Libertad de Culto

La Libertad de Culto es el derecho de toda persona a expresar su religión a través de  manifestaciones de carácter público cuya actividad está relacionada con las diferentes creencias que determinen las religiones.

Estos actos se encuentran íntimamente relacionados con el fortalecimiento de la religiosidad entre los hombres y buscan estrechar los vínculos de los creyentes con su Iglesia.

Esta libertad está descrita por la comisión Nacional de Derechos Humanos de México como: “toda persona es libre de adoptar, profesar, divulgar o seguir, inclusive de cambiar, la creencia religiosa o filosófica que más le agrade o desee, siempre que no constituya o induzca a la comisión de algún delito o falta administrativa prevista en la ley”; de igual forma es el derecho que garantiza libremente la práctica de ceremonias religiosas, devociones, ritos, enseñanzas o demás actos del culto de su religión, ya sea en forma individual o colectiva, tanto en público como en privado.

 

Según la religión, los actos de culto pueden representarse mediante:

–  Ceremonias o ritos religiosos

– Rezos, salmos, himnos o alabanzas

– La creación de arte religioso

– Manifestaciones simbólicas como lo es el ayuno o el diezmo

Existen otras expresiones como las peregrinaciones, las vestimentas sagradas, el persignarse o la comunión que pertenecen también a la Libertad de Culto.

 

Dentro de los artículos 1º, 24 y 130 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos se reconoce la Libertad Religiosa y de Culto al expresar que los derechos humanos pertenecen a todos los mexicanos, incluido la del credo religioso, su participación en actos de culto y el reconocimiento de las iglesias.

¿Qué actos de culto practicas?