(Bélgica) Observador permanente de la Santa Sede: Informe de Libertad Religiosa de ONU es “inaceptable y ofensivo”

Mons. Iván Jurkovic, Observador Permanente de la Santa Sede ante la Organización de Naciones Unidas, calificó de “inaceptable y ofensivo” parte de los contenidos del Informe sobre la Libertad Religiosa o de Creencias, presentado el 2 de marzo en Ginebra durante la 43ª sesión del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

Es un texto, dijo, que no refleja la realidad social y cultural de muchos pueblos, específicamente en lo que se refiere a discriminación sufrida por causa de las diferencias de creencias.

“Numerosas referencias” del escrito recomiendan que “la libertad de religión, de creencias y de objeción de conciencia” sea secundaria con relación a otros “llamados derechos humanos”, particularmente los que expresan “una especie de ‘colonización ideológica’ por parte de algunos Estados e instituciones internacionales”, dijo el prelado según informa Vatican News.

En ese sentido, el informe es “al menos en parte un ataque a la libertad de religión, creencia y conciencia”.

Específicamente, el documento A/HRC/43/48, dedicado al tema “Libertad de religión o de creencias e igualdad de género”, “parece centrarse en la promoción de una visión de la sociedad humana que no es compartida por todos y que no refleja la realidad social, cultural y religiosa de muchos pueblos, más que en la protección de hombres y mujeres, de cualquier fe o creencia, perseguidos o discriminados”.

Mons. Jurkovic citó el discurso del papa Francisco del 7 de enero de 2019, ante el Cuerpo Diplomático acreditado ante la Santa Sede, en el que el Pontífice se refiere a “la creciente preponderancia en las organizaciones internacionales de potencias y grupos de interés que imponen sus propias visiones e ideas, desencadenando nuevas formas de colonización ideológica, no pocas veces irrespetuosas de la identidad, la dignidad y la sensibilidad de los pueblos”.

“Es bastante desagradable -encerró Mons. Jurkovic- pero cada vez menos sorprendente, dada su frecuencia, que un informe de las Naciones Unidas, que debería defender el derecho humano fundamental y universal a la libertad de religión, de creencias y de objeción de conciencia, ataque ahora la misma realidad que está llamado a defender”.

Fuente: Gaudium Press