(China) Los creyentes pertenecientes a la Iglesia de las Tres Autonomías son adoctrinados para convertirse en ateos

Mientras que la Iglesia protestante estatal china se está convirtiendo en una herramienta para difundir la ideología del PCCh, sus congregaciones se ven obligadas a estudiar textos marxistas y a aceptar el ateísmo.

El 18 de agosto de 2019, los miembros de una iglesia de las Tres Autonomías emplazada en el condado de Yugan, bajo la jurisdicción de la ciudad de Shangrao, en la provincia suroriental de Jiangxi, recibieron un «obsequio» especial del Gobierno: un libro titulado «Un texto marxista para que los campesinos alivien la pobreza en el condado de Yugan”. Un funcionario de la aldea explicó que el Estado había publicado y distribuido los libros para que las congregaciones de la Iglesia de las Tres Autonomías los leyeran. A los creyentes se les exigió que se tomaran fotos sosteniendo el libro.

La portada y el índice del libro titulado «Un texto marxista para que los campesinos alivien la pobreza en el condado de Yugan«.

El libro contiene textos con títulos tales como «El mundo no ha sido creado por Dios», «El desarrollo de la sociedad no está dominado por Dios», «El origen de la fe: tótems primitivos, brujería y superstición», «Sigue el liderazgo del Partido Comunista Chino» y similares. Al repasar el libro se pueden leer líneas en las que se les exige a las personas elogiar, obedecer y seguir al Partido Comunista, diciéndoles a los creyentes que tengan en cuenta que deberían estar agradecidos al Gobierno comunista por su «vida feliz».

«Este libro está colmado de afirmaciones que contradicen a la Biblia», comentó un miembro de la congregación. «El Gobierno la malinterpreta, pero nosotros no podemos hacerlo. Debemos mantenernos en el camino correcto para seguir a Jesucristo”. La mujer planea abandonar la iglesia de las Tres Autonomías para asistir a una iglesia doméstica, sin importar que ser miembro de una de ellas signifique persecuciones más severas por parte del Estado.

Los «logros» del Partido Comunista Chino (PCCh) son elogiados a lo largo de todo el libro.

La iglesia es acosada por el Estado desde principios del año pasado. En el mes de febrero, funcionarios locales retiraron por la fuerza la cruz de la iglesia y la reemplazaron con una bandera nacional. No se pueden ver símbolos religiosos fuera de la misma.

Los lugares de culto en toda China están siendo gradualmente «sinizados» desde el lanzamiento de la campaña de los «cuatro requisitos» en junio de 2018, la cual exige que todos los lugares de culto aprobados por el Estado enarbolen la bandera nacional y promuevan la Constitución, las leyes y los reglamentos, así como también los valores socialistas centrales y la cultura tradicional china. A su vez, la doctrina cristiana está siendo manipulada y los diez mandamientos están siendo reemplazados con las citas del presidente Xi Jinping y otra propaganda gubernamental.

El plan para hacer cumplir los «cuatro requisitos» en un condado de la provincia oriental de Shandong, emitido por su Departamento de Trabajo del Frente Unido (UFWD, por sus siglas en inglés) el año pasado, exige convertir los lugares religiosos situados en lugares destacados en lugares «para estudiar y promover las directrices políticas del PCCh, las leyes y reglamentos nacionales, los valores socialistas centrales y la cultura tradicional china». Según el documento, los mismos deberían convertirse en lugares cruciales para «guiar a las personas religiosas en la ejecución de las decisiones y planes del Gobierno».

A fines de agosto, el UFWD del municipio de Jinxiang, bajo la jurisdicción de la ciudad de Jining, en Shandong, les exigió a todas las iglesias de las Tres Autonomías locales que se comprometieran a la «misión de promoción para responder de manera proactiva al llamado del Partido y del Gobierno para ingresar en una nueva era y construir el sueño chino en un solo acuerdo, y propagar las nuevas leyes y reglamentos religiosos y los valores socialistas centrales”. Como consecuencia de ello, las iglesias han sido rectificadas hasta quedar irreconocibles y convertidas en bases que promueven la ideología del PCCh.

Video: en la Iglesia de Mashan se han publicado consignas tales como: “Espíritu chino”, “Sueño chino” y “Reglamento sobre asuntos religiosos de la provincia de Zhejiang”.

El año pasado, justo antes de la Navidad, el Gobierno del poblado de Chumen, administrado por la ciudad de Yuhuan, en la provincia oriental de Zhejiang, convirtió a la Iglesia de Mashan en un centro anti xie jiao. La iglesia se colmó de consignas propagandísticas que alababan al Partido Comunista y todos los símbolos religiosos existentes en la misma fueron eliminados.

Los valores socialistas centrales y los reglamentos gubernamentales sobre religión reemplazaron los símbolos cristianos en la iglesia (proporcionada por una fuente interna).

Las consignas que reverencian las tradiciones revolucionarias de China son abundantes (proporcionada por una fuente interna).

En la iglesia se exhiben consignas sobre educación patriótica (proporcionada por una fuente interna).

En el mes de octubre, empleados del Gobierno local instalaron una pantalla electrónica con la leyenda «Viva la Patria» en el muro exterior de la Iglesia de Qiqiutian situada en la calle Damaiyu de la ciudad de Yuhuan, en Zhejiang. También se colocaron consignas propagandísticas del PCCh. Un miembro de la congregación le dijo a Bitter Winter que el Gobierno había amenazado con derribar la iglesia si los creyentes se negaban a que se instalara la pantalla.

En el muro exterior de la Iglesia de Qiqiutian se instaló una pantalla electrónica con la leyenda: «Viva la Patria».

Una consigna con la leyenda: «Ama el país, ama la Iglesia», representando la «libertad religiosa» tal y como la propagaba el PCCh, solía estar colgada en el muro exterior de la Iglesia de Qifengwan emplazada en el condado de Luonan bajo la jurisdicción de la ciudad de Shangluo, en la provincia noroccidental de Shaanxi. A fines de septiembre se eliminaron las palabras «ama a la Iglesia», como si indicara que el PCCh ha dejado de fingir que existe libertad religiosa en China. Ni siquiera en papel, o en una pantalla.

“La iglesia ya no es un lugar de culto para nosotros. Se ha convertido en una institución gubernamental”, le dijo un creyente local a Bitter Winter. “El PCCh invade los lugares religiosos con textos que promueven el ateísmo y consignas que propagan el comunismo. Quiere que todas las religiones obedezcan de manera incuestionable a los líderes del Partido».