(EEUU) EEUU quiere que la ONU asuma sucesión del Dalai Lama, según enviado

Estados Unidos aspira a que la ONU asuma la sucesión del Dalai Lama con el fin de evitar que China intente designar a su sucesor, dijo un alto funcionario del país norteamericano después de reunirse con el líder espiritual tibetano.

Sam Brownback, embajador general de Estados Unidos para la libertad religiosa internacional, dijo que habló extensamente sobre el tema de la sucesión con el Dalai Lama, de 84 años, la semana pasada en el exilio del monje en Dharamsala, India.

Brownback aseguró que le dijo al Dalai Lama que Estados Unidos buscaría generar apoyo global para el principio según el cual la elección del próximo jefe espiritual tibetano “pertenece a los budistas tibetanos y no al gobierno chino”.

Espero que la ONU aborde el tema“, dijo Brownback a la AFP después de regresar a Washington.

Reconoció que China, con su poder de veto en el Consejo de Seguridad, trabajará enérgicamente para bloquear cualquier acción, pero esperaba que los países al menos pudieran alzar sus voces en las Naciones Unidas.

Creo que es realmente importante mantener una discusión global temprana porque esta es una figura global con impacto global“, señaló el diplomático.

Debemos agitar esto (…) por si algo le sucede al Dalai Lama“, agregó.

“Mi estimación indudablemente es que el Partido Comunista (chino) ha pensado mucho en esto. Tienen un plan y creo que tenemos que ser igualmente agresivos con otro plan”.

El Dalai Lama realizó tiempo atrás una larga gira por Occidente en la que atrajo enormes audiencias con sus conferencias sobre la compasión y la felicidad.

Pero el ganador del Premio Nobel de la Paz se ha ralentizado y a principios de este año sufrió una infección en el pecho, aunque no se sabe que tenga problemas de salud graves.

Brownback contó que encontró al Dalai Lama “bastante jovial” y que el monje le habría dicho: “Mire, voy a vivir otros 15, 20 años; voy a sobrevivir al gobierno chino”.

China, que argumenta que ha llevado la modernización y el desarrollo a la región del Himalaya, insinúa de manera creciente que podría nombrar al próximo Dalai Lama, que presumiblemente sería preparado para apoyar el dominio chino sobre el Tíbet.

En 1995, el gobierno oficialmente ateo de China seleccionó su propio Panchen Lama y detuvo a un niño de seis años identificado por su influyente posición budista, a quien los grupos de derechos humanos llamaron el prisionero político más joven del mundo.

Fuente: RFI