(Escocia) Obispo escocés insta a cambiar la ley de crímenes de odio para proteger a los creyentes religiosos

El gobierno de Escocia debería atender el llamado del Papa Francisco para “fomentar el encuentro y buscar la convergencia en al menos algunos temas” mientras debate la legislación sobre crímenes de odio, según el obispo Joseph Toal de Motherwell.

El proyecto de ley sobre delitos motivados por el odio y el orden público en Escocia tiene por objeto modernizar, consolidar y ampliar la legislación sobre delitos motivados por el odio en Escocia.

El proyecto de ley introduce un nuevo delito de incitación al odio, la posesión de material incendiario y una nueva protección de las disposiciones relativas a la libertad de expresión en relación con la religión y la orientación sexual.

En julio, los obispos escoceses afirmaron que el umbral propuesto para un delito podría considerarse “desproporcionadamente bajo”.

También expresaron su preocupación por el hecho de que la prohibición de poseer material incendiario “podría hacer que material como la Biblia, el Catecismo de la Iglesia Católica y otros textos como las presentaciones de la Conferencia de Obispos de Escocia a las consultas gubernamentales, se consideraran incendiarios en virtud de la nueva disposición”.

En la edición del 13 de octubre del Herald, un periódico católico escocés, Toal dijo que el gobierno escocés podría aprender de la nueva encíclica del Papa, Fratelli Tutti.

“En el documento, el Papa nos anima a todos a encontrar lazos que nos unan en la solidaridad, la fraternidad y el apoyo mutuo, especialmente cuando nos enfrentamos a los continuos rigores y peligros de la pandemia”, dice el obispo. “Afirma la sencilla verdad de que somos hermanos y hermanas, que vivimos en un hogar común y compartimos una humanidad común, y nos recuerda que el diálogo debe ser respetuoso y procurar el consenso, lo que conduce a una cultura del encuentro”.

Toal dice que los líderes políticos deberían atender el llamamiento del Papa para que los políticos “atiendan las necesidades de los individuos”, señalando que esta declaración “podría dirigirse a nuestro propio Gobierno escocés”.

“Él [Francisco] añade; ‘Están llamados a hacer sacrificios que fomenten el encuentro y a buscar la convergencia en al menos algunos temas.’ Espero que el gobierno continúe haciendo exactamente eso, escuchando las preocupaciones planteadas por muchos sobre un proyecto de ley”, dijo el obispo.

“El Secretario de Justicia de Escocia confirmó recientemente que el Gobierno enmendará el proyecto de ley sobre delitos motivados por el odio y el orden público (Escocia), elevando el umbral penal de los controvertidos delitos motivados por el odio de la “probabilidad” de suscitar odio a la “intención” de suscitarlo. El bajo umbral fue muy criticado cuando se publicó el proyecto de ley por primera vez, y la Conferencia Episcopal de Escocia acoge con satisfacción la decisión del Gobierno de eliminarlo. Es un paso en la dirección correcta para abordar las graves preocupaciones en torno a la libertad de expresión”, escribió el obispo.

“Con la esperanza de que sigamos siendo un país en el que florezca el diálogo constructivo, la Iglesia Católica seguirá abogando por que se introduzcan más cambios en esta legislación para incluir; disposiciones más equitativas y sólidas en materia de libertad de expresión; una mayor claridad en torno a las definiciones de ‘odio’, ‘abusivo’ e ‘insultante’, que siguen siendo precariamente vagas, e instar a que se consideren las defensas adecuadas que reflejen el cambio de intención únicamente”, continuó.

Toal dijo que en Fratelli Tutti, Francisco nos invita a construir una cultura del encuentro capaz de trascender nuestras diferencias y divisiones.

“En última instancia, sólo podemos respetar verdaderamente el punto de vista de los demás si primero les permitimos expresarlo”, dijo el obispo.

“Espero que el Gobierno escocés aborde las preocupaciones pendientes de muchos, de que los textos religiosos, los libros y los mensajes de los medios de comunicación social que expresan determinadas opiniones puedan considerarse ‘abusivos’ en virtud de la ley propuesta y actúe para proteger la libertad de expresión y el derecho de las personas a ser ellas mismas y a ser diferentes”, concluyó Toal. “Al hacerlo, promoverían lo que el Papa describe como un ‘pacto cultural’, uno que respeta y reconoce las diferentes visiones del mundo, culturas y estilos de vida que coexisten en nuestra sociedad”.

En cifras publicadas en junio, Escocia vio un aumento del 4 por ciento de los crímenes de odio este año, la mayoría de ellos basados en la raza, aunque la orientación sexual fue la segunda causa más citada.

Fuente: Crux