(EEUU) Iniciativa “Faith for Earth” une a las religiones del mundo contra el cambio climático

Las organizaciones religiosas son la cuarta potencia económica más grande del mundo. Poseen un total del 10% de las tierras habitables del planeta. Entre 50 y 60% de las instituciones educativas y el 50% de los hospitales.

IYAD ABUMOGHLI
Coordinador Principal, “Faith for Earth”
“¿Por qué no involucrar a esta enorme fuerza de la religión y de sus fieles en la aplicación de sus formas tradicionales de tratar y vivir en armonía con el medio ambiente, en la lucha contra los problemas ambientales?”

La ONU lanzó la iniciativa “Faith for Earth” en 2017. Su objetivo es construir una red en la que organizaciones religiosas aporten ideas para cumplir con las metas ambientales de la Agenda 2030. La iniciativa firmada por 193 países incluye lucha contra la pobreza, la promoción de la educación y la protección del medio ambiente.

IYAD ABUMOGHLI
Coordinador Principal, “Faith for Earth”
“Una de las cosas en las que estamos trabajando es en el establecimiento de una coalición global de líderes religiosos que transmitan ideas sobre la necesidad de implementar cambios éticos, basados en los valores de la fe, sobre la forma en que tratamos el medio ambiente y cuestiones ambientales”.

El cambio climático puede tener graves consecuencias en zonas remotas, donde los recursos son escasos, por ejemplo, en muchos lugares de Asia, África y América del Sur.

IYAD ABUMOGHLI
Coordinador Principal, “Faith for Earth”
“Es muy importante que desarrollen su resiliencia, su capacidad para hacer frente a los cambios medioambientales, pero también para luchar contra el cambio climático y conservar la biodiversidad y restaurar los ecosistemas”.

La iniciativa ya ha dado resultados concretos en diferentes instituciones religiosas de todo el mundo, y abarca el budismo, el islam, el judaísmo, el cristianismo y otras religiones. Por ejemplo, esta comunidad de mormones se comprometió a plantar miles de árboles en el Día Mundial del Medio Ambiente.

Se espera que la integración de los aportes científicos sobre la situación del medio ambiente con las diferentes creencias religiosas tenga efectos positivos en todo el mundo. La red ya cuenta con la colaboración de más de 3.000 personas.

Fuente: Rome Reports