(Puerto Rico) Juez del Supremo: Cristianos necesitan “libertad religiosa” porque son una minoría

Así son los seminarios del juez Kolthoff Caraballo

En un archipiélago en el que no parece estar en discusión el poderío del sector creyente y sesión tras sesión la Legislatura discute —y aprueba sin mayores contratiempos— proyectos de ley basados en la fe y la Iglesia Católica, un juez asociado del Tribunal Supremo cree que se han abandonado las creencias religiosas.

De acuerdo al togado del Alto Foro Erick V. Kolthoff Caraballo, la pérdida de la religión entre los habitantes de Puerto Rico y el mundo es cada vez más y más común, por lo que resulta necesario y urgente aferrarse a las protecciones ya alcanzadas en el ámbito legal, como las contenidas en la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos sobre libertad religiosa, y no claudicar ante las “mentes malsanas” que insisten en que exigir estos derechos sería redundante en una sociedad pluralista.

Precisamente, la cláusula de libertad religiosa fue diseñada para las minorías. Así que si la religión, la que sea, ahora está en minoría, pues ahora es que hace falta la cláusula de libertad religiosa, ¿verdad que sí? Sentido común. […] Conviene para algunas mentes malsanas, estoy siendo elegante, gloria a Dios, de vendernos eso y si uno no está pendiente, se lo compra“, expresó Kolthoff Caraballo, quien subrayó en su creencia de que ninguna religión predomina al presente.

El Juez Asociado del Tribunal Supremo discutió el concepto de la libertad religiosa en un seminario de educación continuada, dirigido a abogados ($80, cuatro horas crédito), pastores y al público general ($30) en la Iglesia Sendero de la Cruz, en San Juan, al cual asistieron aproximadamente 100 personas.

Sus admisiones, comentarios y explicaciones no representan la primera vez que expresa su postura sobre el asunto, pues no es ajeno a eventos en que se atestigua su inclinación religiosa. Tan reciente como mayo del año pasado, el juez formó parte de la inauguración de la Sala de Meditación del Senado, en el Capitolio. Igualmente, ha ofrecido el taller en distintas iglesias de Aguadilla y Arecibo en lo que va de año, en unión al Congreso de Derecho de Puerto Rico y auspiciado por medios de comunicación cristianos.

Desde la banca, por su parte, ha enfrentado a sus compañeros jueces del Supremo, ya que difieren en que un juez en funciones deba realizar actividades que lo comprometan con posturas religiosas, porque su trabajo como juez es decidir controversias basándose estrictamente en el derecho.

Sin embargo, este tipo de eventos representan las pocas —por no decir las únicas— ocasiones en que, fuera de las opiniones emitidas por el máximo foro judicial, el público general tiene la oportunidad de conocer en detalle las perspectivas de un Juez Asociado del Supremo, quien además tiene voz y voto sobre las controversias que impactan a los residentes de esta jurisdicción.

“La razón por la cual se creó esa cláusula era la persecución —y podemos añadir la terrible persecución— que sufrían grupos minoritarios que profesaban una religión distinta a la religión del ‘establishment‘, del Gobierno, del Estado, o de la mayoría. Hoy, de verdad que les puedo asegurar que en estos tiempos, esa cláusula comienza a recobrar una pertinencia extrema como yo nunca la había visto. Yo llevo con la gracia de mi Señor casi 40 años, 38 años en el Evangelio de Cristo intensamente. He tenido mis inviernos, pero siempre he estado en los caminos del Señor, y llevo 30 años cumplidos y contando en la profesión legal y yo nunca había visto tiempos como los que estamos empezando a vivir hoy día”, garantizó Kolthoff Caraballo a los presentes.

Kolthoff Caraballo, quien fue ascendido al Supremo en el 2009 por el entonces gobernador Luis Fortuño Burset, enfatizó que la llamada libertad religiosa está cobijada en la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos y su homóloga en Puerto Rico.

Fuente: NotiCel