(China) Tibetanos alertan sobre la persecución religiosa de alta tecnología existente en China

El Foro de Ginebra 2019, organizado por el Gobierno tibetano en el exilio, aporta pruebas que demuestran que la perversidad del PCCh también se exporta al extranjero. Relatos efectuados por testigos que padecieron brutales torturas hicieron llorar a la audiencia.

China es el país con mayor vigilancia tecnológica del mundo y de la historia. Los tibetanos, uno de los principales objetivos de la persecución del Partido Comunista Chino (PCCh), han decidido llamar la atención del mundo libre sobre esta tragedia contra los derechos humanos. Lo hicieron en el Foro de Ginebra 2019 sobre derechos humanos, organizado por el Departamento de Información y Relaciones Internacionales de la Oficina del Tíbet en Ginebra (OOT) de la Administración Central Tibetana (CTA), es decir, el Gobierno tibetano en el exilio en Dharamshala, India, bajo el título: La represión de alta tecnología de China y la libertad religiosa.

El Foro, celebrado en el Centro Internacional de Conferencias de Ginebra los días 14 y 15 de noviembre, se encontraba en su segunda edición anual y ya contaba con una tradición sumamente exitosa. De hecho, la ubicación del mismo es perfecta, ya que Ginebra es la segunda sede más importante de las Naciones Unidas después de Nueva York.

Un mensaje de salutación de su santidad el dalái lama inauguró la conferencia. Dos invitados de honor abrieron y cerraron los encuentros: el Sr. Carlo Sommaruga, miembro del Consejo Nacional de la Asamblea Federal de Suiza (la cámara baja del Parlamento) por el Partido Socialista, y el Sr. Robert Cramer, miembro del Consejo Suizo de los Estados (la cámara alta) por los Verdes, así como también copresidente del Grupo Parlamentario Suizo para el Tíbet.

El Dr. Libsang Sangay, Sikyong de la CTA, es decir, el regente del Gobierno tibetano en el exilio, presidió gentilmente la conferencia, sin perder nunca la oportunidad de convocar, con firmeza y suavidad al mismo tiempo, al régimen comunista chino para que diera cuenta de sus fechorías. También le pidió a la comunidad internacional que respalde a los tibetanos y a las otras minorías étnicas y comunidades religiosas que sufren injustamente a causa de la represión despiadada llevada a cabo por el PCCh. Tras presentar y felicitar a cada uno de los oradores con signos de paz, benevolencia y amistad, como es típico en la tradición cultural y religiosa del Tíbet, el Dr. Sangay le dio la bienvenida al evento y lo calificó como el destello de una renovada conciencia nacional en el año que marca el 60 aniversario de la sangrienta aniquilación de la libertad tibetana.

Represión, intrusión y maniobras

Entre los distinguidos participantes se encontraban el Sr. Karma Choeying, Secretario de Relaciones Internacionales del Departamento de Información y Relaciones Internacionales, CTA; el Sr. Kelsang Gyaltsen, ex enviado del dalái lama; Thinlay Chukki, Designado Especial para los Derechos Humanos de la Oficina del Tíbet en Ginebra; el Sr. Tashi Phuntsok, representante del dalái lama en Bruselas; el Sr. Sonam Frasi, representante del dalái lama en Londres, Reino Unido, OOT; y el Sr. Bhuchung K. Tserjng, Vicepresidente de International Campaign for Tibet (Campaña Internacional a favor del Tíbet).

El Sr. Tenzin Dhala, investigador especializado en política china de ciberseguridad del Instituto de Políticas Tibetanas, fue uno de los que ilustró la intrusión capilar de los sistemas de vigilancia del PCCh en la vida de los ciudadanos chinos. El Sr. Filip Jirouš de Sinopsis ‒un proyecto sin fines de lucro que monitorea el impacto de China en la escena internacional en cooperación con el Departamento de Sinología de la Universidad Carolina de Praga, República Checa‒ planteó el delicado punto del control que el régimen chino está tratando de ejercer en diferentes países extranjeros a través de una amplia variedad de medios. Esta preocupación también fue compartida por el Dr. Chien-Yuan Tseng, presidente de la Junta Directiva de la Nueva Escuela para la Democracia y asesor municipal de la ciudad de Taipei, Taiwán, quien ilustró las sutiles formas mediante las cuales el PCCh está tratando de infiltrarse en la isla donde vive.

El coronel Kayak Bhat, militar retirado y analista político indio, también mencionó el tema de la proyección exterior de China. El mismo le recordó a la audiencia que Pekín incluso está vendiendo su tecnología de monitoreo y control en el extranjero, a menudo a regímenes no liberales. Parte de la presentación del coronel Bhat estuvo dedicada efectivamente a mostrar imágenes satelitales de los campamentos de transformación por medio de educación donde se encuentran detenidos miles y miles de uigures y de otras personas túrquicas, la destrucción sistemática de cementerios musulmanes, así como también la conversión de monasterios budistas en centros de detención para monjes.

Además, la Sra. Hilary L. Miller de UN Watch, Ginebra, quien gustosamente aceptó que su presentación fuera publicada en Bitter Winter, denunció enérgicamente los trucos actualmente utilizados por el régimen chino, liderado por el PCCh, para bloquear cualquier condena real y diluir cualquier tipo de reacción efectiva de la comunidad internacional a nivel de la ONU.

Edward Chin, activista a favor de los derechos humanos procedente de Hong Kong y organizador del grupo Monitor 2047 HK, compartió sus impresiones y sentimientos sobre el momento histórico sumamente crítico que está sufriendo Hong Kong, condenando la brutalidad mundial.

El Sr. Mikulas Paksa, miembro del Parlamento Europeo por el Partido Pirata Checo (un grupo liberal/libertario) mencionó el interés que toda la cuestión de la vigilancia de alta tecnología china, tanto en el interior como en el extranjero, está suscitando por fin en algunos círculos de Bruselas. Garnett Genuis, miembro conservador del Parlamento Canadiense y copresidente de los Amigos Parlamentarios Canadienses del Tíbet, hizo hincapié en la necesidad de que la comunidad política internacional abriera los ojos. El Sr. Genuis fue uno de los principales interesados en que el Parlamento Canadiense aprobara un proyecto de ley que les impidiera a los canadienses acceder a la industria china de trasplantes, argumentando que la misma se basa en la sustracción de órganos de presos de conciencia.

Relatos en vivo

De hecho, luego de que la Sra. Annie Yang, una practicante de Falun Gong, tomara la palabra, surgió varias veces durante la conferencia este espantoso tema, en relación con la política de creación de perfiles de ADN que China está implementando sobre sus ciudadanos. El movimiento Falun Gong ha sido la víctima designada de la cosecha de órganos humana, sufriendo miles y miles de pérdidas, pero en la actualidad, desafortunadamente, la misma práctica está siendo aplicada contra los miembros de la Iglesia de Dios Todopoderoso, el pueblo uigur, otras minorías musulmanas túrquicas, y posiblemente también contra los tibetanos.

La Sra. Yang, quien sobrevivió milagrosamente a la persecución y escapó de China para reubicarse en Londres, no fue la única testigo de la persecución del PCCh presente en la conferencia. El Sr. Dolkun Isa, presidente del Congreso Mundial Uigur, fue otro. El mismo no solo fue expulsado de China bajo una falsa acusación de terrorismo, sino que también fue acosado y se le impidió hablar en algunos países democráticos, quienes sin criterio compran las noticias falsas fabricadas por el PCCh. La Sra. Phuntang Nyidron, la ex presa política de origen tibetano con más años de encarcelamiento que logró escapar de China, cuyo intérprete fue la Sra. Kalden Tsomo, Oficial de Defensa de las Naciones Unidas de la OOT de Ginebra, brindó un tercer relato, probablemente el más conmovedor, sobre persecución personal, al contar cómo fue torturada y estuvo a punto de morir mientras intentaba hallar refugio en el extranjero. La conferencia, la cual durante dos días estuvo constantemente colmada de expertos, políticos, periodistas, estudiantes y simpatizantes, se conmovió hasta las lágrimas con sus palabras.

Bitter Winter estuvo presente, representado por quien suscribe, el cual habló durante el panel de la tarde del 14 de noviembre, centrándose en la percepción que el régimen comunista chino tiene de la religión ‒de todas las religiones‒ al considerarla su enemigo público nro. 1 en el contexto del sofisticado sistema de represión utilizado por el PCCh.

Toda la conferencia fue filmada por Tibet.tv, el canal de televisión oficial de la CTA, y ya se encuentra disponible en YouTube. El acto final del Foro de Ginebra 2019 fue la aprobación unánime de una Declaración Conjunta, elaborada y analizada públicamente por expertos, para denunciar el insoportable control que Pekín está ejerciendo sobre las personas que viven dentro de las fronteras de la República Popular China, violando directamente sus derechos humanos básicos en aras de implementar la más cruel de todas las represiones. Dado que la tecnología de vigilancia y la presión política del Gobierno chino están llegando a nuestros propios países de diferentes maneras, tal y como afirmó el Sikyong Sangay en las conclusiones de la conferencia, hoy en día, ningún amigo de la libertad y la democracia debería ignorar esta amenaza.

Fuente: Bitter Winter