(China) China demuele iglesias, elimina cruces mientras cristianos adoran en casa

El gobierno comunista chino continuó su campaña contra el cristianismo durante el brote de coronavirus del país destruyendo cruces y demoliendo una iglesia mientras la gente estaba encerrada.

El 13 de marzo, una iglesia en el condado de Guoyang, provincia de Anhui, vio cómo las autoridades retiraban su cruz. Un videocompartido por la Comunidad de Justicia Cristiana China documentó el momento en que la grúa retiró la cruz roja del techo de la iglesia.

Un cristiano con el apellido Chen dijo al grupo de vigilancia de persecución China Aid que esta iglesia generalmente tiene 40 feligreses que asisten a sus servicios. Las autoridades utilizaron el bloqueo como una oportunidad para eliminar la cruz de la iglesia.

Bob Fu de China Aid también compartió un video que muestra la Iglesia Xiangbaishu demolida en la ciudad de Yixing, provincia de Jiangsu, el 11 de marzo.

“La persecución religiosa continúa incluso en medio de #WuhanVirus”, subtituló Fu en el video. “La iglesia Xiangbaishu en la ciudad de Yixing, provincia de Jiangsu fue destruida por el gobierno #CCP. La cruz es nuestra gloria.

A principios de marzo, a otra iglesia en el distrito de Huaishang de la ciudad de Bengbu, provincia de Anhui, también se le retiró la cruz, según International Christian Concern . La Sra. Yao, una cristiana local, dijo que la remoción fue dirigida por el jefe del Departamento local del Frente Unido, un órgano del Partido Comunista empleado para gobernar los asuntos religiosos.

En medio del brote de coronavirus, que se originó en Wuhan, China, la mayoría de las iglesias en todo el país, tanto clandestinas como aprobadas por el estado, pueden reunirse en línea a partir de ahora.

Sin embargo, en la provincia china de Shandong, dos organizaciones cristianas estatales, el Movimiento Patriótico de los Tres Autónomos y el Consejo Cristiano de China emitieron una declaración ordenando que se detuviera toda predicación en línea y que se erradicaran las iglesias que se reúnen en secreto, informa China Aid .

Además, postula que los funcionarios deberían “guiar” a los cristianos “de otras maneras, ¡con la advertencia de no reunirse!”

Durante los últimos 20 años, China ha sido calificada por el Departamento de Estado de los Estados Unidos como un “país de especial preocupación” por las violaciones de la libertad religiosa.

Bajo la presidencia de Xi Jinping, el gobierno destruyó numerosas iglesias y eliminó sus campanarios y cruces, lo que refleja las preocupaciones del Partido Comunista sobre el creciente número de cristianos en el país.

Más de 60 millones de cristianos viven en China, al menos la mitad de los cuales adoran en iglesias subterráneas no registradas o “ilegales”.

China está clasificada como uno de los peores países del mundo en lo que respecta a la persecución de los cristianos en la Lista Mundial de Vigilancia de Open Doors USA. Además de los cristianos, el gobierno comunista continúa persiguiendo y monitoreando a miembros de varias minorías religiosas, incluida la detención de más de 1 millón de uigures y otros musulmanesen el oeste de China en los últimos tres años. En 2018, el gobierno prohibió la venta en línea de Biblias.

Recientemente, Fu advirtió que en los últimos dos años, la “guerra contra la religión” de Xi ha alcanzado su “peor” en 40 años. Acusó al presidente de convertir la fe en una “herramienta para el adoctrinamiento de la ideología comunista”.

Por ejemplo, todos los líderes religiosos deben comprometerse a obedecer la ideología del Partido Comunista en su púlpito antes de que se les permita practicar su religión, dijo Fu. Además, millones de niños cristianos chinos se han visto obligados a renunciar a su fe al firmar un documento preparado por el Partido Comunista.

“Claramente, el objetivo es exterminar cualquier fe independiente”, dijo, haciendo referencia no solo a la fe cristiana, sino a la fe de musulmanes, budistas y otros.

“Esta es una señal muy, muy grave”, dijo.

Fu alentó a la comunidad internacional a “prestar atención a la verdad” y “difundir información verdadera sobre las comunidades de fe y la persecución” en las redes sociales.

También enfatizó que las comunidades de fe deben unirse y hablar con “una sola voz y la una para la otra”.

“Ese es un mensaje poderoso”, dijo Fu.

Fuente: The Christian Post