(China) China prohíbe a los maestros mencionar a Dios o la oración, intensifica la represión

Los maestros de China que mencionan a Dios o la religión corren el riesgo de perder su empleo a medida que las autoridades comunistas controlan cada vez más los materiales educativos y amplían su lista de temas prohibidos que los maestros no pueden discutir en las aulas.

Según Bitter Winter, una publicación del Centro de Estudios sobre la Nueva Religión que informa sobre temas de derechos humanos en China, el Partido Comunista Chino está controlando estrictamente lo que dicen los profesores en las escuelas y universidades.

Los profesores son observados en sus aulas por las autoridades que vigilan los “pensamientos reaccionarios” o los “comentarios impropios”, asegurándose de que a los estudiantes no se les enseña sobre democracia, religión o se les expone a ninguna crítica al régimen. Las escuelas de China están controladas por el gobierno y, por lo tanto, tienen una ideología comunista.

“El gobierno cree que los profesores de religión son hostiles al Partido [Comunista], aunque no evangelicen”, dijo un profesor de inglés de la provincia oriental de Shandong. “El PCCh teme que integren la fe en la enseñanza. Por eso controlan estrictamente a los profesores y quieren que sigan su sistema ideológico y eventualmente se conviertan en títeres que no pueden pensar independientemente”.

Un profesor universitario de Mongolia Interior dijo a Bitter Winter que el año pasado, un equipo de inspección del gobierno central vino a la escuela para investigar la posición ideológica de los profesores en relación con las protestas pro-democracia en Hong Kong.

Los profesores que respondieron con “comentarios impropios” fueron castigados.

“Nos observaron durante todas las clases”, dijo el profesor, añadiendo que el Ministerio de Educación chino exigía a los profesores “no decir ni hacer nada en contra de la línea del partido en sus actividades educativas o de enseñanza”.

Otra profesora de inglés de Shandong dijo a Bitter Winter que la Oficina de Educación provincial la criticó por mencionar “Dios” y “la oración” durante una clase sobre Jane Eyre, mientras que otra fue criticada por mencionar las oraciones de la hora de la comida mientras se discutían las tradiciones gastronómicas en varios países.

La Oficina de Educación de China también publicó una propuesta para cada escuela que establece un “equipo de control ideológico” en un intento de asegurar que los maestros no influyan en sus aulas con diferencias religiosas o ideológicas.

La censura y las medidas de control han aumentado en intensidad desde 2013, cuando el presidente Xi Jinping asumió el cargo, según Bitter Winter. Desde que se implementó la legislación del Reglamento de Asuntos Religiosos el año pasado, las escuelas han adoptado “medidas sin precedentes” para mantener a los estudiantes alejados del cristianismo.

El año pasado, se informó que una escuela primaria de la ciudad de Xinzheng, en la provincia central de Henan, proyectó un video de propaganda en el que los seguidores de Jesús eran representados como grandes monstruos aterradores. Después de la presentación, un profesor advirtió que los parientes cristianos podrían “hechizar” a los niños.

Los funcionarios también han afirmado que las escuelas son lugares “para que el Estado fomente a los estudiantes para construir la sociedad socialista”, con los padres diciendo que tienen la obligación “de criar a los niños de acuerdo con las leyes nacionales y los requisitos sociales”.

En su informe anual de 2020, la Comisión de Libertad Religiosa Internacional de los Estados Unidos señaló que el Partido Comunista de China ha prohibido a los jóvenes menores de 18 años participar en los servicios religiosos. Además, se prohíbe a los dirigentes cristianos organizar actividades con los jóvenes o alentarlos a considerar vocaciones ministeriales.

En Shangrao, una zona de Jiangxi, más de 40 iglesias han colgado un eslogan que dice: “Se prohíbe a los no locales predicar; no se permite la entrada de menores en la iglesia”.

Un informe anterior documentó cómo las autoridades quitaron por la fuerza a los niños adoptados de sus padres cristianos, alegando que los papeles de adopción ya no eran válidos porque sus hijos estaban “atrapados por una religión malvada”.

El PCCh también ha amenazado con enviar a los niños cristianos a los campos de reeducación del gobierno y ha ordenado a los padres que se abstengan de matricular a sus hijos en las escuelas de la iglesia.

China está clasificada en la Lista de Vigilancia Mundial de Open Doors USA como uno de los peores países del mundo en lo que se refiere a la persecución de los cristianos.

La represión del régimen comunista sobre la libertad religiosa también ha llevado al Departamento de Estado de EE.UU. a etiquetarlo como un “país de especial preocupación” por “continuar participando en violaciones particularmente graves de la libertad religiosa”.

Fuente: Christian Post