(EEUU) Obispos de Estados Unidos animan posible derogación de antigua enmienda anticatólica

El Presidente del Comité de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos para la Libertad Religiosa, Mons. George Murry, y el Presidente del Comité sobre Educación Católica, Mons. Michael Barber, emitieron un comunicado conjunto con motivo del estudio por parte de la Corte Suprema de Estados Unidos de un caso que podría derogar una antigua prohibición de emplear fondos públicos para financiar escuelas y otras instituciones de identidad católica. El caso de una madre que depende de una beca con crédito de impuestos para mantener a sus hijos en una escuela cristiana y que fue vetada por la identidad religiosa de la institución en Montana comenzó su audiencia ante la corte el miércoles 22 de enero (ver noticia anterior).

“El caso de hoy ante la Corte Suprema se refiere a si la Constitución ofrece a los estados una licencia para discriminar contra la religión”, afirmaron los prelados en su comunicado. “La tradición de nuestro país de no establecer una religión no significa que los gobiernos puedan negar los beneficios disponibles de otro modo basados en un estatus religioso. De hecho, las personas y organizaciones religiosas deberían, como todos los demás, poder participar en programas gubernamentales abiertos a todos. Este es un tema de justicia para las personas de todas las comunidades religiosas”.

La normativa que bloquea los recursos públicos fue un intento de enmienda a la Constitución del país que fracasó en su intención de reforma a nivel nacional, pero que fue introducida con éxito en 37 estados del país. La enmienda de Blaine tenía como objetivo directo las instituciones católicas en una época de marcada identidad protestante en las escuelas e instituciones públicas. “Este caso no se trata solo del derecho constitucional. Se trata de si nuestra nación continuará tolerando esta tensión de intolerancia anticatólica”, afirmaron los Obispos.

“Las enmiendas de Blaine, que se encuentran en las constituciones de 37 estados, fueron producto del nativismo. Nunca tuvieron la intención de garantizar la neutralidad del gobierno hacia la religión, sino que fueron expresiones de hostilidad hacia la Iglesia Católica”, recordaron los prelados. “Esperamos que la Corte Suprema aproveche esta oportunidad para poner fin a este vergonzoso legado”.

Fuente: Gaudium Press