(Tailandia) El Papa impulsa el diálogo interreligioso con budistas ante un mundo que propaga “divisiones y exclusiones”

El Papa ha impulsado el diálogo interreligioso con budistas ante un mundo que propaga “divisiones y exclusiones” en el encuentro con el Patriarca Supremo de los Budistas, Somdej Phra Maha Muneewng, en el Templo Wat Ratchabophit Sathit Maha Simaram, en el mardo de su viaje a Tailandia.

El Papa ha impulsado el diálogo interreligioso con budistas ante un mundo que propaga “divisiones y exclusiones” en el encuentro con el Patriarca Supremo de los Budistas, Somdej Phra Maha Muneewng, en el Templo Wat Ratchabophit Sathit Maha Simaram, en el mardo de su viaje a Tailandia.

“Cuando tenemos la oportunidad de reconocernos y valorarnos, incluso desde nuestras diferencias, ofrecemos al mundo una palabra de esperanza capaz de animar y sostener a los que resultan siempre más perjudicados por la división. Posibilidades como estas nos recuerdan lo importante que es el que las religiones se manifiesten cada vez más como faros de esperanza, en cuanto promotoras y garantes de fraternidad”, ha subrayado el Santo Padre.

En Tailandia hay cerca de 300.000 católicos, que representan el 0,46% de la población total, y son asistidos por 11 diócesis, con 436 parroquias y 662 sacerdotes. Los budistas de tradición ‘theravada’ son casi el 95%.

El gobierno de Tailandia es respetuoso con la libertad religiosa. “esde la llegada del cristianismo a Tailandia, hace unos cuatro siglos y medio, los católicos, aun siendo un grupo minoritario, han disfrutado de la libertad en la práctica religiosa y durante muchos años han vivido en armonía con sus hermanos y hermanas budistas”, ha dicho el Papa.

En su discurso ante el Patriarca Supremo de los Budistas, un cargo nombrado por el rey de Tailandia, que se instituyó en 1872 con la misión de guiar al Consejo Supremo de la comunidad budista en el país, el Pontífice ha puesto en valor los pasos dados en el diálogo entre cristianos y budistas e invitó a impulsar nuevas “iniciativas concretas en el camino de la fraternidad”.

Para el Papa ese acercamiento entre las dos religiones ayuda a testimoniar en un mundo “tan impulsado a generar y propagar divisiones y exclusiones, que la cultura del encuentro es posible”.

“De esta manera -ha concluido Francisco- se contribuirá a la construcción de una cultura de compasión, fraternidad y encuentro tanto aquí como en otras partes del mundo”.

Fuente: La Vanguardia