(Viena) El KAICIID destina 1,5 millones de euros a iniciativas para contrarrestar el discurso del odio en 2020

Faisal Bin Muammaar, Secretario General del Centro Internacional de Diálogo (KAICIID), anunció la asignación de casi 1,5 millones de euros a iniciativas destinadas a contrarrestar el discurso del odio enmarcadas en los programas globales del Centro y previstas para 2020.

“El advenimiento de la era digital ha magnificado los efectos del antisemitismo, la islamofobia, la xenofobia y otras manifestaciones que conducen al aislamiento de individuos y grupos en razón de su identidad, ya sea que esta se defina por la fe, el género o la raza”, afirmó Bin Muammaar.

“El Centro busca realzar el papel positivo de los líderes religiosos y sus instituciones en la lucha contra el discurso del odio y en el aporte a la cohesión social a niveles locales y regionales. A tal fin, anuncio que el KAICIID ha decidido invertir casi 1,5 millones de euros en 2020 para la implementación de las recomendaciones y el plan de acción acordados por esta conferencia”.

La inversión, anunciada durante el transcurso de una conferencia internacional organizada por el Centro a la que asistieron casi 200 delegados e invitados de todo el mundo, tiene el objeto de reforzar la alineación de las actividades del KAICIID con el Plan de Acción de las Naciones Unidas contra el discurso del odio, anunciado unos meses atrás. El KAICIID también participó en debates que, en 2017 y en el marco de las Naciones Unidas, llevaron a crear el Plan de Acción para que líderes y actores religiosos prevengan y contrarresten la incitación a la violencia que podría llevar a crímenes atroces.

El Centro ha hecho de la lucha contra la incitación y el discurso del odio un componente clave de sus actividades programáticas. Las iniciativas del KAICIID para el próximo año se concretarán en las regiones prioritarias para el Centro: Nigeria, la región árabe, Myanmar, Europa y la República Centroafricana.

Entre algunos de los proyectos destacan: — Campañas en los medios sociales contra el discurso del odio y capacitación a grupos vulnerables, como las mujeres y otras personas que buscan refugio — Apoyar esfuerzos existentes y ayudar a desarrollar nuevas iniciativas nacionales para contrarrestar el discurso de odio — Un programa de capacitación especialmente adaptado a expertos de los medios de comunicación, periodistas y personalidades de los medios sociales sobre el uso responsable de los canales que manejan Por otra parte, como nueva iniciativa, el Centro hará una inversión para reunir y presentar datos de encuestas en los cuales basar el diseño de sus programas. Esta información servirá para mejorar sus aportes a las discusiones sobre el desarrollo de políticas.

Estos compromisos se suman a la asignación, en este año, de casi 900.000 euros, también destinados a intervenciones programáticas relacionadas con el discurso del odio y sus efectos para la cohesión social. Esta cantidad es adicional a los montos destinados a otras actividades programáticas.

El anuncio tuvo lugar durante la conferencia titulada “El poder de las palabras: El papel de la religión, los medios y la política en la lucha contra el discurso del odio”.

Ponentes destacados en la conferencia fueron el expresidente austríaco Heinz Fischer; Adama Dieng, Asesor Especial del Secretario General de las Naciones Unidas sobre la Prevención del Genocidio; y Ján Figel, Enviado Especial para la promoción de la libertad religiosa o de creencias fuera de la Unión Europea.

Durante su discurso, Fischer dijo a los delegados: “Si una palabra puede tener tal impacto y tanta importancia, imaginemos el daño que el discurso del odio puede hacer a un ser humano, a una comunidad, a la sociedad, y al principio del diálogo pacífico y la cooperación respetuosa”.

“He aceptado con gusto esta invitación porque me opongo con firmeza al discurso del odio y estoy convencido de que la gran mayoría de la población de Austria apoya esta postura. La lucha contra el discurso del odio es un elemento esencial de la defensa de los derechos humanos”, sostuvo el expresidente austríaco.

Dieng, por su parte, expresó su preocupación por el aumento del discurso de odio en todo el mundo en los últimos años y elogió el trabajo de KAICIID en esta área. “En las Naciones Unidas valoramos extremadamente el trabajo de KAICIID. Valoramos mucho la convocatoria de esta primera e histórica conferencia sobre el poder de las palabras. Debemos recordar que el holocausto no comenzó con las cámaras de gas. Comenzó mucho antes con palabras. Las palabras matan”, dijo.

El Cardenal Miguel Ayuso Guixot, presidente del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso, quien representa a la Santa Sede en el Consejo de las Partes del KAICIID y es miembro de la Junta Directiva del Centro, fue uno de los líderes religiosos de alto nivel que abrieron la conferencia.

“La paz mundial por medio de la fraternidad humana no es un sueño idealista sino una realidad que se ha manifestado y plasmado de formas concretas, en encuentros como este, que fomentan el diálogo y la comprensión. El KAICIID es un vivo ejemplo de los esfuerzos por contrarrestar el discurso del odio, no solo en los medios, sino también a través de la experiencia misma de trabajar juntos por mejores relaciones y una mayor comprensión entre las religiones”, afirmó.

La mayor parte de los participantes en la conferencia vinieron de la región árabe, donde el discurso del odio ha sido una causa importante de división y violencia. También asistieron el Sheij Abdallah Bin Bayyah, Presidente del Foro para Promover la Paz en las Sociedades Musulmanas, así como líderes religiosos en representación de las comunidades cristianas, drusas, judías, musulmanas y yazidíes. Muchos forman parte de la Plataforma interreligiosa para fomentar la cooperación y el diálogo en el mundo árabe, apoyada por el KAICIID.

La conferencia también contó con aportes de miembros de organizaciones tales como el Consejo de Liderazgo Musulmán-Judío, que cuenta con el apoyo del KAICIID, y de otros expertos europeos quienes compartieron perspectivas e iniciativas comunes a ambas regiones. En la conferencia se crearon grupos de expertos que debatieron sobre la forma de contrarrestar el discurso del odio mediante el desarrollo de políticas y en los ámbitos religioso, de medios de comunicación y educativo. Los delegados presentaron una declaración y un plan de acción.

Fuente: La Vanguardia