(Malasia) Nuevo rey de Malasia elegido entre sultanes preservará valores del Islam

El nuevo rey de Malasia, cuya elección se lleva a cabo cada cinco años de forma rotatoria entre los nueve sultanes, pero ahora se adelantó por la abdicación de Muhammad V, es el responsable de preservar los valores del islam en este país, donde casi 70 por ciento de la población es musulmana.

El poder del rey en Malasia, federación de 13 estados y tres territorios federales con más de 27 millones de habitantes, es limitado y en muchos casos su papel meramente simbólico, si bien su figura es especialmente prestigiosa entre la mayoría malaya-musulmana, ya que ejerce influencia moral.

Malasia es, desde su independencia de Reino Unido en 1957, la única monarquía constitucional rotatoria de todo el mundo, regida por un sistema inhabitual: su rey cambia cada cinco años y es escogido entre las familias reales de los antiguos reinos.

Conforme a la Constitución, los nueve sultanes de Malasia nombrarán mañana jueves al nuevo monarca durante una reunión especial, aunque será proclamado el 31 de enero, según Syed Danial Syed Ahmad, el guardián del sello real y secretario de la monarquía malaya.

El sistema de elección es secreto, sin embargo, los sultanes suelen escoger siempre a aquel a quien corresponde el trono en función de un orden que quedó establecido con la Constitución de la moderna Federación en 1963.

El pasado 6 de enero, el rey Mohamed V de Malasia, sultán de Kelantan, abdicó al trono, la primera vez en la historia del país que un monarca se retira antes de completar su reinado, tras contraer matrimonio con la ex reina de belleza rusa, Oksana Voevodina.

Tras la abdicación del monarca, se barajaba como su sucesor el sultán de Pahang, Ahmad Shah, el primero en la línea rotatoria antes mencionada, sin embargo, ante los incesantes rumores de su mala salud y su avanzada edad, optó la semana pasada por abdicar en favor de su hijo, Tengku Abdullah Shah, de 59 años.

La proclamación tuvo lugar tras una ceremonia en el palacio Istana Abu Bakar, en Pekan, en la que el nuevo sultán, el sexto de la actual dinastía, prometió administrar con justicia y de acuerdo con la ley, además salvaguardar el islam, según la agencia malaya de noticias Bernama.

Ahora todo indica que Tengku será elegido este jueves como el próximo rey de Malasia y jefe de Estado, conocido como Yang di-Pertuan Agong (rey de reyes) durante el consejo de los sultanes malayos.

El nuevo sultán y posible nuevo monarca conocido por su interés por el deporte, incluso es actualmente presidente de la federación asiática de hockey y miembro del consejo directivo de la FIFA.

Sin embargo, otro mejor situado para coronarse sería el sultán de Johor, aunque la prensa malaya se apresuró en destacar su mala relación con el actual primer ministro, Mahatir Mohamad, quien promovió en su día algunas de las enmiendas que restaron poderes a los reyes.

Como la mayoría de los monarcas del mundo, el rey también es comandante en jefe de las Fuerzas Armadas y su papel político más importante tiene lugar en cada investidura del primer ministro, ya que la alta fragmentación parlamentaria le convierte a veces en un imprescindible muñidor de gobiernos.

Aunque es el guía simbólico del islam en el país, tiene un rol clave como garante de la libertad religiosa, algo fundamental en una nación que trata de prevenir un desafío global como el radicalismo.

 

Fuente: 20 Minutos