(EEUU) George V. Murry, S.J.: “En una cultura de libertad religiosa todas las personas pueden prosperar”

Se celebra en los Estados Unidos la Jornada Nacional de la Libertad Religiosa

Reflexión del Presidente del Comité de Libertad Religiosa de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB)

“Una cultura de libertad religiosa consiste en el respeto a la dignidad de los demás” y “todas las personas pueden prosperar en esa cultura”, subraya el Obispo

“Una cultura de la libertad significa que todas las personas de fe y todos los grupos religiosos pueden practicar libremente su fe y participar en la vida de la sociedad, sin temor a la intimidación o a la coacción”

“Instaurar una cultura de libertad religiosa es un compromiso constante y continuo”, lo escribe en una nota Monseñor George V. Murry, S.J., Obispo de Youngstown y Presidente del Comité de Libertad Religiosa de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB, por sus siglas en inglés). Las palabras del Prelado se producen con ocasión de la Jornada Nacional de la Libertad Religiosa, establecida por el entonces Jefe de la Casa Blanca, Barack Obama, en 2016 y que se celebra anualmente el 16 de enero.

“Una cultura de libertad religiosa consiste en el respeto a la dignidad de los demás” y “todas las personas pueden prosperar en esa cultura”, subraya el Obispo que, al mismo tiempo, recuerda: “Mientras el libre ejercicio de la religión ha sido consagrado desde hace mucho tiempo en las leyes del país, las minorías religiosas han experimentado a menudo una invasión en su capacidad de practicar libremente su fe”. Incluso hoy, de hecho, “muchas comunidades judías, musulmanas y cristianas, así como otras, todas ellas de maneras diferentes, se encuentran con desafíos a su libertad religiosa”.

Monseñor Murry evidencia, para ello, un principio fundamental: “Una cultura de la libertad significa que todas las personas de fe y todos los grupos religiosos pueden practicar libremente su fe y participar en la vida de la sociedad, sin temor a la intimidación o a la coacción”. Finalmente, del Obispo estadounidense viene la esperanza de que “los católicos en América puedan decidir construir sobre este legado, para el bien de todos”.

Fuente: Religión Digital