(España) Eutanasia no es signo de progreso, afirman expertos del Comité de Bioética de España

El Comité de Bioética de España (CBE) rechazó por unanimidad y sin votos particulares los fundamentos de la ley de eutanasia que se está tramitando en el Congreso de los Diputados de España.

El pasado 10 de septiembre comenzó el debate de la ley de eutanasia, propuesta por el PSOE, y se sometió a votación en el congreso de los Diputados, después de que en el mes de febrero se aprobara su toma en consideración.

Los partidos políticos PP y VOX presentaron dos enmiendas a la totalidad de esta ley proponiendo la regulación de los cuidados paliativos, pero ambas fueron rechazadas.

Los 12 expertos que integran el Comité de Bioética de España y encargados de emitir informes de asuntos con implicaciones bioéticas relevantes, coincidieron en advertir al Gobierno que la ley de la eutanasia propuesta no es válida desde el punto de vista ético.

“Existen sólidas razones sanitarias, éticas, legales, económicas y sociales para rechazar la transformación de la eutanasia en un derecho subjetivo y en una prestación pública”, asegura el informe del CBE.

Porque no sólo despenaliza la eutanasia, como una excepción a la regla general que exige proteger la vida, sino que reconoce la muerte como  un derecho incorporable al catálogo de prestaciones de la Sanidad pública.

También subrayaron que “el deseo de una persona de que un tercero o el propio Estado acabe con su vida, directa o indirectamente, en aquellos casos de gran sufrimiento físico y/o psíquico debe ser siempre mirado con compasión y atendido con una actuación compasiva eficaz que conduzca a evitar los dolores y procurar una muerte en paz”.

“Legalizar la eutanasia y/o auxilio al suicidio supone iniciar un camino de desvalor de la protección de la vida humana cuyas fronteras son harto difíciles de prever, como la experiencia de nuestro entorno nos muestra”.

Además insisten en que “la eutanasia y/o auxilio al suicidio no son signos de progreso sino un retroceso de la civilización, ya que en un contexto en el que el valor de la vida humana con frecuencia se condiciona a criterios de utilidad social, interés económico, responsabilidades familiares y cargas o gasto público, la legalización de la muerte temprana agregaría un nuevo conjunto de problemas”.

Y precisamente aseguran que por “la protección integral y compasiva de la vida” la CBE propone “la protocolización, en el contexto de la buena praxis médica, del recurso a la sedación paliativa frente a casos específicos de sufrimiento existencial refractario” y siempre “junto a la efectiva universalización de los cuidados paliativos”.

Ése, subrayan, debería ser el “camino a emprender de manera inmediata, y no la de proclamar un derecho a acabar con la propia vida a través de una prestación pública”, especialmente tras la pandemia de COVID-19 en la que “miles de nuestros mayores han fallecido en circunstancias muy alejadas de lo que no solo es una vida digna, sino también de una muerte mínimamente digna”.

“Responder con la eutanasia a la “deuda” que nuestra sociedad ha contraído con nuestros mayores tras tales acontecimientos no parece el auténtico camino al que nos llama una ética del cuidado, de la responsabilidad y la reciprocidad y solidaridad intergeneracional”, insisten.

Fuente: ACI Prensa