(España) Grupo secularista en España insta a que se añada el lenguaje anticatólico a la ley de protección de menores

Una asociación española que aboga por una Europa laica pide que la legislación propuesta sobre la protección de los niños se dirija específicamente a la Iglesia Católica, alegando que ésta ha “protegido durante años” el abuso de los niños.

“La Iglesia Católica es una institución que ha protegido durante años en su normativa interna el llamado secreto pontificio en casos de abuso infantil y de abuso sexual de menores”, dice la campaña de Europa Laica.

Argumentan que se trata de “una deuda moral que la Iglesia Católica, y los poderes públicos que la afirmaron, tienen con los miles de niños que han sido humillados durante años”.

El proyecto de ley -denominado Protección de la Niñez y la Adolescencia contra la Violencia- “no puede enterrar con el silencio… o con una regulación que no impida la repetición” del sufrimiento de las víctimas de abuso sexual clerical.

Europa Laica emitió su declaración el martes, instando a los grupos parlamentarios a que aprovechen el proyecto de ley para “introducir enmiendas para que la ley contemple específicamente las obligaciones de las confesiones religiosas, y en especial de la Iglesia Católica, para la prevención del abuso infantil y el abuso sexual de menores que ha sido tan generalizado en las instituciones religiosas”.

Europa Laica es una asociación estatal española fundada en 2001. Su sede está en Madrid y tiene socios en todas las provincias españolas y en algunos otros países europeos.

Piden que se establezcan “las condiciones jurídicas, políticas y sociales para el pleno desarrollo de la libertad de conciencia, base de los derechos humanos”.

El grupo afirma defender el “pluralismo ideológico” y pide un marco legal que proteja al Estado de la “interferencia” de las instituciones religiosas.

Entre otras cosas, abogan por la eliminación de todos los símbolos religiosos de los lugares públicos, incluyendo los centros de salud y las escuelas católicas. El grupo también quiere que España rompa sus tratados con la Santa Sede y revoque las leyes del país contra la blasfemia y el sentimiento religioso ofensivo.

El pasado diciembre el Papa Francisco abolió esencialmente el requisito del secreto pontificio para los casos de abuso sexual de los clérigos, lo que significa que la sólida cooperación con las autoridades civiles es ahora una piedra angular, no sólo de la práctica de la Iglesia, sino también de la ley de la Iglesia.

Sin embargo, según Europa Laica, el levantamiento del secreto ordenado por Francisco no es suficiente, ya que “este secreto sigue siendo protegido y reservado hasta el momento en que la justicia civil requiera” que la Iglesia coopere. Además, añaden, los funcionarios de la Iglesia responden a tales peticiones con “reticencia y retrasos en muchos casos para cumplirlo”.

Sostienen que la Iglesia debe ser la que inicie la colaboración con las autoridades civiles, y la Iglesia debe denunciar a los clérigos acusados de abuso, así como estar abierta a los casos de abuso.

“Por lo tanto, las obligaciones de prevención y protección que contempla el proyecto de ley no son cumplidas” por la Iglesia.

Europa Laica insta a los partidos con representación parlamentaria a que “regulen la obligación específica de colaboración y prevención de los abusos sexuales por parte de las confesiones religiosas, y establezcan que ninguna de sus normativas internas puede contravenir las obligaciones de la ley, incluido el llamado secreto de confesión”.

El grupo también solicita que el proyecto de ley “incorpore una disposición de prohibición exhaustiva de difundir entre los menores cualquier tipo y forma de adoctrinamiento religioso contra la libertad sexual y la diversidad afectiva de las personas, la igualdad sexual o con doctrinas homofóbicas”.

Dos importantes cardenales españoles han elogiado el proyecto de ley sobre la protección de los niños y la adolescencia tal como está ahora. Está listo para comenzar su camino a través del parlamento después de haber sido detenido por las elecciones de 2019 y la pandemia de coronavirus COVID-19.

El Cardenal Carlos Osoro de Madrid envió un Tweet el 11 de junio diciendo que “las medidas para apoyar y proteger a los más vulnerables son buenas noticias”. No dejemos a nadie tirado en la carretera”.

El cardenal arzobispo de Barcelona y presidente de la Conferencia Episcopal Española, Juan José Omella, dijo que valoraba la medida como “importante”, ya que los niños deben ser protegidos de los abusos, aunque recordó la importancia de la familia en este proceso e instó al gobierno a no olvidar que la educación de los niños es ante todo responsabilidad de sus padres y que el gobierno no debe “inmiscuirse demasiado”.

La mayoría de las críticas que el proyecto de ley ha enfrentado hasta ahora vienen de dentro del gobierno de coalición. Concretamente, la dirección del PSOE, el Partido Socialista Obrero Español que actualmente está en el gobierno con Podemos, un partido de izquierdas.

La dirección de Europa Laica está estrechamente asociada al PSOE.

La llamada “Alianza contra el Borramiento de la Mujer”, que incluye a miembros de alto rango del PSOE, emitió un comunicado a principios de este mes acusando a Podemos de ignorar la violencia sexual específica que sufren las mujeres al nacer.

La Alianza dijo que el proyecto de ley es un intento de “legalizar conceptos – como la identidad de género – que no tienen aceptación social o académica”. También acusan al proyecto de ley de confundir la diferencia entre sexo y género y dicen que “niega la realidad material del sexo que está en el origen de la violencia y la discriminación que sufren las niñas y adolescentes”. Esto es un retroceso de años”.

Fuente: Crux