(América Latina) Los obispos de Nicaragua y El Salvador se oponen a las críticas del gobierno

Los obispos de El Salvador han defendido al cardenal del país después de que fuera atacado en los medios sociales por sus comentarios sobre el gobierno. Mientras tanto, el presidente de Chile asistió al funeral de su difunto tío, un obispo que estaba siendo investigado por abusar sexualmente de un menor y un obispo de Nicaragua advirtió sobre la persecución a la Iglesia.

Los obispos salvadoreños defienden a los suyos

La Conferencia Episcopal de El Salvador emitió un comunicado el domingo defendiendo al cardenal Gregorio Rosa Chávez tras los “ataques en los medios de comunicación social” que recibió recientemente el prelado, debido a una serie de declaraciones que hizo sobre la situación en el país.

Hace casi dos semanas, Rosa Chávez le dijo a un canal de televisión local que veía el primer año del presidente Nayib Bukele como “conflictivo”.

“Vemos una confrontación permanente, hubo ofensas, insultos, deslegitimación del adversario en medio de la tragedia [del coronavirus COVID-19]”, dijo el cardenal. “No podemos aceptar eso como correcto. Hay más años por delante, y esperamos que se corrija el rumbo, porque, tal como vamos, el país va a sufrir más de lo esperado”.

Rosa Chávez también había dado su opinión sobre el manejo de la pandemia por parte del gobierno y sus efectos en la economía, uniéndose a las voces que reclamaban una reapertura gradual del país con estrictos protocolos de seguridad para evitar la propagación del virus. Hizo un llamamiento al diálogo entre todas las partes del país porque “una posición dictatorial no hace nada para que todos nos sintamos incluidos”.

En cuanto a la gestión de los recursos públicos durante la crisis, el cardenal dijo que no ha habido un “informe completo, creíble y serio sobre cómo se asignan los fondos”.

“El control gubernamental en ese campo tiene que ser muy crítico, muy minucioso, muy detallado, muy serio porque es el dinero del pueblo, y creo que hubo demasiados abusos aquí en el uso indiscriminado de los fondos del Estado”, concluyó.

Estas declaraciones causaron una reacción adversa en los medios sociales de los partidarios de Bukele, el miembro de 38 años del partido de centro-derecha GANA. Se presentó a las elecciones con la promesa de construir una “nueva era” para el país devastado por la violencia, pero desde que ganó las elecciones ha sido criticado por la oposición por ser dictatorial, autocrático e incluso fascista.

Las estrictas políticas de Bukele sobre COVID-19 y el manejo de la endémica violencia de las pandillas en el país han sido controversiales. Fue atacado por las condiciones de hacinamiento en las cárceles, donde ha obligado a los miembros de las bandas rivales a ser encerrados semidesnudos en las mismas celdas.

Los obispos defendieron a Rosa Chávez diciendo que “conocen su trayectoria y los importantes servicios que ha prestado a la Iglesia y al país”. Por eso nos parece muy injusto e inaceptable que sea atacado y ofendido en los medios de comunicación social”.

“Consideramos que es un ataque no sólo a él, sino a la Iglesia”, escribieron los obispos. También dijeron estar preocupados por la “clara polarización” en El Salvador, agregando que no favorece la “paz social que tanto necesitamos en nuestro país”.

El presidente chileno se despide de su tío, un obispo acusado de abuso

El presidente chileno Sebastián Piñera asistió al funeral del arzobispo emérito de La Serena, Bernardino Piñera, quien murió a la edad de 104 años esperando el dictamen del Vaticano sobre una investigación que reveló que había abusado sexualmente de un menor.

El presidente es sobrino del difunto arzobispo, y asistió al funeral con su esposa, la primera dama Cecilia Morel. Un video publicado en Twitter muestra que pidió que se abriera el ataúd para poder despedirse, a pesar de las advertencias de muchos de los presentes de que violaba los protocolos de seguridad impuestos durante la pandemia de COVID-19.

El arzobispo dirigió La Serena de 1983 a 1990, y fue presidente de la Conferencia Episcopal Chilena entre 1984 y 1988. El año pasado, se convirtió en el último de una larga lista de obispos y sacerdotes chilenos acusados de abusar sexualmente de menores, en un país en el que, entre 2018 y 2019, el 50 por ciento de la jerarquía fue investigada por abuso o encubrimiento.

El año pasado, la embajada de la Santa Sede en Chile anunció que Piñera estaba siendo investigado por el Vaticano por las acusaciones de haber abusado sexualmente de un menor hace 50 años.

Poco después, el presidente dijo: “Como sobrino, me resulta difícil de creer porque conozco su comportamiento, su actitud a lo largo de la vida, y me resulta difícil de creer una denuncia que se hace contra un hombre que hoy tiene 103 años, por un supuesto suceso ocurrido hace 50 años”.

El anuncio del Vaticano sólo confirmó que Piñera fue acusado de abusar de un menor, pero no dio más detalles sobre la acusación, y no se ha proporcionado ninguna actualización, por lo que el obispo murió antes de que se concluyera la investigación.

Los obispos nicaragüenses predican sobre la valentía en medio de la persecución

El domingo, muchos líderes católicos de todo el mundo, incluyendo al Papa Francisco, usaron la lectura del Evangelio del día para reflexionar sobre la persecución de los cristianos de hoy en día.

La persecución puede ocurrir tanto en países donde los cristianos son una minoría como en naciones donde constituyen la mayor parte de la población.

Este es el caso que la Iglesia Católica enfrenta hoy en Nicaragua, donde los obispos han sido acusados por el gobierno del Presidente Daniel Ortega de dar un golpe de estado para derribarlo.

El obispo Rolando Álvarez de Metagalpa, dijo que así como Jesús envió a sus apóstoles “como ovejas entre lobos”, así nos envía Dios “hoy en medio de la gente que quiere construir un mundo con sus propias verdades efímeras”: Superficial, transitorio, cambiante, ligero, descartable”.

“La gente que quiere construir un mundo con sus propios inventos, sus propias inteligencias, sus propios mitos, sus propios engaños e incluso con sus propias mentiras”, dijo el obispo durante su homilía del domingo.

El obispo más joven del país, Álvarez, una vez recibió un disparo en su coche por parte de los partidarios del gobierno.

También dijo que en esta época de pandemia, los principios del Evangelio tan “fundamentales para vivir correctamente en una sociedad, como la libertad, la justicia, la paz, la dignidad de la persona, los derechos humanos y el respeto a los derechos de los demás pueden perderse en el ruido mundano de la avaricia y la ambición”.

El obispo José Báez, auxiliar de Managua, que recibió tantas amenazas de muerte que se vio obligado a exiliarse a petición del Papa Francisco, compartió su homilía en Twitter.

“Los poderosos de ayer y hoy, cuando se sienten acusados por la palabra profética que desenmascara sus injusticias y corrupción, tratan de desacreditar o eliminar a los profetas. Es su arma favorita. Pero los profetas nunca están solos”, dijo Báez.

El obispo también dijo que predicar el Evangelio puede llevar a que “tarde o temprano sean rechazados o perseguidos”. Por eso muchos creen que es mejor quedarse callados”. Sin embargo, argumentó que ser valiente y libre significa no dejarse “condicionar por intereses o miedos mundanos”.

“Tarde o temprano, Dios se manifiesta en solidaridad con los marginados, perseguidos o amenazados de muerte por la justicia”, dijo Báez.

Fuente: Crux