(Egipto) Musulmanes y cristianos comparten el espíritu del Ramadán en El Cairo

Los cristianos de El Cairo han estado compartiendo las tradiciones y rituales del Ramadán con sus vecinos musulmanes, incluyendo donaciones a la caridad y disfrutando de comidas iftar al atardecer.
La zona de Shobra de la capital egipcia tiene alrededor de 590.000 residentes cristianos según la gobernación de El Cairo.

“No como delante de la gente que ayuna”, dijo Yasmine Tadros a Arab News. “Aprendí eso a una edad temprana. Mis padres me enseñaron esto en casa. He estado compartiendo los rituales de mis hermanos musulmanes durante 20 años. En nuestra calle en Shobra solíamos preparar el iftar y hacerlo juntos, musulmanes y cristianos. Mucha gente se unía y éramos muy felices. Este año, debido al coronavirus, la seguridad nos hace más cautelosos”.
Sus amigos musulmanes de la infancia solían querer unirse a ella en los meses de ayuno cristiano evitando ciertas comidas y bebidas, añadió.
La coexistencia es parte de la vida egipcia, especialmente en Shobra, y el Ramadán ve a las dos comunidades religiosas unirse por respeto y compasión.

Magdy Aziz, propietario de una popular tienda de comestibles en la calle Shobra, dona arroz y pasta a los banquetes benéficos del Ramadán en las calles. Este año, debido a que la pandemia impide la celebración de tales banquetes, decidió donar comida a los residentes más necesitados de Shobra.
“Lo que hago viene del corazón”, dijo Aziz a Arab News. “Lo que hago es la bondad que deseo para todos, que es el amor de Dios.”

Señaló que a los egipcios les encantaba hacer buenas obras y que estaban conectados entre sí en todas las ocasiones, especialmente en el Ramadán. “A veces vendo cosas en el Ramadán a mitad de precio a todo el mundo.”
Era un gesto que había practicado durante años y más durante el mes santo porque era un tiempo de caridad y buenas acciones, añadió.

No siempre es necesario distinguir entre las dos religiones en Shobra debido al cuidado que tienen algunos no musulmanes para no ofender o molestar a los que ayunan.

El contador Gerges Hanna dijo que durante el Ramadán siempre estaba dispuesto a no herir a los que observaban el Ramadán, por lo que se abstuvo de comer y beber delante de ellos. Dijo que se sentía feliz durante el mes y disfrutaba de la vibración del Ramadán, especialmente al atardecer, justo antes de romper el ayuno.
Hanna dijo a Arab News que trató por todos los medios de intercambiar turnos con sus compañeros de trabajo musulmanes que no podían trabajar a plena capacidad mientras ayunaban. Añadió que era lo menos que podía hacer por sus colegas durante el mes.
También dijo que se quedó con sus amigos musulmanes en la calle durante el iftar para regalar dátiles y jugo a los transeúntes.

El padre Rafik Greish, portavoz de la Iglesia Católica en Egipto, dijo que los coptos tenían instrucciones cada año de tener en cuenta los sentimientos de los que ayunaban en el Ramadán. Añadió que las iglesias destacaban la importancia de no comer ni beber delante de los ayunantes entre el amanecer y el atardecer.
Los coptos tenían “conciencia de sí mismos” y no necesitaban que se les dijera cómo actuar durante el Ramadán, añadió, pero la iglesia emitió las instrucciones como recordatorio.

Greish dijo que, en el período previo al Ramadán, las iglesias distribuyeron paquetes con alimentos básicos a los pobres y necesitados “porque las iglesias están dispuestas a compartir las tradiciones y rituales con los musulmanes durante el mes”.

Mahmoud Abdel-Hai, que tiene 80 años, dijo que nunca en su vida había visto una pelea entre un musulmán y un cristiano durante el Ramadán. Abdel-Hai, un antiguo profesor de la Escuela Industrial de Shobra, dijo que su vecino cristiano solía invitarle a iftar al menos una vez durante el Ramadán. Sin embargo, el vecino se había disculpado por no poder llevar a cabo la tradición este año debido a la pandemia.

Fuente: Arab News