(EEUU) Juez falla a favor de agencia católica de adopción en Michigan

Un juez federal en Grand Rapids detuvo la nueva política estatal que requiere que las agencias de adopción certifiquen a las parejas del mismo sexo, independientemente de su misión religiosa, o de lo contrario perderán fondos estatales.

El juez federal de distrito Robert Jonker emitió un mandato judicial preliminar contra la política estatal el pasado jueves. Dijo que las declaraciones de la Fiscal General Dana Nessel llamando a las agencias católicas de adopción, entre otras cosas, «traficantes de odio», plantean una «inferencia fuerte de hostilidad hacia un punto de vista religioso».

Nessel había presentado en marzo una nueva regla estatal que prohibiría la financiación estatal a las agencias de adopción si se negaban a colocar a niños de parejas del mismo sexo.

La Conferencia Católica de Michigan dijo en un comunicado al Detroit News que «es alentador ver que la animosidad de Dana Nessel hacia los católicos ha sido reconocida en un tribunal federal».

El sistema de agencias de adopción de Michigan actualmente tiene casi 13.000 niños en él, y más de 600 niños «caducan» en el sistema cada año sin ser adoptados.

St. Vincent Catholic Charities, ubicada en Lansing, reclutó más nuevas familias adoptivas con un casi 90% en relación con las otras agencias en su área de servicio en 2017, informa el grupo legal Becket.

«Este caso no se trata de si las parejas del mismo sexo pueden ser buenos padres. De lo que se trata en este caso es de si St. Vincent puede continuar haciendo este trabajo y seguir profesando y promoviendo la creencia tradicional católica de que el matrimonio ordenado por Dios es para un hombre y una mujer», escribió el juez Jonker en su opinión.

La ACLU presentó una demanda por primera vez en 2017, después de que 2 parejas del mismo sexo se acercaron a St. Vincent Catholic Charities y a los Servicios Cristianos Bethany para adoptar a niños remitidos a las agencias a través del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Michigan. Las parejas afirmaron que en 2016 y 2017 las agencias los remitieron a otros lugares.

El departamento de salud del Estado abrió investigaciones sobre las quejas. Luego, el 22 de marzo de 2019, Nessel llegó a un acuerdo con la ACLU y exigió a todas las agencias de adopción que aceptaran asignar niños a parejas homosexuales «calificadas» si querían optar a recibir fondos estatales.

El acuerdo se produjo a pesar de que la ley estatal de 2015, aprobada con el apoyo de la Conferencia Católica de Michigan, protege la libertad religiosa y la financiación de las agencias de adopción. El acuerdo estipula que el estado debe hacer cumplir las disposiciones de no discriminación en los contratos.

St. Vincent Catholic Charities desafió la nueva regla, junto con una pareja casada y un ex hijo adoptivo que habían llegado a la agencia.

El juez Jonker señaló que a través del proceso de intercambio de recursos de adopción del estado de Michigan, los futuros padres certificados pueden acceder a los niños de cualquier agencia, incluida St. Vincent. A través de este proceso, parejas del mismo sexo ya en el pasado han podido adoptar niños bajo el cuidado de St. Vincent, dijo.

«Lo que St. Vincent no ha hecho y no hará es renunciar a su creencia católica tradicional de que el matrimonio instituido por Dios es para un hombre y una mujer», dijo el juez.

«Con base en esa creencia, St. Vincent ha ejercido su criterio para asegurarse de que no está en posición de tener que revisar y recomendar al Estado si certifica a una pareja del mismo sexo o soltera, y para remitir esos casos a agencias que no tengan una confesión religiosa que impida una evaluación y recomendación honesta».

Jonker calificó la acciones de la Procuradora General Nessel de obligar a St. Vincent a certificar a las parejas del mismo sexo como «ataque selectivo contra una creencia religiosa sincera».

«Antes y durante la campaña de elecciones generales de 2018, dejó en claro que consideraba que creencias como las de St. Vincent eran producto del odio», escribió Jonker.

Becket, la firma de abogados que representa a la agencia de adopción y a varios de los otros demandantes del caso, calificó el fallo como una «gran victoria».

«Nuestra nación enfrenta una crisis en las agencias de adopción, y estamos muy contentos de que los niños para adopción en Michigan continúen teniendo toda la ayuda necesaria para encontrar hogares que les quieran para siempre», dijo Lori Windham, abogada principal de Becket, en un comunicado el viernes.

Después de los argumentos orales en el caso, Melissa Buck, madre adoptiva y una de las demandantes en el caso, compartió su historia personal con St. Vincent al adoptar a 5 niños con discapacidad.

«Es lo mejor y lo más difícil que hemos hecho, y hubo desafíos porque no estábamos preparados para enfrentarlos solos, pero nunca estuvimos solos. St. Vincent estaba allí para nosotros en cada paso del camino, a todas horas del día o de la noche, para cualquier cosa que necesitáramos, incluso si era solo un hombro para llorar», dijo Buck.

«Elegimos adoptar a través de St. Vincent porque la fe y los valores que motivan su ministerio los convierten en los mejores en lo que hacen, particularmente en encontrar hogares para los niños que más lo necesitan».

Las leyes que prohíben la discriminación basada en la orientación sexual o que prohíben los fondos estatales de las agencias de adopción consideradas discriminatorias han cerrado las agencias católicas de adopción en Boston, San Francisco, el Distrito de Columbia e Illinois, entre otras.

Fuente: InfoCatólica