(Corea del Sur) Iglesias reabren en Corea del Sur por alcanzar el mínimo de contagios de COVID-19

Las iglesias de Corea del Sur dieron la bienvenida a los fieles manteniendo el distanciamiento social y el uso de mascarillas, luego que se levantaron algunas restricciones gracias a que el país alcanzó el mínimo de contagios de coronavirus COVID-19.

Luego de registrarse una reducción de los casos del nuevo coronavirus en Corea del Sur, las autoridades decidieron levantar algunas restricciones relacionadas a las reuniones públicas. Entre estas está la reapertura de las iglesias, que dieron la bienvenida a sus miembros este domingo 26 de abril, informó Asia News.

No obstante, a pesar de la reapertura, aún es de gran preocupación las reuniones en espacios interiores grandes, por ello, se llamó a respetar las medidas de protección personal como el uso de mascarillas y el distanciamiento social para poder acceder a los servicios de las iglesias en el país.

Asimismo, algunas iglesias han decidido mantener medidas más estrictas que las requeridas por el Gobierno. Por ejemplo, la gran iglesia presbiteriana de la Comunidad Onnuri en Seúl, a pesar de tener una capacidad para tres mil personas, ha limitado el ingreso a un máximo de 700 personas, que deben reservar en línea para poder participar.

Según informa Asia News, esta preocupación se basa en la experiencia de la iglesia Shincheonji de Jesús, una secta que es considerada la principal fuente de infección en el país, pues a principios de marzo, sus miembros conformaban el 56,1 % de los casos de COVID-19 del país.

Algunos de los miembros de la iglesia Shincheonji de Jesús habían visitado Wuhan (Hubei), considerado el epicentro de la pandemia, después de la fecha en que se dio el bloqueo. Actualmente, la mitad de los 10.728 casos de Corea del Sur aún están relacionados con la iglesia Shincheonji, señaló Asia News.

Por todo ello, las autoridades aún consideran los grandes espacios cerrados como de alto riesgo, como las iglesias e instalaciones deportivas, que también pueden reabrir con el respeto de las medidas de protección de la salud.

Durante el período de confinamiento social, las comunidades religiosas pudieron realizar servicios religiosos por medio de transmisión en vivo y también ofrecieron servicios de apoyo espiritual en los estacionamientos escolares, a personas dentro de sus automóviles.

En febrero, durante la crisis del COVID-19 en Corea del Sur, el Obispo de Daejeon, Mons. Lázaro You Heung-sik, presidente de la Comisión de Asuntos Sociales de la Conferencia de Obispos Católicos de Corea, invitó a los fieles a rezar el Santo Rosario a diario y a realizar “obras de caridad y penitencia”.

Actualmente, en Corea del Sur las medidas de distanciamiento social se han extendido hasta el 5 de mayo; sin embargo, los ciudadanos ya han empezado a reanudar su vida social y económica.

El modelo de respuesta de Corea del Sur frente al COVID-19 es considerado como uno de las mejores del mundo, pues optaron por “una forma de intervención más ‘democrática’ que el modelo draconiano de China”, informó Asia News. “La velocidad es la clave del éxito de Corea del Sur, respaldada por un excelente sistema de salud”, añadió.

El diario explicó que el Gobierno de Corea del Sur cortó rápidamente los vínculos con China, por ser el país donde estalló la pandemia. Asimismo, ordenó estrictas medidas de cuarentena para las personas que ingresaban al país y sus autoridades de salud ofrecieron pruebas masivas de COVID-19 y el rastreo de contactos.

Ayer se reportaron ocho nuevos casos de coronavirus en Corea del Sur, considerado el número más bajo desde el 18 de febrero, concluyó.

Fuente: Aciprensa