(Costa Rica) Encuentro de los obispos con el Presidente del país

“Honda preocupación por el rumbo que está tomando el país, afectando, lamentablemente a los más débiles y desprotegidos, los más pobres y necesitados, los desempleados y otros sectores que se sienten sin voz” fue la motivación de la visita de los obispos de Costa Rica que, como pastores del Pueblo de Dios y como ciudadanos, asistieron ayer a la Casa presidencial para entablar un diálogo con el presidente de la República, Carlos Alvarado.

La pandemia exige fortalecer el Estado de derecho

Según el comunicado del presidente de la Conferencia episcopal de Costa Rica, monseñor José Manuel Garita, con el mandatario se tocaron temas relacionados con el proceso de diálogo convocado por el Ejecutivo, el proceso de financiamiento con el Fondo Monetario Internacional, así como la atención de la emergencia nacional por el Covid-19.

Incertidumbre y temor en la población

Sin restar méritos al esfuerzo del gobierno para controlar las consecuencias de la pandemia, especialmente, en el campo de la salud dedicado con profesionalismo a salvar vidas, el episcopado no dejó de expresar la incertidumbre y temor que genera la situación en la población, y que no es sólo de salud y de economía.

“Desde antes de la pandemia, Costa Rica estaba sumergida en cifras lamentables y vergonzosas de desempleo y pobreza”

Así lo dijeron los prelados, al recordar las numerosas observaciones de la Iglesia al “modelo económico y estructural de las últimas tres décadas”, que ha incrementado la desigualdad.

“Ahora más que nunca se hace necesaria una reactivación económica”

Lo que obligatoriamente pasará por el logro de un tratamiento y gestión de la crisis actual con “integralidad, solidaridad y corresponsabilidad”.

Necesidad de un diálogo abierto, plural y transparente

Ya en mensajes anteriores, el episcopado ha llamado a un diálogo abierto, plural y transparente destinado a fortalecer el Estado de Derecho. Esta vez, tocaron como preocupación inmediata, la negociación del crédito del Fondo Monetario Internacional solicitado por el gobierno: “Específicamente, nos preocupa cómo se irá a pagar y, en este sentido, dejamos claro que no esperamos que no sea a través de más impuestos, o como se le quiera llamar”, advierten al recordar que hacen más vulnerables a los sectores más necesitados.

Inquietudes de los obispos

Tema como la falta de proyectos, leyes y directrices en favor de la familia, sumado a la aplicación de la ideología de género en el sistema educativo y en el sector público, levantaron las críticas de los obispos porque, especialmente, ésta última responde a “una ideología que niega la base y diferencia biológica del ser humano”. Asimismo, los obispos plantearon algunas inquietudes sobre la libertad religiosa, de conciencia y de pensamiento.

Al pedir a Dios que ilumine la labor del mandatario y de todos los sectores de la sociedad costarricense, los obispos concluyen:

“Históricamente, como actor social, la Iglesia ha acompañado siempre los procesos que han fortalecido la justicia y la paz en nuestra patria. Por ello, comprometidos con ese llamado y guiados por Dios, seguiremos nuestra misión”

Por último, en declaraciones a la prensa, monseñor Garita agregó que la Iglesia solicitó al presidente Alvarado la posibilidad de realizar las Eucaristías con un mayor aforo de personas. Por su parte, el Ministro de la Presidencia, Marcelo Prieto, al final del encuentro, calificó de “progresista” la visión de la Iglesia con relación a todo lo que tiene el país por delante.

Fuente: Vatican News