(España) El diálogo y la convivencia que abre “las puertas y ventanas” entre las comunidades religiosas del Polígono

¿Cómo afecta la diversidad religiosa de una comunidad a su convivencia y cohesión social? ¿De qué manera se puede potenciar un diálogo interreligioso entre los diferentes actores de un territorio? ¿Qué papel juegan las administraciones en la gestión de esta pluralidad? ¿Conocemos cuántos lugares de culto hay en nuestro barrio?

En torno a estas y otras cuestiones giraron las charlas y experiencias de la I Jornada sobre Diversidad Religiosa: ‘Nuevos retos hacia la convivencia’, celebrada en el Centro Social del Polígono de Toledo y que compartieron profesionales de este ámbito, representantes de diversas instituciones y fundaciones, entidades religiosas y vecinos y vecinas de la capital castellanomanchega.

Una enriquecedora experiencia que se enmarca en el proceso de Intervención Comunitaria Intercultural (ICI) impulsado por el Ayuntamiento de Toledo, junto con otras entidades e instituciones. En este caso lo implementa la Asociación IntermediAcción con el apoyo de la Fundación Pluralismo y Convivencia bajo el ‘Proyecto Diversidad Religiosa y Construcción Positiva del barrio’ -del Polígono-.

“El proceso comunitario siempre es una oportunidad, pero bendito este por la parte espiritual que tiene”, señaló durante la presentación de la jornada Luz Jaime, referente del Ayuntamiento en el proyecto ICI, que destacó “la relevancia de la diversidad religiosa” en el Polígono y la importancia de “habilitar espacios de diálogo y de encuentro” para avanzar como comunidad en el fomento de la convivencia. “Hablar menos de los musulmanes y más con los musulmanes“, remarcó haciendo suya una frase de un parroco marroquí para inaugurar la jornada.

Una cita que, para Isabel Ralero, coordinadora del proyecto ICI, era “una asignatura pendiente como comunidad y como ciudad”. “Tiene mucho que ver con que las personas puedan procesar la religión que quieran. Es un ejercicio de libertad y de democracia. Independientemente de donde nos posicionemos en nuestros valores espirituales, es importante que se den los pasos necesarios para reconocer esa comunidad y establecer vínculos comunes”.

Isabel Ralero, Luz Jaime y Vanesa López en la presentación de la I Jornada de ‘Diversidad Religiosa’ del Polígono de Toledo / toledodiario.es

Ralero, doctora en Antropología Social, subrayó también “el potencial increíble de Toledo” para trabajar este proyecto comunitario en la “búsqueda de una cultura de paz y de derechos”, en el que “no se debate si tu dios es mejor que el mío o no”. “Todos esos actores tienen mucho que aportar y tienen que reconocerse para construir en común lugares compartidos” y en los que el proyecto ICI aborda desde tres ámbitos este proceso comunitario: la educación, la salud y la diversidad.

Toledo cuenta con 40 lugares de culto de siete confesiones religiosas

En la ciudad de Toledo hay un total de 40 lugares de culto de siete confesiones religiosas: 21 católicas, 12 evangélicas (tres de ellos pentecostales), dos musulmanes, dos adventistas, una ortodoxa, una mormona y otra de testigos de Jehová (Observatorio del Pluralismo Religioso de España), según recoge el estudio ‘La diversidad religiosa en el Polígono y su papel en la convivencia’, publicado este año y del que ofreció algunas claves en la presentación de la jornada Vanesa López Peñarrubia, mediadora comunitaria de IntermediAcción y antropóloga sociocultural.

Entre el análisis de esta realidad y las propuestas de intervención que refleja este estudio, con el que Ralero afirmó “emocionarse” al leerlo, se reconoce a trece comunidades religiosas del Polígono, más “una nueva espiritualidad”, que “abrieron sus puertas” para conocerse entre sí y fomentar el diálogo interreligioso. “Y alguna abrió las puertas y las ventanas y más allá“, manifestó López con satisfacción, resaltando que algunas comunidades religiosas ya partían “con un interés mutuo” para conocerse.

En este barrio toledano conviven comunidades cristianas evangélicas, las más numerosas con un total de seis lugares de culto (46%); seguida de la católica con tres lugares de culto, la musulmana con dos lugares de culto, los testigos de Jehová con uno y los cristianos ortodoxos con otro lugar de culto. Así, concentra el 68% de los lugares de culto minoritarios presentes en la ciudad Toledo y el 14% de las iglesias católicas.

La diversidad del Polígono de Toledo se manifiesta también en las más de cincuenta nacionalidades distintas que conviven en este territorio residencial, en el que descubrieron durante este proceso comunitario el interés de asociaciones, ONGs, policias locales o servicios sociales en sumarse a estos espacios de diálogo y convivencia.

La mediadora comunitaria destacó también como otro de los datos que recoge el estudio como es la actitud positiva en el barrio hacia la práctica de diferentes religiones, pues según una encuesta del año 2015, “el 94% asegura que le parece bien o muy bien la diversificación religiosa, un porcentaje significativamente superior al que se observa en la media de los territorios (64,9%).

Cogestión positiva de la diversidad religiosa

La puesta en común de diversos proyectos y el trabajo de algunas entidades sobre diversidad religiosa y cohesión social, así como el papel de la administración pública en el acomodo de esta diversidad, protagonizó la primera redonda de esta jornada: ‘Cogestión positiva de la diversidad religiosa: nuevos retos hacia la convivencia”, moderada por Luz Comendador, directora de la Biblioteca de la Escuela de Traductores de Toledo, y en la que participaron Puerto García Ortiz, subdirectora y responsable de Programas, Estudios e Incidencia de la Fundación Pluralismo y Convivencia, y Francesc Torradeflot, director de la Asociación UNESCO por el Diálogo Interreligioso (AUDIR).

Primera mesa redonda de la Jornada ‘Diversidad Religiosa’ / toledodiarioe.s

Puerto ofreció diversas claves sobre qué es la gestión pública de la diversidad religiosa, apuntando, primero, que “la libertad religiosa es un derecho que forma parte de la privacidad de las personas” y, segundo, que “hay que establecer una separación clara entre el Estado y las confesiones”. “Para que se pueda ejercer ese derecho, las administraciones públicas tienen que tenerlo en cuenta en su desarrollo normativo y en sus actuaciones”.

¿En qué se puede concretar estas actuaciones? Pues según apuntó la representante de la Fundación Pluralismo y Convivencia, en el aspecto educativo y sanitario, en el urbanístico -planteamientos o licencias para lugares de culto, algo que carece de una ley estatal que regule su apertura-, o en la dotación de espacios para dar sepultura según las creencias de otras religiones como, por ejemplo, la musulmana.

“Es un tema no resuelto”, apunto Puerto, que concreto la necesidad de que una ciudad diversa como Toledo, “al igual que cualquier otra”, “debe tener políticas públicas y tener en cuenta atender a esa singularidad y proteger ese derecho e incorporarlo en esos servicios públicos y de convivencia”. Recalcó también el deber de las entidades religiosas a estar inscritas en el Ministerio de Justicia para contar con una identidad jurídica.

“El conflicto no está entre los religiosos o los no religiosos sino entre tolerantes e intolerantes”

Por su parte, Frances Torradeflot, expuso por su parte el trabajo de la Asociación UNESCO para facilitar espacios de diálogo interreligioso e intercultural y expuso ejemplos de algunas iniciativas que han llevado a cabo como ‘La Noche de las Religiones en Barcelona’ o las actividades que realizan para visibilizar y concienciar sobre este ámbito en el que afirma que “los jóvenes y adolescentes son más receptivos al diálogo que los adultos“.

“La sabiduría de las religiones conducen a la paz, al amor o la tolerancia, así como también son contrarias a la guerra y al conflicto. Nosotros nos inspiramos en esto para subrayar que la religión no es el problema sino que forma parte de la solución. Es un patrimonio del cual no podemos prescindir para construir una cultura de paz y sobre todo cohesión social, sin perder la identidad”, subrayó Torradeflot.

Plantación del Árbol de la Paz en el I Encuentro Interreligioso por el diálogo y la convivencia en el Polígono / Ayuntamiento de Toledo

En este sentido, apeló también a “la responsabilidad” de todas estas entidades religiosas o asociaciones de mediación para promover sinergias entre distintas religiones para favorecer una cultura de paz. “El problema no es que se entiendan entre diversas religiones, sino que se entiendan en la tolerancia. El conflicto no está en las diversas religiones o los religiosos o no religiosos, está entre tolerantes e intolerantes”, reflexionó el experto en su intervención.

Experiencia de diálogo interreligioso

Tras las mencionadas intervenciones se abrió una mesa de diálogo entre distintas comunidades religiosas del barrio del Polígono con representantes de la Comunidad Islámica de Toledo Mezquita Attauba, el Centro Islámico la Paz de Toledo, de las parroquías del Polígono y Secretaría por el Diálogo Interreligioso y Ecuménico de la Diócesis de Toledo, así como con Agustín Rodríguez Teso, párroco de la Cañada Real (Madrid) que hablo sobre la experiencia de convivencia en esta comunidad.

Historias que entrelazaron la humildad en empatizar y conocerse entre, por ejemplo, representantes de la comunidad cristiana y musulmana, la integración en las actividades que promueven en el barrio para facilitar esta convivencia como el I Encuentro Interreligioso por el diálogo y la convivencia que se llevó a cabo en el Polígono o las puertas abiertas “para todo el mundo” de la Mezquita Attauba y la fascinación de una estudiante por descubrir este lugar de culto en Toledo sobre el que tenía que hacer un trabajo y se acercó preguntando “a quién tenía que pedir permiso” para visitarlo.

El ser humano es enemigo de lo que ignora“, señalaba Sumaya, que es traductora y da clases de árabe en esta mezquita. Remarcó también “el importante papel de la mujer en las religiones”, al tiempo que lamentó que, “en ocasiones se invisibilice ese papel”. “Nos toca un papel complicado, tenemos niños y niñas que se buscan a sí mismos, se están construyendo y necesitan de nosotros para que sientan que les apoyamos en este proceso, que sientan que son personas normales, que puedan tener la particularidad de que sean musulmanes pero no un sentimiento de lucha interior”.

De su lado, el parroco de la Cañada Real apeló a la humildad de cada persona, cada cual con “el constructo con el que ve la realidad”, para “respetar y acoger” a personas que puedan tener distintas creencias, o no las tengan, como una persona agnóstica que manifestó también su satisfacción de haber acudido a unas jornadas sobre una diversidad de religiones en las que no cree. “No creo que haya que convencer. Es o te acojo o no te acojo. Solo cuando reconozco lo pequeño que soy, esa humildad, cuando es verdad, hace que nos podamos encontrar. Te expresas ante el otro como aquel que no te invade”, reflexionaba Agustín Rodríguez.

Fuente: Toledo Diario