si­dad de que esta pre­sen­cia cre­yen­te va uni­da a la ne­ce­si­dad de una re­fle­xión don­de la ra­zón no está re­ñi­da con la fe en la de­fen­sa de la ver­dad cre­yen­te, sino que debe ser un cau­ce para el diá­lo­go y el com­pro­mi­so de la to­le­ran­cia en­tre miem­bros de di­fe­ren­tes cre­dos”.

Las Jor­na­das fue­ron inau­gu­ra­das el lu­nes por el rec­tor de la Uni­ver­si­dad de Mur­cia, José Lu­ján; el vi­ce­rrec­tor de la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad An­to­nia­num de Roma, Fr. Agus­tín Her­nán­dez Vida­les; y el di­rec­tor del ITM. La ciu­dad de Mur­cia ha sido ele­gi­da por ha­ber sido el obis­po de esta Dió­ce­sis el fran­cis­cano Pe­dro Ga­lle­go, con­fe­sor del rey Al­fon­so X, uno de los pio­ne­ros en el diá­lo­go con el mun­do del is­lam an­da­lu­sí. Re­sul­ta­do de la pre­sen­cia de este obis­po en Mur­cia se crea­ron es­cue­las de apren­di­za­je del ára­be para los fran­cis­ca­nos que mar­cha­ban a tie­rras de mi­sión, así lo des­ta­có la po­nen­cia del pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Bar­ce­lo­na, el ca­te­drá­ti­co José Mar­tí­nez Gáz­quez. Den­tro de las po­nen­cias se ha rea­li­za­do una so­bre el mur­ciano Ibn Ara­bí, im­par­ti­da por la pro­fe­so­ra Fa­tiha Be­lab­bah de la Uni­ver­si­dad Moham­med V de Ra­bat en Ma­rrue­cos. Las jor­na­das fi­na­li­za­ron ayer con una pro­fun­di­za­ción en dos “lo­cos de Dios”, como fue­ron san Fran­cis­co de Asís y Ra­món Llul, que mo­vi­dos por una mis­ma vo­lun­tad sa­lie­ron al en­cuen­tro del her­mano mu­sul­mán.

 

Fuente: Agencia SIC