(Italia) El diputado Delmastro Delle Vedove: “No más fondos a los torturadores de cristianos”

“¡Antes del derecho a emigrar, queremos garantizar el derecho a no emigrar!”

Unos cuarenta parlamentarios, miembros de la Cámara de los Diputados y del Senado de la República de Italia, han creado el grupo interparlamentario para la “Protección de la libertad religiosa de los cristianos en el mundo”. Entre los objetivos del grupo, formado por componentes de diferentes afiliaciones políticas (Lega, Fratelli d’Italia, Forza Italia, Movimento 5 Stelle, Gruppo Misto), se encuentran la facilitación de la vuelta a casa de los cristianos de Oriente Medio y la promoción de tratados bilaterales con los Países en los que las persecuciones son más graves.

La Fede Quotidiana ha entrevistado al diputado de Fratelli d’Italia, Andrea Delmastro Delle Vedove, abogado, votado en el Distrito Piemonte 2 (colegio 3 Biella), que dirige el intergrupo.

Delmastro Delle Vedove, líder del grupo de Fratelli d’Italia en la Comisión de Asuntos Exteriores, es el responsable de Asuntos Exteriores del partido de Giorgia Meloni y es Presidente de la Junta de Autorizaciones para Proceder.

Diputado Delmastro Delle Vedove, como parlamentario está usted muy pendiente de la situación de los cristianos en el mundo. ¿Cómo está actuando al respecto en el Parlamento?

Las persecuciones dramáticas y sangrientas que los cristianos sufren en el mundo debido a su fe, representan una realidad que a menudo preferimos ocultar, incluso a nosotros mismos. Italia y Europa alardean de ser “patria de los derechos” y de iluminar al mundo con estos derechos, pero exceptuando el primero y más íntimo de los derechos: el de la libertad religiosa. Protestamos enérgicamente por la falta de pluralismo político cada vez que surge la oportunidad, pero somos indiferentes, culpables, al tema del pluralismo religioso. Y, sin embargo, quiero dejar claro y sin temor a que nadie me desmienta, que no existe pluralismo político que sea duradero, auténtico y verdadero a no ser que esté precedido por el pluralismo religioso. La humanidad primero llegó al pluralismo religioso y, después, conquistó el pluralismo político. Hoy pretendemos ignorar que, según la investigación de la World Watch List, 246 millones de cristianos en el mundo son perseguidos, a menudo por los Estados o en cualquier caso con el consentimiento de los Estados, por su fe: ¡un cristiano cada ocho! Cualquier causa humanitaria levanta las pasiones de esta Europa cansada de identidad, excepto la causa cristiana. Hay algo acerca de la “oikofobia” de la que hablaba Roger Scruton en este síndrome, que nos ve defensores de todas las causas, excepto de las que cuestionan principalmente nuestra conciencia, nuestras raíces, nuestro hogar de identidad más íntimo.

¿Cuál es la condición de los cristianos en los principales países islámicos?

La primera de las persecuciones viene del fundamentalismo islámico y la segunda de los regímenes comunistas, pero fingimos no saber y cerramos acuerdos con Arabia Saudí o con China sin defender a nuestros hermanos cristianos. Creo que es necesario abordar este problema porque nos enfrentamos a la mayor tragedia humanitaria del siglo XXI: es hora de decir con valentía que nos enfrentamos al genocidio de los cristianos. Fundé el intergrupo parlamentario para la “protección de la libertad religiosa de los cristianos en el mundo” con el fin de hacer frente a esta tragedia en términos transversales, y porque ya no podemos ser cómplices silenciosos. Además de la actividad de difusión de esta terrible realidad, hemos conseguido financiación, en el contexto de la cooperación internacional, para ayudar a los cristianos perseguidos de Oriente Medio a permanecer en las tierras de la primera cristiandad: ¡antes del derecho a emigrar, queremos garantizar el derecho a no emigrar! La serpiente islamista que retrocede en Siria e Irak ganará igualmente si consigue borrar las huellas de los cristianos en las tierras de la primera cristiandad. Además de la subvención, estamos realizando un seguimiento de todos los tratados, los acuerdos internacionales con los países en los que los cristianos son discriminados, con el objetivo de no volver a firmar nunca más tratados de cooperación cultural con Estados que niegan la libertad religiosa a los cristianos. Por ejemplo, recientemente convencí a mi grupo para que votase en contra de un acuerdo internacional con Qatar que promovía los derechos y la cultura, sin mencionar las violaciones de los derechos de los cristianos. Por último, estamos tratando de presionar para que cada uno de los fondos asignados para la cooperación internacional a Estados que no garantizan la libertad religiosa de los cristianos, esté supeditado a programas pactados para la mejora de la vida de los cristianos: ¡no más fondos a los torturadores de cristianos!.

¿Cuál es la respuesta de sus colegas parlamentarios?

El grupo que hemos fundado es bastante transversal. Sin embargo, aún tienen que madurar dos convicciones. La primera, es que ya no podemos sacrificar los derechos de los cristianos en el altar de una real politik ficticia. La segunda está vinculada a la primera porque cualquier real politik en Medio Oriente que no prevea la participación de cristianos es “falaz”. Sólo los cristianos pueden pacificar Oriente Medio, porque ellos son capaces de ser un amortiguador y un puente de diálogo en el interior de la fitna que cruza el mundo musulmán dividiéndolo entre chiíes y suníes. Líbano, hoy, y Siria ayer, son el testimonio más evidente de que, incluso en términos de real politik, Oriente Medio necesita la milenaria presencia cristiana para pacificarse. Si pudiéramos convencer de la realidad de este análisis a los colegas parlamentarios, estoy seguro de que podríamos hacer crecer el grupo interparlamentario en la medida y en la dimensión que requiere el dramático tema de la persecución cristiana.

Estos días se habla mucho de China. Desde un punto de vista religioso, ¿cuál es allí la situación de los cristianos, y especialmente de los católicos?

China ocupa el puesto 23, de acuerdo con la World Watch List, por persecución cristiana y católica. La brutal dictadura comunista también prevé campos de “reeducación” con todo lo siniestro que es el término en sí. El tratamiento es excesivamente inhumano, según certifica el Indipendent Tribunal into Forced Organ Harvesting form Prisoners of Coscience en China, que incluso ha llegado a decir que, en relación con otras minorías religiosas, China extrae los órganos a los detenidos para revenderlos. La agresión, en cualquier caso brutal, de China al cristianismo es evidente si consideramos una sola cifra: en 2019, en el mundo, han sido destruidas, seriamente atacadas o cerradas 9.488 iglesias; 5.500 de ellas sólo en China. China mantiene el control estatal sobre las iglesias cristianas y católicas porque las considera “agentes de Occidente”; en China, un menor de 18 años no tiene derecho a ir a la iglesia. En China hay 90 millones de cristianos y este número impresiona a las autoridades que, por un lado, entienden que no pueden encarcelar a todos los cristianos, pero, por el otro, han decidido utilizar técnicas biométricas de control y, a través de la inteligencia artificial, de la población cristiana. Desafortunadamente, Italia ha firmado un memorandum de understanding con China sin plantear mínimamente el problema de los derechos humanos y la libertad religiosa de los cristianos. La Ruta de la Seda es un instrumento de presión internacional que China está implementando. No podemos intercambiar los derechos de nuestros hermanos cristianos por la esperanza de unos pocos puntos más de exportación … un punto además hipotético, mientras que lo cierto es que China acabará su penetración industrial y comercial invadiendo nuestro mercado interior.

El video de don Joseph Bature Fidelis sobre lo que les sucede a los cristianos en Nigeria ha estado circulando por la web. ¿Puede hablarnos de esto?

En Nigeria, la situación de los cristianos es dramática. El video de Joseph Bature Fidelis es un puñetazo en el estómago de la conciencia occidental y europea. Denuncia el silencio, pregunta precisamente a Italia, nos pide que no dejemos solos a los cristianos, nos pide presionar al gobierno nigeriano que observa, casi cómplice según mi modesta opinión, el exterminio de los cristianos a manos de los terroristas de Boko Haram, de los pertenecientes al “Estado Islámico en la provincia de África Occidental” y de los pastores fulani, también fundamentalistas islámicos. En 2019, más de mil cristianos fueron asesinados en Nigeria. El Estado Islámico viene del ISIS, al que el mismo Occidente alimentó cuando se escondía detrás de las llamadas primaveras árabes. Boko Haram y los pastores fulani son cómplices de una Nigeria que nunca ha abordado frontalmente el tema de la protección de los cristianos. No se puede esperar más tiempo para que la ayuda internacional a Nigeria sea subordinada a una especie de “plan Marshal para la defensa de la libertad religiosa de los cristianos”. Aunque el gobierno nigeriano condena la violencia religiosa, nunca se ha considerado la defensa de la libertad religiosa de los cristianos como una prioridad.

Parece que la cristianofobia también se va extendiendo en los llamados países desarrollados”, donde los cristianos parecen perseguidos por sus ideas. ¿Qué piensa usted?

La persecución de los cristianos en los llamados países desarrollados es una persecución más sutil, pero no menos efectiva. Según la corriente laicista dominante, el cristiano es pre-moderno, antimoderno, está fuera del cono de luz de la modernidad. Semejante talibanismo laicista, en boga en nuestras latitudes y longitudes, tolera de manera paternalista al cristianismo y al catolicismo siempre que sean pudicamente vividos en una dimensión privada e íntima, pero no pública. En la sociedad de los outing, en la que todo el  mundo sale del armario, está prohibido hacer outing de la propia cristiandad. La sutil persecución radica, por un lado, en relegar al cristianismo y al catolicismo a factor privado que debe ser vivido en el interior de las paredes  domésticas y, por otro, en considerar al católico como una persona retrógrada, que aún no ha alcanzado una modernidad hecha de relativismo cultural e indiferencia moral. Sin embargo, nunca como hoy las grandes decisiones se juegan sobre temas “católicos y cristianos”. La familia natural y la protección de la vida desde la concepción son dos temas que pueden salvar a una civilización de la aberración del útero de alquiler, práctica que mercantiliza a las mujeres y la vida, y de la deriva eutanásica, suicida y abortista de una sociedad que parece estar horrorizada por el futuro, que se desliza por la pendiente del retroceso en la tasa de natalidad, que cree poder erradicar con la eugenesia el dolor y el sufrimiento. Es un desafío que hay que aceptar hasta el final contando que, hoy, los verdaderos revolucionarios son quienes asignan valor a las raíces y a la identidad, primera entre todas la religiosa, para no resignarse a un mundo homologado y masificado que le explica al hombre todos los cómo, pero no proporciona ni un porqué.

Fuente: InfoVaticana