(China) Anciano de la iglesia y su familia sufren a diario el acoso de los funcionarios en China

El gobierno comunista de China está acosando y vigilando a Li Yingqiang, un anciano de la perseguida Iglesia de la Alianza de la Lluvia Temprana en la provincia de Sichuan, desde que regresó con su familia el mes pasado para “experimentar las penurias y la gracia junto con sus hermanos y hermanas”.

Li, un líder de la ERCC, una de las mayores iglesias no registradas de China, tuvo que dejar Sichuan en agosto pasado debido a las amenazas, pero decidió volver a un apartamento recién alquilado el mes pasado.

Poco después de su llegada, la policía local vino a verificar su residencia legal y seis oficiales de seguridad pública lo visitaron y le dijeron repetidamente que no era bienvenido en la ciudad de Chengdu, según el organismo de vigilancia de la persecución con sede en los Estados Unidos, International Christian Concern.

A Li le dijeron que él y su familia se enfrentarían ahora a una mayor vigilancia y acoso y que podrían verse privados de la custodia de sus hijos.

El lunes pasado, la oficina del subdistrito instaló una estación en su comunidad para vigilar a su familia y no se permitió a nadie visitar su residencia. Cuando llevó a sus hijos pequeños a un parque cercano, fueron seguidos de cerca, informó la CPI.

Dos días más tarde, Li hizo señas a un taxi para que saliera con su familia, pero el taxista fue despedido por la persona que lo vigilaba. Li tuvo que cancelar la salida.

La iglesia Early Rain Covenant Church, de 5.000 miembros, fue asaltada por primera vez durante un servicio vespertino de domingo en diciembre de 2018, después de que las autoridades afirmaron que violaba las normas religiosas porque no estaba registrada en el gobierno. Las autoridades derribaron las puertas de las casas de los miembros y líderes de la iglesia, arrestando a más de 100 personas, incluyendo al Pastor Wang Yi y su esposa, Jiang Rong.

Saquearon y sellaron las propiedades de la iglesia, incluyendo oficinas, un jardín de infantes, un seminario y un colegio bíblico, y registraron las casas de muchos de sus miembros. La policía también obligó a los miembros de la iglesia a firmar un compromiso de no volver a asistir a la iglesia, y alrededor de la mitad de los miembros originales de la iglesia permanecen bajo estrecha vigilancia de la policía.

En diciembre pasado, Wang fue sentenciado a nueve años de prisión por cargos de subversión de poder y operaciones comerciales ilegales.

El New York Times señaló anteriormente que Wang se había hecho conocido por adoptar posiciones de alto perfil en cuestiones políticamente delicadas, incluidos los abortos forzados y la masacre que aplastó el movimiento democrático de la Plaza de Tiananmen en 1989.

En abril, varios miembros de la iglesia fueron arrestados por la Oficina de Seguridad Pública por participar en un servicio de culto de Pascua en línea en Zoom y se les ordenó que cesaran toda actividad religiosa.

En mayo, la policía trajo a los miembros de la ERCC a cargo de las actividades de la iglesia y los servicios en línea y les exigió que cesaran todas las actividades, según China Aid.

El Partido Comunista de China exige que los protestantes sólo rindan culto en iglesias reconocidas y reguladas por el oficialmente sancionado Movimiento de los Tres Patriotas.

La Lista de Vigilancia Mundial de Open Doors USA clasifica a China como uno de los peores países del mundo en lo que se refiere a la persecución de los cristianos. La organización señala que todas las iglesias son percibidas como una amenaza si se vuelven demasiado grandes, demasiado políticas o invitan a invitados extranjeros.

Fuente: Christian Post