(China) China defiende su campaña de “desradicalización” en Xinjiang como parte de la lucha global antiterrorista

El ministro de Asuntos Exteriores de China, Wang Yi, ha asegurado este jueves que los esfuerzos del Gobierno chino en materia de “desradicalización” en la provincia de Xinjiang se enmarcan en la guerra global contra el terrorismo.

En una rueda de prensa conjunta en El Cairo con su homólogo egipcio, Samé Shukri, el jefe de la diplomacia china ha dicho que Xinjiang es una cuestión interna china y ha subrayado que no se trata de un tema de Derechos Humanos.

Wang ha indicado que lo que sucede en la región de Xinjiang, donde reside la minoría musulmana uigur, es una cuestión de lucha contra el separatismo y el terrorismo y no un tema religioso ni de Derechos Humanos.

El ministro de Exteriores chino ha indicado que durante un tiempo la región autónoma uigur de Xinjiang, una de las cinco regiones autónomas étnicas de China, sufrió las consecuencias del terrorismo y del extremismo. En este escenario, ha denunciado que los extremistas violentos han perpetrado numerosos ataques terroristas, matando e hiriendo a miles de civiles inocentes.

El jefe de la diplomacia china ha asegurado que, para proteger la seguridad de todos los grupos étnicos en Xinjiang, incluidos los uigures, el Gobierno de Pekín ha actuado con firmeza, por un lado con operaciones contra todas las actividades terroristas y, por otro, creando centros de entrenamiento y formación profesional.

Wang ha dicho que estos centros han sido creados para “salvar” a los “infectados por pensamientos extremistas” con programas de educación y de formación profesional para acabar con el terrorismo y el extremismo de raíz.

El ministro de Exteriores ha dicho que la campaña antiterrorista en Xinjiang se ha fijado en la experiencia de otros países como Egipto, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Francia y Estados Unidos. En este sentido, ha afirmado que las medidas puestas en marcha por China son “totalmente legales” y están “ampliamente reconocidas como medidas antiterroristas”.

Además, ha asegurado que la campaña antiterrorista ha tenido resultado y que, durante tres años, Xinjiang “ha estado libre de incidentes terroristas violentos”. El ministro chino de Exteriores ha asegurado que todos los alumnos de los centros de entrenamiento se han graduado y, con el apoyo del Ejecutivo, han conseguido trabajos estables y están viviendo en un entorno seguro y pacífico.

“Se ha demostrado que los esfuerzos realizados por el Gobierno en Xinjiang no solo han aportado seguridad a los residentes locales sino que han protegido los derechos de libertad religiosa, por lo que han hecho una importante contribución a la causa global antiterrorista y han aportado una experiencia útil para los esfuerzos globales de desradicalización”, ha afirmado.

Tras subrayar que la libertad religiosa está plenamente garantizada en Xinjiang, ha recordado que en la región hay más de 24.000 mezquitas, lo que supone una por cada 530 musulmanes, un ratio mayor que en muchos países musulmanes.

“Deberíamos tener una visión clara ante esos países occidentales que acusan a China por el tema de Xinjiang porque son ellos en realidad los que han tenido el mínimo respeto por la civilización islámica y han infligido graves bajas en un elevado número de musulmanes inocentes”, ha resaltado Wang.

En esta misma línea, ha afirmado que la mayoría de los países musulmanes, incluido Egipto, no se han creído las mentiras difundidas por los países occidentales sobre Xinjiang y ha recordado que 51 países, 28 de ellos de mayoría musulmana, enviaron una carta a Naciones Unidas para apoyar las políticas de China en Xinjiang.

“Los hechos hablan más que las palabras y las personas de mente justo pueden distinguir lo correcto de lo equivocado”, ha señalado.

Tras asegurar que Xinjiang ha recibido la visita de 70 delegaciones de 91 países y regiones, Wang ha dicho que la región está dispuesta a recibir a los “amigos egipcios”. “China da la bienvenida a Xinjiang a los amigos egipcios, incluidos los grupos religiosos, para que hagan una visita y puedan ver con sus propios ojos. Apuesto a que verán un Xinjiang estable, en paz y con crecimiento”, ha concluido.

Fuente: Europa Press