(Australia) Los obispos y religiosos de Australia consideran propuestas de cambio en la gobernanza

Los obispos y religiosos de Australia están considerando las recomendaciones de cambio en un estudio de 208 páginas sobre el manejo de la iglesia.

Si se aplican, verán que el control administrativo y financiero de las diócesis y parroquias se remodela radicalmente y se comparte entre el clero y los laicos, y que las mujeres tienen un mayor papel.

A mediados de mayo, los obispos consideraron el informe “La luz de la Cruz del Sur”: Promoting Co-Responsible Governance in the Catholic Church in Australia”, presentado por el Equipo del Proyecto de Examen de la Gobernanza del Grupo Consultivo de Aplicación. Siguen reflexionando sobre la respuesta a 86 recomendaciones.

El informe fue iniciado por la Conferencia de Obispos Católicos de Australia en mayo de 2019 en respuesta a una recomendación clave de la histórica Comisión Real de Australia sobre respuestas institucionales al abuso sexual de los niños.

El informe de gobierno fue escrito por 14 personas, laicos y clérigos cuidadosamente seleccionados -hombres y mujeres- de Australia, así como por expertos internacionales. Las personas familiarizadas con el proceso que se negaron a ser identificadas dijeron que el informe debía mantenerse en secreto hasta aproximadamente noviembre, pero se filtró a Internet el 1 de junio.

Un portavoz de los obispos dijo: “La versión que se ha publicado no es el documento final. Una de las razones del retraso en la publicación del informe fue la necesidad de algunas correcciones y aclaraciones. Ese proceso ha comenzado y es probable que tome varias semanas. También es necesario discernir cómo y cuándo se pueden considerar mejor varias recomendaciones, sobre todo a la luz de las próximas asambleas del Consejo Plenario”.

El Servicio Católico de Noticias verificó el informe con dos de los autores, quienes dijeron que cualquier cambio sería un ajuste menor.

El informe recomendaba que los obispos debían tener un colegio de consultores que incluyera tanto a hombres como a mujeres laicos. Se les consultaría sobre los nombramientos y las finanzas, y los obispos también tendrían que consultar con expertos independientes en la materia cuando fuera apropiado.

Tanto las diócesis como las parroquias tendrían que establecer consejos pastorales e introducir más transparencia, incluyendo la auditoría regular de las finanzas y la protección de los niños.

En el informe se recomendaba que la conferencia de obispos se encargara de hacer transparente el proceso de selección de obispos.

“La ausencia de consulta pública, junto con la opacidad del proceso de selección, deja a todos menos a los pocos seleccionados consultados en la oscuridad y pone en duda su eficacia”, dice el informe sobre el proceso actual.

A mediados de mayo, el arzobispo Mark Coleridge de Brisbane, presidente de la ACBC, felicitó al equipo del proyecto de revisión de la gobernanza por “producir un trabajo tan sustancial, con implicaciones de gran alcance para la vida y la misión de la iglesia”.

El informe y el Consejo Plenario fueron iniciativas de los obispos en respuesta a las recomendaciones de la Comisión Real, que publicó su informe en diciembre de 2017. Debido a la pandemia de COVID-19, la primera sesión del Consejo Plenario, originalmente programada para el otoño, se ha retrasado hasta octubre de 2021.

Los laicos podrán votar en el consejo, y sus decisiones podrían ser vinculantes para los católicos de la nación, una vez ratificadas por el Vaticano.

Fuente: Crux