(Polonia) Presidente polaco defiende la familia tradicional

Cuando le preguntaron sobre el “Viernes del Arco Iris”, Andrzej Duda, en lugar de responder, habló sobre el valor de la familia tradicional.

El presidente polaco, Andrzej Duda, preguntado sobre el “Viernes del Arco Iris”, una jornada organizada este viernes (25.10.2019) en las escuelas polacas por los colectivos LGTB para promover la diversidad sexual, se salió por la tangente y afirmó que la familia “es la base de la sociedad y de la patria”.

“La familia es la base absoluta de la sociedad. Sin familia, no habrá nación, no habrá Polonia”, señaló Duda, político vinculado al partido gobernante en Polonia, la fuerza nacionalista-conservadora Ley y Justicia.

Añadió que “la familia es de fundamental importancia y debe ser apoyada por el Estado, merece una protección total”, y destacó que la actual legislación de su país “protege, defiende, respalda y apoya a la familia”.

Duda evitó así referirse directamente al “Viernes del Arco Iris”, una jornada organizada hoy por las ONG para promover la tolerancia y el respeto a la diversidad sexual entre los estudiantes.

El jefe del Estado polaco sí destacó su defensa del derecho a la vida y adelantó su apoyo a una futura norma que busque restringir el derecho al aborto en Polonia.

La Iglesia Católica polaca sí ha sido más clara a la hora de mostrar su oposición a esta iniciativa, al subrayar que “las escuelas no son el lugar para promover los postulados LGTB” y pedir a los padres que no sean indiferentes ante la politización de la educación y la introducción de ideologías en las aulas.

El año pasado se celebró por primera vez esta jornada, aunque a última hora muchos de los centros inicialmente adheridos desistieron después de que el Gobierno se mostrase contrario.

Para evitar que esta situación vuelva a repetirse, el Defensor del Pueblo de Polonia, Adam Bodnar, ha pedido al Ministerio de Educación que tenga en cuenta la importancia de educar a los jóvenes contra la discriminación.

El Defensor del Pueblo recuerda que los centros de enseñanza son independientes para organizar actividades donde se promuevan diferentes valores compatibles con la Constitución, entre los que se incluyen la tolerancia, el respeto a la diversidad y a las minorías.

En este escenario, el movimiento LGTB ha denunciado en numerosas ocasiones un rebrote de la homofobia en Polonia, donde el partido gobernante se ha posicionado abiertamente contra lo que denominan “ideología LGTB”. (efe).

Fuente: DW