(España) Los obispos apoyan el derecho de los padres a escoger la educación de los hijos

Ricardo Blázquez afirma que las declaraciones les dejan «perplejos» y piden no «minusvalorar» la Constitución

Los obispos españoles aprovecharon ayer la reunión de la Asamblea de la Conferencia Episcopal para expresar su malestar con la declaraciones de la ministra de Educación, Isabel Celaá, en las que cuestionó que el derecho de la libre elección de centro estuviera protegido por la Constitución.

El presidente de la Conferencia Episcopal, el cardenal Ricardo Blázquez, aprovechó el discurso de apertura para expresar un sentir común entre los prelados españoles. Blázquez señaló que «en los últimos días personas con responsabilidades políticas han emitido opiniones sobre nuestra situación; unas claras que tranquilizan, otras bastantes oscuras que dejan perplejidad y otras de carácter reivindicativo que crean sobresaltos».

El también arzobispo de Valladolid añadió que algunas de estas opiniones «rozan con frecuencia aspectos fundamentales de la Constitución». Ante ello, el prelado sostuvo que «no es exagerado decir que probablemente una cierta inquietud nos envuelve».

En su discurso, Blázquez pidió no «minusvalorar» la Constitución española que «no tiene fecha de caducidad y no está limitada a algunas generaciones» y apuntó que «está abierta a posibles reformas».

Los obispos españoles exigieron «respeto», en este sentido, al derecho de los padres a elegir la educación religiosa de sus hijos. Según Luis Argüello, portavoz de la Conferencia Episcopal, el preacuerdo entre PSOE y Unidas-Podemos inicialmente no inquieta a la Iglesia, que sólo juzgará al Gobierno por sus actos.

También señaló que los obispos españoles no felicitarán a Pedro Sánchez por su victoria electoral hasta que no logre formar Gobierno. La Iglesia española pidió también que en esta negociación para alcanzar un Gobierno se ponga el acento en el respeto a la Constitución, ya que se trata de «conjugar a muchos partidos políticos».

En este sentido, buena parte del discurso de Blázquez estuvo centrado en defender la Constitución y en destacar su importancia en la crisis que vive Cataluña.

Sobre Cataluña, Blázquez destacó que «la concordia de todos dentro de las legítimas diversidades es un bien inestimable» y confió en que «la tentación del caos no prevalezca nunca sobre la unidad asegurada por la Constitución».

En el mismo sentido se pronunció Argüello, que advirtió de que en el momento actual hay algunas cuestiones que hacen que el texto constitucional y su espíritu esté «puesto en entredicho».

Blázquez también habló de la libertad religiosa y ha aseguró que la fe «no se puede imponer ni impedir» y el derecho a la libertad religiosa «está en el cimiento y en el corazón de los demás derechos».

Fuente: Las Provincias