(España) Una cruz profanada por el Estado Islámico presidirá una vigilia por los cristianos perseguidos en Jaén

La catedral de Jaén se teñirá de rojo por esta causa y se descolgará por la fachada una cruz, como símbolo de condena por la falta de libertad religiosa

La catedral de Jaén se teñirá de rojo por los cristianos perseguidos. Esa iluminación especial del edificio es una invitación a los fieles jienenses a unirse en una vigilia de oración a las 21:00 horas de la noche. La convocatoria contará con ese juego de luces y comenzará con el descolgamiento de una cruz por la fachada principal de la catedral. Este nuevo símbolo quiere recordar a los cristianos que han dado su vida en defensa de la fe.

El acto va a ser más que simbólico, ya que va a presidirlo una cruz que se ha recuperado de la profanación y de las manos del grupo terrorista islámico Daesh. El obispo de la diócesis va a celebrar la Hora Santa y anima a asistir al evento.

La iluminación y la presencia de esta cruz es también la oportunidad que pueden aprovechar los fieles de Jaén para escuchar hablar de la libertad religiosa en el mundo. La Fundación Pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada va a presentarles su informe de Libertad Religiosa en el Mundo 2018.

Para ello, el prelado de la diócesis de Jaén va a contar con el subdirector de Ayuda a la Iglesia Necesitada ACN España, D. Carlos Carazo y el responsable de esta Fundación Pontificia en Jaén, D. Juan Carlos Escobedo.

Más de 300 millones de cristianos perseguidos

La catedral quiere rendir homenaje a los cristianos perseguidos por fuera…y también por dentro. Por esa razón va a acoger e inaugurar la exposición “Cristianos perseguidos en el mundo” hasta el Martes Santo. Esas imágenes acompañan a los datos que recuerda ACN: 1 de cada 5 cristianos viven en países donde se les persigue o discrimina y que 6 de cada 10 personas no pueden expresar su fe con libertad.

Esos datos parecen pequeños, pero, extrapolados al mundo, Ayuda a la Iglesia Necesitada eleva a 327 millones el número de cristianos que viven la persecución por su fe y que 178 millones no pueden seguir una religión sin ser discriminados.

Fuente: COPE