(Sudán) Sudán suprime comités islamistas formados para confiscar propiedades de la iglesia

El gobierno de transición de Sudán ha abolido los comités formados bajo el régimen islamista del ex presidente Omar al-Bashir que se utilizaron para hacerse cargo de las propiedades de la iglesia.

Nasreldin Mofreh, Ministro de Asuntos Religiosos de Sudán, firmó una orden el miércoles pasado que requiere la disolución de los consejos eclesiásticos que, según los defensores internacionales, legitimó la confiscación de propiedades eclesiásticas por parte del gobierno anterior.

“Nos complace el decreto del Ministro, dado el papel que estos consejos ilegítimos de la iglesia desempeñaron en la persecución del antiguo régimen a los cristianos y los obstáculos que continuaron presentando a la capacidad de las iglesias de representar sus propios intereses ante el gobierno”, Comisión de los Estados Unidos para Religiosos Internacionales Freedom, dijo el presidente Tony Perkins, en un comunicado .

Los defensores esperan que la medida conduzca al retorno de la supervisión de la iglesia a los líderes legítimos de la iglesia.

Después de la secesión de Sudán del Sur en 2011, las comunidades cristianas quedaron vulnerables a la implementación de un estricto código legal islámico bajo el régimen de Bashir. A través del mecanismo de los consejos de la iglesia, se tomaron propiedades de organizaciones como la Iglesia Evangélica Presbiteriana de Sudán y la Iglesia de Cristo de Sudán.

Como se impuso una influencia indebida del gobierno en las iglesias, algunos pastores fueron arrestados por negarse a ceder el control de sus denominaciones.

Desde que el régimen de Bashir fue derrocado en abril pasado, el gobierno de transición ha hecho votos para mejorar las condiciones para los cristianos en el país.

Según Morning Star News , una organización sin fines de lucro dedicada a cubrir la persecución de los cristianos en todo el mundo, se necesitarán más acciones legales para recuperar algunas propiedades de la iglesia perdidas bajo la autoridad de los comités abolidos.

Pero el reverendo Yahia Abdelrahim Nalu, el jefe de SPEC, calificó el movimiento como un paso adelante. Le dijo al medio que la mayoría de los problemas que ocurrieron en las iglesias afiliadas a las dos denominaciones y las iglesias pentecostales fueron causadas por los comités de la iglesia.

En noviembre pasado, según informes, Mofreh dijo a un periódico árabe que los bienes confiscados por el antiguo gobierno serían devueltos a las iglesias a través de procedimientos judiciales.

“Al disolver estos consejos de la iglesia, el gobierno sudanés está devolviendo la agencia a las organizaciones religiosas y permitiéndoles conducir sus propios asuntos”. La comisionada de USCIRF, Anurima Bhargava, dijo en un comunicado. “Esperamos que este decreto sirva como un primer paso importante para extender los derechos plenos a las comunidades minoritarias religiosas perseguidas durante mucho tiempo, incluida la restauración de los bienes incautados por el antiguo régimen”.

La orden llega dos semanas después de que Perkins y Bhargava viajaran a Jartum,  donde se reunieron con Mofreh y el primer ministro Abdalla Hamdok, entre otros líderes religiosos y sociales, del 26 de febrero al 1 de marzo.

Fue la primera visita de USCIRF a Sudán después de la caída del régimen de Bashir. Durante el viaje, los líderes del gobierno sudanés expresaron un “deseo de traer una nueva era de apertura e inclusión a su país que sufrió durante 30 años bajo una represión religiosa brutal y autocrática”, según Perkins.

Hamdok y otros funcionarios del gobierno de transición se reunieron con USCIRF en Washington, DC, durante una visita en diciembre pasado. La visita marcó la primera vez en tres décadas que los líderes sudaneses habían visitado Washington, DC

Los funcionarios compartieron cómo planearon expandir la libertad religiosa en un país clasificado como el séptimo peor del mundo en lo que respecta a la persecución cristiana, según la Lista Mundial de Vigilancia de Open Doors USA.

Durante la visita de USCIRF a fines de febrero y principios de marzo, Mofreh y Hamdok afirmaron su compromiso de mejorar la libertad religiosa. Se comprometieron a trabajar con los Estados Unidos y otros socios internacionales a medida que el país implementa reformas adicionales.

“Este decreto confirma nuestra sensación de que si bien Sudán tiene muchos desafíos serios por delante, su liderazgo de transición es sincero en su promesa de implementar medidas concretas y significativas para mejorar las condiciones de libertad religiosa en el país”, dijo Perkins en un comunicado.

Según Morning Star News, Mofreh ha dicho que planea emitir otra orden en el futuro que regularía las relaciones entre los líderes de la iglesia y el gobierno.

Antes de la orden, el gobierno de transición tomó algunas medidas clave para mejorar las condiciones de libertad religiosa en el país.

Según el comisionado de USCIRF, Johnnie Moore, Sudán finalizó una declaración constitucional el año pasado que ya no hace referencia al Islam como la principal fuente de derecho en el país.

Además, el gobierno de transición revocó una ley de orden público que otorgaba a las fuerzas policiales una amplia autoridad para arrestar y castigar a las personas por violar las enseñanzas morales basadas en la religión.

La ley permitía castigos como la flagelación de mujeres por usar pantalones o bailar. La  BBC informa que en algunos casos ocurrieron lapidaciones y ejecuciones.

El gobierno de transición también dijo a principios de este añoque Bashir y otros dos ex funcionarios gubernamentales responsables del genocidio en Darfur tendrán que ser procesados ​​en la Corte Penal Internacional de los Países Bajos.

En diciembre, el Departamento de Estado de los Estados Unidos eliminó a Sudán de su lista de “países de especial preocupación” por violaciones flagrantes de la libertad religiosa. Sudán está ahora en la “Lista Especial de Vigilancia” del Departamento de Estado.

Fuente: Christian Post