(México) Sólo hay libertades religiosas en donde hay estados laicos: Blancarte Pimentel

Sólo existe libertad religiosa donde hay un Estado laico, y aunque algunos piensen lo contrario, en México fue el Presidente de la República, Benito Juárez García, quien estableció el Estado laico con sus Leyes de Reforma, dijo el estudioso de las religiones, Roberto Blancarte Pimentel.

Al presentar el libro “Diccionario de las Religiones en América Latina” ayer por la mañana en el auditorio de la Biblioteca Central de la Universidad Autónoma de Sinaloa en este puerto, manifestó que en nuestro país hay una diversidad de creencias y existen más de 8 mil asociaciones religiosas.

Es lo que creo que tenemos que entender, que es normal la diversidad, y nos ha costado mucho trabajo en este país asumir que la diversidad es normal porque durante muchos siglos nos enseñaron que no nada más no existía sino que no era buena, era malo pensar distinto y creer en cosas distintas, estaba prohibido incluso, y tuvo que llegar Benito Juárez y las Leyes de Reforma para que se pudiera tener la libertad de creer en algo distinto“, añadió en el evento organizado por el Colegio de Sinaloa, el Colegio de Notarios de Mazatlán y la UAS.

“O sea, Benito Juárez estableció la libertad de religión en México, fíjense, hay gente que piensa que no pero Benito Juárez lo que hizo fue establecer la libertad de religión porque la libertad de religión sólo hay en donde hay un Estado laico, sólo hay libertades religiosas en donde hay estados laicos y no hay libertad religiosa en donde no hay estados laicos”.

El Doctor en Ciencias Sociales por la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales en París, Francia, y quien ha sido presidente del Comité de Investigación en Sociología de la Religión de la Asociación Internacional de Sociología agregó que lo que descubrió en el Diccionario de Religiones en América Latina es que ya no nada más en México sino en todo Latinoamérica siempre se tuvo una enorme diversidad de creencias.

“Porque este Diccionario no es histórico, es actual, es sobre lo que la gente cree ahora pero no se da cuenta de dónde viene, siempre tuvimos una enorme diversidad pero no la hemos reconocido, y sólo a partir de ahora, y este Diccionario (editado por el Fondo de Cultura Económica) creo, espero, va ayudar a entender que esa diversidad existe, la tenemos, hay que reconocerla”, subrayó el miembro de El Colegio de México y del Colegio de Sinaloa.

Y hay que, sobre todo, entender cuáles son los mejores métodos para cuestionarla“.

Reiteró que no es malo que la gente tenga creencias distintas, eso es lo más normal, lo que no era normal era que todo mundo tuviera que pensar lo mismo y que no pudieran pensar cosas distintas.

Lo normal es que haya personas que piensen cosas distintas en una comunidad y lo único que tenemos que pensar es la manera de gestionar esa pluralidad, que es lo que no hemos sabido nosotros, ¿cómo tener una gestión de la pluralidad que sea respetuosa, pacífica y tolerante del otro?, y no nada más en términos religiosos sino en muchos otros términos“, subrayó en la conferencia “Religiones y regulación de lo religioso en México y América Latina“, como parte de la presentación del libro.

Dijo que viendo la enorme diversidad en América Latina se encuentra con unas cosas raras, pero lo que uno cree como normal le parecen raras a otras personas y es ahí donde empieza la tolerancia hacia otros.

Hay gente que cree en la Santa Muerte, como ya se dijo que cree en cosas de santería, hay gente que cree en Malverde, hay gente que cree en San Pancho Villa como ya se dijo, hay pentecostales, evangélicos, católicos, hay muchas maneras de ser católicos porque ser católico como todos sabemos hay una doctrina“, subrayó.

“…Lo que a mí me parece importante en primer lugar es reconocer esa enorme diversidad, reconocer que no todos creemos lo mismo, y reconocer que como no todos creemos lo mismo nadie le debe de imponer sus creencias al otro, lo que tenemos que establecer es un espacio público de neutralidad para que cada quien pueda tener las mayores libertades posibles y en ese estado es precisamente donde se establece lo del Estado laico y lo de la cuestión pública de lo religioso que es muy diverso”.

El libro fue comentado por el secretario académico del Colegio de Notarios de Mazatlán, Octavio Rivera Fárber.

 

Fuente: Noroeste