(España) Humanistas y científicos defienden el diálogo entre ciencia y religión para alcanzar “el entendimiento común”

Expertos pertenecientes a disciplinas humanísticas y científicas han coincidido en la necesidad de diálogo entre la ciencia y la religión como camino que les guíe hacia el entendimiento común. Esta es una de las conclusiones que se desprende del debate ‘Del templo al laboratorio. Diálogo multidisciplinar entre ciencia y religión’, patrocinado por la Fundación for Islamic Culture and Religious Tolerance (FICRT) y organizada por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Asociación Española para el Avance de la Ciencia (AEAC).

Las jornadas han reunido virtualmente entre los días 29 de septiembre y 1 de octubre a destacados expertos de diversas áreas del conocimiento para un debate desde disciplinas muy diversas que abordan la relación entre ciencia y religión.

El eje vertebrador de las reflexiones de los expertos ha sido la defensa de un enfoque multidisciplinar como camino para abordar el entendimiento y el diálogo entre ambas formas de entender el mundo.

Durante la primera jornada, el profesor Agustín Udías, jesuita y catedrático emérito de Geofísica de la Complutense ha apuntado a las diferencias y, sobre todo, a la complementariedad de la ciencia y de la religión: “La religión debe dejarse iluminar por la ciencia y la ciencia debe dejarse impulsar por el sentimiento religioso”.

El resto de la primera jornada se estructuró en torno a dos sesiones. La primera, sobre el diálogo ciencia-religión a través de la Historia en la tradición monoteísta, contó con las intervenciones de Mariano Gómez Aranda, investigador del CSIC; Eduardo Peláez López, licenciado en Teología y Física y doctor en Filosofía; Samuel Bengio, presidente de la Asociación Yad Vashem España y expresidente de la Comunidad Judía de Madrid y Maysoun Douas, doctora en Ciencias Físicas y concejala de ‘Más Madrid’ en el ayuntamiento de Madrid.

Estos tres últimos ponentes participaron, además de por su recorrido y trayectoria, como voces de las tres grandes tradiciones monoteístas -cristianismo, judaísmo e islam- y desde una voluntad de diálogo. Como señaló Maysoun Douas, “si algo caracteriza a los científicos musulmanes de otros es el ideal de ciencia abierta”, un diálogo que se hizo extensible a cada tiempo histórico por medio de la invitación de Samuel Bengio a “entender que cada texto tiene un momento concreto”.

Posteriormente, se trataron las cuestiones ‘¿quiénes somos? ¿de dónde venimos? ¿adónde vamos?’. En esta ocasión intervino María Ángeles Gallego con una ponencia en la que observó las conexiones entre el nacimiento de los estudios lingüísticos y las tradiciones religiosas. Su exposición fue sucedida por la mesa compuesta por Mariano Gómez, Jesús Rey y Agustín Udías. En este diálogo, Jesús Rey remarcó la necesaria apuesta por “una mayor transdisciplinariedad entre las disciplinas científicas y religiosas”.

En la segunda jornada, celebrada el miércoles 30 de septiembre, se centró en la ciencia, la tecnología, la religión y el posthumanismo. Tras la ponencia de Delfina Serrano, secretaria del encuentro y que introdujo el concepto y las implicaciones de la bioética islámica, Rafael Heiber moderó una mesa compuesta por Xandra Garzón, Emilio Muñoz y Concepción Roldán.

Los ponentes dialogaron sobre la noción de religión en la posmodernidad y su encuentro con la ciencia, desde la búsqueda común por un “discurso unido entre la gente que esté trabajando en el campo de las ciencias, en su sentido más amplio, y también de las religiones”, como enfatizó Emilio Muñoz.

Posteriormente, Rafael Heiber profundizó sobre ‘Ciencia-Religión: In(certidumbres) en el siglo XXI’; Konstantinos Argyriou y Jesús Rey presidieron sendas mesas sobre ‘Ciencias y religiones posmodernas’ y ‘Relaciones de poder entre ciencia y religión’.

Los encuentros finalizaron este jueves y tras la ponencia de. Margarita Hernández Laílle sobre ‘Darwinismo y religión en el siglo XIX’, tuvo lugar una mesa redonda que cuestionó la existencia de un diálogo entre ciencia y religión.

Ante esta pregunta, Eduardo Peláez ha enfatizado la importancia de este tipo de foros que constituyen “puentes de diálogo”. Por su parte, Delfina Serrano, secretaria del encuentro, señaló la necesidad de reconocer la contribución de la religión. “Queremos hacer valer la aportación de la ciencia para mejorar la vida en este mundo”, ha indicado.

El encuentro fue clausurado con las palabras de Alfred G. Kavanagh, presidente de la FICRT quien ha asegurado que “el camino para lograr la paz en las sociedades civiles del siglo XXI pasa por el saber y el diálogo”, en el templo y en el laboratorio.

Fuente: europa press