(España) Muchos credos claman contra la pobreza a una sola voz

Diversas confesiones religiosas en Vitoria-Gasteiz se unen para reclamar justicia social

Monseñor Agrelo hablará en Arantzazu sobre el encuentro con el Islam

El 17 de octubre fue señalado por la Organización de Naciones Unidas como el día Internacional para la erradicación de la Pobreza. En Vitoria-Gasteiz tendrá lugar el sábado 19 un acto interreligioso vinculado a esta jornada. El lema que presidirá la celebración será “No seas cómplice, rompe tus fronteras / ez izan konplize, zure mugak hautsi”. A las cinco y media de la tarde en el Salón de Actos San Pablo, de las dependencias diocesanas en Vicente Goikoetxea 5,  tendrá lugar la parte de celebración interreligiosa en la que tomarán la palabra miembros de comunidades taoístas, musulmana, evangélica, ortodoxa rumana y católica. El guión de la celebración consistirá en tres momentos diferenciados: la primera parte será un relato de “situaciones en las que nos hacemos cómplices de la pobreza”. Será, según fuentes de la organización, “un abrir los ojos. un hacernos con la realidad y con los muros de complicidad que hemos creado a nuestro alrededor para que estas situaciones se sigan dando”. En un segundo momento se dará lectura a textos de los libros sagrados de las diferentes religiones participantes. El tercer momento será la salida a la calle. Presididos por una pancarta en la que se leerá “Ante la pobreza, actúa. Juntos”, recorrerán el camino hasta la Virgen Blanca donde se leerá un manifiesto en varios idiomas, entre ellos el rumano, el chino, el árabe y el urdú.

IMG-20191011-WA0001

El manifiesto denunciará “todas las formas de pobreza, sus causas y consecuencias” y exigirá “políticas económicas y sociales que eliminen las desigualdades. Formas más sostenibles de producción y consumo. Inversiones sociales. Leyes que garanticen salarios justos y trabajos dignos. Y una educación que fomente valores de respeto, acogida, diálogo y encuentro, e impulse una cultura de la tolerancia, la convivencia, la fraternidad y la paz universal.”

POr parte de la Iglesia católica los grupos diocesanos que participan activamente en esta iniciativa son: La Delegación Diocesana de Migraciones, la Asociación de Comunidades Cristianas Fe y Justicia, el centro pastoral Berri Ona, la Unidad Pastoral de Sansomendi-Ali y la Unidad Pastoral de Santa María de Olárizu.

Consejo Interreligioso Vasco y Centros de Culto.

IMG-20191012-WA0014

 

Otra iniciativa interreligiosa es la organizada por la iglesia Ortodoxa Rumana, la iglesia Greco-Católica Ucraniana, la iglesia Comunión Anglicana, la iglesia Evangélica “Casa del Padre-Aitaren Etxea” y la iglesia Católica. Se trata de una conferencia impartida por el ex-síndico Javier Otaola, letrado del Gobierno VAsco y miembro de la Comunión Anglicana en España. Otaola hablará sobre el recientemente presentado Proyecto de Ley en la Comunidad Autónoma Vasca para la creación del Consejo Interreligioso Vasco y Centros de Culto. La charla tendrá lugar el día 24 de octubre a las 19:30 horas en la Sala Carlos Abaitua, en Vicente Goikoetxea 5, 2ª planta.

Espíritu de Asís

En la línea del encuentro de religiones el 26 de octubre en el Gandiaga Topagunea de la Casa de Ejercicios del Santuario de Arántzazu, el arzobispo emérito de Tánger, monseñor Santiago Agrelo, ofrecerá una charla bajo el título: Una Iglesia al encuentro del Islam”. Esta charla se enmarca dentro de la celebración de los 800 años del encuentro que tuvo San Francisco de Asís con el sultán Al-Kamil.

Non solum sed etiam.

“Que todos Padre sean uno”. Cierto que este deseo de Jesús se recoge en el capítulo 17 del Evangelio de Juan, pero ¡que difícil! Anda que no pide nada el Buen Jesús. Pero, si pensamos en una gran unidad, lógico que la cosa no se vea fácil. Pero, más allá de la unidad ideológica, lo que sí es posible es la unidad humana, y estas iniciativas son prueba de ello. Aunque no es nada nuevo. La historia está plagada de encuentros entre hombres y mujeres de credo diverso pero unidos por una necesidad común: vivir en paz, sobrevivir en situaciones límite, o simplemente convivir como seres humanos.

Yo, es el Dios en el que creo, el que no mira ritos ni rituales, solo ve corazones. El que a mí me acepta y me quiere como católico, apostólico y romano y a mi hermano musulmán, judío o incluso ateo.

Las diferencias nunca las hizo Dios, las barreras y fronteras tampoco.

Fuente: Religión Digital