(Indonesia) Católicos libran una batalla legal contra extremistas islámicos, por la restauración de su iglesia en Isla de Riau

Los fieles, a pesar de contar con todos los permisos que marcan las autoridades, han denunciado al jefe municipal de Karimun quien, doblegando a los extremistas, se opuso al proyecto de construcción.

Personalidades católicas han decidido emprender una batalla legal contra un grupo de extremistas islámicos para reivindicar el derecho a construir una iglesia dedicada a San José en Tanjung Balai Karimun, una localidad de la isla de Riau, cerca de Sumatra. Los fieles, a pesar de contar con todos los permisos que marcan las autoridades, han denunciado al jefe municipal de Karimun quien, doblegando a los extremistas, se opuso al proyecto de construcción.

Es la primera vez que los católicos indonesios denuncian a las autoridades locales por su incompetencia e incapacidad de asegurar que se respeten los valores nacionales, que comprenden la libertad religiosa y de expresión.

El permiso legal

Ramesko Purba, vocero de la comunidad católica de San José en Karimun, ayer confirmó ante los medios que cuentan con todos los papeles legales que aprueban el proyecto y que estos documentos fueron emitidos por las autoridades locales. Entre ellos,  figuran: el apoyo y el visto bueno de los líderes de la aldea (Documento 650/TR-DISPUPR/V/74/2019, fechada el 24 de mayo del 2019); el IMB (Izin Mendirikan Bangunan) – la documentación para la construcción del proyecto – con firma de la autoridad del distrito (Documento 0386/DPMPTSP/IMB-81/2019, fechado el 2 de octubre del 2019).

Apenas salió publicado el IMB, algunos musulmanes locales, radicales, denunciaron el caso, pidiendo que se retire la habilitación en nombre del interés público. Entre los propugnadores del retiro figura Abdul Latid, un miembro de la oposición a nivel local. Latif también es ex-decano de la Universidad de Karimun.

«El proyecto de construcción de la iglesia católica – dijo – no aporta ningún beneficio a la población de Karimun… Creemos que el proyecto no se realizará mientras hagamos sentir nuestra presión». Latif también amenazó con manifestaciones, cortes del tráfico y otros inconvenientes, sin brindar mayores detalles. Concluyó subrayando que «el sitio de la obra se encuentra en el centro de Karimun. De modo que es probable que ocurran muchos ̏problemas˝. Si el sitio se traslada a otra parte, entonces todo estará bien».

La respuesta de la Iglesia

En una declaración oficial, Ramesko Purba, en su rol de representante de la comunidad de San José, subrayó que:

1. La prosecución del proyecto es legal, ya que incorpora las recomendaciones de los jefes de la aldea y cuenta con el IMB.

2. Hay muchas noticias montadas y rumores inventados intencionalmente por parte de los extremistas musulmanes locales, presentes en el FUIB (United Islamic Society Forum), respecto a que «el campanario de la iglesia será mucho más alto que la residencia del jefe del municipio de Karimun». En realidad, el campanario solo tendrá 11,75 metros de altura, siendo más bajo que la casa, cuya altura es de 12 metros.

Purba resalta el profundo respeto que sienten por la comunidad islámica: «Tal como hemos explicado a todos los responsables de Karimun, en el exterior del edificio sacro no habrá ningún símbolo ni ornamento: ni una sola cruz, ni una estatua y tampoco habrá imágenes de María expuestas al público en el exterior de la iglesia».

Esta decisión – explica – se ha tomado a regañadientes, porque esto hará que el edificio «se parezca a un gimnasio o a una sala de conferencias». De todas maneras, «aceptamos igualmente este reclamo, a fin de minimizar la protesta. Esto realmente es una prueba de humildad para la iglesia».

La mayoría musulmana y la minoría cristiana

La declaración pública explica entonces que la Iglesia Católica de San José, construida en 1928 y consagrada en 1935, ya existía en la ciudad, años antes de que Indonesia existiera como país independiente y décadas antes de que se construyera la casa del jefe de distrito de Karimun.

«Lo que queremos hacer», explica, «no es construir una nueva iglesia, sino restaurar el edificio para que tenga la capacidad adecuada». Si continuamos con nuestras liturgias y cultos en la antigua iglesia podría haber peligros potenciales, ya que el edificio ya es muy antiguo. La capacidad original de esta iglesia en 1935 era de sólo 100 personas. Hoy tenemos más de 700 católicos. En tiempos fuertes como la Navidad y la Pascua, cientos de fieles se ven obligados pacientemente a permanecer fuera del edificio. Si hay lluvias fuertes y repentinas, se dispersan fácilmente.

En la ciudad de Karimun – que incluye 4 subdistritos – sólo hay una iglesia católica en el centro de la ciudad y una capilla en las afueras de Tebing. El número total de católicos en los 4 subdistritos ya ha alcanzado las 1800 personas.

La contribución católica a la paz social

Contrariamente a lo que dice Abdul Latif, la comunidad cristiana nunca ha creado «problemas» a la población local. Por el contrario, contribuye de manera importante al desarrollo del pueblo.

«Durante varios años», dice la declaración, «debemos reconocer que hemos mantenido un perfil bajo y sometido a las presiones sociales. Pero en este punto fundamental ya no lo haremos más. El catolicismo es una religión que promueve la paz y la tolerancia social de manera activa, como testifica el Papa, una figura internacional que promueve la paz y el amor. Esta es nuestra forma de vida, reconocida en todo el mundo».

Critica al jefe del distrito

Los extremistas musulmanes prometen continuar manifestándose si la IMB no es revocada hoy.

«Estamos convencidos -dice la declaración- de que las fuerzas de seguridad no obedecerán sus demandas. Indonesia es un país con un Estado de derecho».

«Criticamos la autoridad del distrito de Karimun, que parece estar sujeta a las exigencias de los manifestantes. La autoridad local parece haber dado un paso atrás con respecto a su compromiso anterior, cuando pidió que se dejara de construir la iglesia durante tres meses: esto significa hasta el 25 de enero de 2020».

«El jefe del distrito de Karimun – continúa – ha mostrado lentitud y pereza en contrarrestar los ataques de los oponentes, que no son más de 20 personas, todas menores de edad».

Hablando hoy a AsiaNews, Mons. Sunarka Ofm, arzobispo de la diócesis de Pangkalpinang, apoyó plenamente la posición expresada por las personalidades católicas sobre el tema candente del nuevo edificio sagrado.

La diócesis de Pangkalpinang se encuentra en la isla de Bangka y abarca 2 provincias Bangka-Belitung y Riau Islands, más el distrito de Indragiri Hilir en la provincia de Riau.

Fuente: InfoCatólica