(África) “Este es el peor lugar del mundo”: los líderes religiosos estadounidenses se encuentran con las víctimas de Boko Haram, pastores de Fulani

Los líderes religiosos estadounidenses se reunieron con representantes de las comunidades nigerianas devastadas por los miembros de la tribu Boko Haram y Fulani, así como con figuras clave dentro de la administración Buhari como parte de una misión de investigación para investigar los informes sobre la creciente inseguridad en el país de África occidental.

Johnnie Moore, ejecutivo de comunicaciones evangélicas y presidente del Congreso de Líderes Cristianos, y el rabino Abraham Cooper del Centro Simon Wiesenthal, un grupo judío de derechos humanos, viajaron a Abuja el 17 de febrero y se reunieron con docenas de víctimas del terrorismo de cinco diferentes Provincias nigerianas durante tres días.

“Después de nuestro viaje allí, queremos que el mundo sepa que no has escuchado la mitad”, dijeron los líderes religiosos en una declaración conjunta. “El objetivo de los terroristas es limpiar étnicamente al norte de Nigeria de sus cristianos y matar a todos los musulmanes que se interponen en su camino”.

Además de las víctimas, los dos se reunieron con los jefes de personal tanto del presidente Muhammadu Buhari como del vicepresidente Yemi Osinbajo como parte de su búsqueda para determinar la gravedad de la situación. También se reunieron con cuatro líderes musulmanes.

Su viaje se produjo cuando miles de personas fueron asesinadas por Boko Haram (un grupo militante islámico en el noreste de Nigeria con una facción disidente que ha reclamado lealtad al Estado Islámico) y pastores radicales de Fulani que en los últimos años han asaltado cada vez más aldeas predominantemente cristianas en el país. Cinturón Medio

Los informes de incursiones bárbaras nocturnas, ataques, secuestros, ejecuciones y desplazamientos de comunidades civiles se han vuelto cada vez más comunes. En Nigeria, más de 2 millones de personas han sido desplazadas.

Moore y Cooper enfatizaron que si las cosas “no cambian de inmediato”, porciones de Nigeria y la región más amplia del lago Chad “pronto se convertirán en el lugar más peligroso del planeta”.

“Esta parte de África será la zona cero para la guerra contra el terrorismo de la próxima generación, y el costo humanitario de permitir que estos problemas se agraven y se multipliquen en el corto plazo podría resultar en un desastre para gran parte de África occidental”, dijeron.

Moore, quien también se desempeña como comisionado en la Comisión bipartidista de los Estados Unidos para la Libertad Religiosa Internacional, realizó el viaje en su capacidad privada. Durante mucho tiempo ha viajado por el mundo para abogar por los creyentes perseguidos. Cooper, un antiguo activista judío de derechos humanos, es el decano asociado del Centro Simon Wiesenthal y también el director de su agenda global de acción social.

Aunque Moore había estado en Nigeria hace varios años, se sorprendió de lo mucho que han empeorado las cosas allí.

“La gente muere todos los días y no tiene que ser así. Se puede hacer más ”, dijo Moore a The Christian Post. “Este no es un país pobre. [Es] el país más rico del continente “.

Teniendo en cuenta que Nigeria fue incluida en la “lista de vigilancia especial” del Departamento de Estado de los Estados Unidos para la libertad religiosa por la incapacidad del gobierno para frustrar los ataques y responsabilizar a los perpetradores, Moore y Cooper llegaron a la conclusión después de sus reuniones de que el “status quo es inaceptable”.

“La escala es simplemente incomprensible. Nos parece muy, muy claro que, por diversas razones, el gobierno está incumpliendo su responsabilidad fundamental de proteger a sus ciudadanos “, dijo Moore. “Eso no quiere decir que no hay personas en el gobierno que sean buenas personas que estén tratando de hacer algo al respecto. Obviamente estaban dispuestos a reunirse con nosotros. Estaban dispuestos a responder nuestras preguntas directas que les hicimos “.

“Pero puedo decirles, en todas las facetas de la sociedad nigeriana, si el líder religioso era musulmán o cristiano o si la víctima estaba describiendo algo que les sucedió en el centro del país o en manos de ISIS o Boko Haram en el noreste, estaba muy claro que todos sentían que el gobierno no estaba haciendo lo suficiente o no podía hacer lo suficiente “.

Entre las muchas personas con las que se encontraron estaba una niña que había sido secuestrada por Boko Haram y que había sido liberada recientemente. También se reunieron con aldeanos cuyas aldeas enteras habían sido arrasadas, y un pastor cuya iglesia fue destruida dos veces. Ese pastor recientemente negoció un acuerdo para la liberación de dos de sus feligreses secuestrados por Boko Haram.

Los líderes religiosos escucharon a una niña de 9 años hablar sobre cómo vio a sus padres y hermanos asesinados con machetes. Moore y Cooper también se reunieron con unas 20 personas de una aldea víctimas de los ataques de los pastores Fulani en el Cinturón Medio.

Algunas de las personas con las que se reunieron recibirían mejores servicios en un hospital porque mostraban signos de trauma, dijo Moore.

Muchos han afirmado que la violencia en el Cinturón Medio es parte de “enfrentamientos entre agricultores y pastores” durante décadas, minimizando el elemento religioso de los brutales ataques musulmanes de Fulani en los últimos años contra comunidades predominantemente cristianas. Mientras que algunos han minimizado los elementos religiosos provocados por la violencia en el Cinturón Medio, Moore y Cooper dijeron que los componentes religiosos no pueden ser ignorados.

“Invitamos al representante de un pueblo que había sido atacado. Trajo con él todo el pueblo. Teníamos 20 personas en esa habitación de hotel ”, explicó Moore. “Estas personas sintieron absolutamente que esto no era solo lo que tenían que los otros chicos querían. Se trataba de cierto tipo de comunidad religiosa que estaba tratando de limpiar étnicamente a sus comunidades de sus pueblos ”.

En su reunión con los cuatro líderes musulmanes, Cooper y Moore explicaron que los imanes no minimizaban el factor religioso detrás de los ataques, especialmente los llevados a cabo por Boko Haram.

“Su declaración no incluía: ‘Esto no se trata de religión’. Lo que sí incluye es que a menudo escuchamos que ‘estos son actores que están cooptando nuestra religión e invocando nuestra fe de maneras que no son auténticas’ ”, explicó Cooper.

“Y el segundo punto que señalan es que … en su estimación, ha habido muchas, muchas más víctimas musulmanas del terrorismo [de Boko Haram] que cristianos. Todavía no puedo verificar la veracidad de esa declaración, pero esa es ciertamente su percepción “.

“No decían, ‘¡Hey, espera! Estas personas no operan como jugadores musulmanes ”, continuó Cooper.

“Son musulmanes que están invocando inapropiadamente a Allahu akbar y el proceso de selección cuando se encuentran con un grupo mixto. Si no puede recitar lo que tenga que recitar, será ejecutado en el acto. No negaron nada de eso. Simplemente dijeron: ‘Oye, nuestras comunidades a menudo son víctimas de las mismas fuerzas y sí, invocan al Islam pero lo hacen de manera inapropiada’ “.

Moore y Cooper enfatizaron que los problemas de inseguridad en Nigeria solo están empeorando y están comenzando a afectar a toda la región de África Occidental, no solo a Nigeria.

En los últimos años, se ha observado un aumento del extremismo en otros países de la región como Burkina Faso, Camerún, Níger y Malí.

En Nigeria, una de las estadísticas más preocupantes es que millones de niños no van a la escuela debido a la violencia.

“Son reclutas potenciales para la sopa de letras del terrorismo”, dijo Cooper. “No tienes que ser un cirujano cerebral o un doctorado. o un agente de DHS para saber eso. Hemos visto el guión antes. Ahora estamos en un código postal completamente diferente en un continente diferente “.

Los dos hombres piden al gobierno nigeriano que brinde protecciones básicas a sus ciudadanos y garantice que los niños puedan regresar a la escuela.

“De lo contrario, estás poniendo una curita en cuatro o cinco partes diferentes del país”, argumentó Cooper. “Y luego, cuando todos nos despertamos, tenemos, Dios no lo quiera, otro Afganistán”.

En lugar de esperar a que los gobiernos y organismos internacionales actúen sobre la situación, Cooper y Moore imploraron a los cristianos en los EE. UU. Y Occidente que descubrieran formas en que pueden ayudar a proteger a sus hermanos y hermanas en Nigeria.

“Las iglesias siempre están enfocadas en torno a las Navidades”, dijo Cooper. “Puede haber algunas cosas que se pueden hacer en privado, desde iglesias hermanas en los Estados Unidos y en otros lugares, para atender algunas necesidades básicas de seguridad”.

“No es que esté descartando a la comunidad internacional. Es que hay ciertas cosas que siguen sucediendo una y otra vez. Tal vez si hay una iniciativa de fieles cristianos estadounidenses por allí, que pueda despertar a los muertos en el gobierno que podrían decir: ‘Oigan, esperen un segundo, ¿por qué están viniendo a ayudar? Deberíamos estar haciéndolo ‘”.

Mientras que el gobierno de EE. UU. Colocó a Nigeria en su lista especial de vigilancia y agregó a Nigeria a la prohibición de viajardel presidente Donald Trump , Moore dijo que hasta ahora se ha mostrado satisfecho con la respuesta de EE. Sin embargo, está “decepcionado” en las respuestas de las iglesias estadounidenses.

“Estoy muy, muy decepcionado con el silencio de los cristianos por sus hermanos y hermanas en ese continente”, dijo. “Y espero que todo esto provoque que algunos de estos líderes no solo alcen más su voz sino que hagan más por sí mismos y no solo esperen a que los gobiernos del mundo actúen”.

“Simplemente no puedo creer que los líderes cristianos y las iglesias no estén hablando de esto en todas las congregaciones en todos los rincones de [Estados Unidos]. Boko Haram mató a más cristianos que ISIS en el año del apogeo de ISIS. Este es el peor lugar del mundo, al menos en el noreste, donde están estos terroristas ”.

Fuente: Christian Post