(España) La nueva ley de Libertad Religiosa, eje de las conversaciones de Calvo con evangélicos, judíos y musulmanes

La iglesia católica ya no es la única entidad religiosa con interlocución directa con el Gobierno. Y es que, tras su fructífera reunión de hace unas semanas con el presidente de la Conferencia Episcopal, Juan José Omella, la vicepresidenta del Gobierno Carmen Calvo arranca una ronda de conversaciones con el resto de confesiones con acuerdo en España. La ley de Libertad Religiosa y de Conciencia y una apuesta decidida por la laicidad marcarán las conversaciones.

La ronda arrancará el próximo 22 de julio con los responsables de la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (FEREDE), y continuará con los nuevos líderes de la Comisión Islámica y la Federación de Comunidades Judías. Calvo también quiere encontrarse con budistas, ortodoxos y el resto de confesiones reconocidas como ‘de notorio arraigo’.

Igualdad de todas las confesiones, más laicismo

Sobre el papel, muchas cuestiones. Dos de ellas capitalizan el debate: en primer lugar, la intención de Calvo de demostrar a las religiones no católicas que ha terminado la ‘falsa laicidad’ en nuestro país. El homenaje de Estado a las víctimas de la Covid-19 celebrado este jueves, totalmente laico y sin participación alguna (más allá de su presencia como invitados) de ninguna confesión religiosa es buena muestra de ello. No habrá marcha atrás, señalan desde el Gobierno.

El otro aspecto a debatir es la nueva Ley de Libertad Religiosa y de Conciencia, que sustituirá a la actual, que acaba de cumplir 40 años, y que tendrá como base el proyecto de ley trabajado por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, y que quedó aparcado a finales de 2010, en un momento en el que la presión de los obispos, comandados por Rouco Varela, era muy fuerte, después de una legislatura con manifestaciones en la calle. La visita de Benedicto XVI a Barcelona y Santiago de Compostela frenó la aprobación de una norma que, como ley orgánica, precisaba una mayoría con la que el Ejecutivo no contaba.

Rescatar la ‘Ley Zapatero’

Ahora, el nuevo Gobierno del PSOE rescata del cajón una normativa que busca acabar con la presencia de símbolos religiosos en lugares sagrados y la regularización de la laicidad del Estado en todos los ámbitos, algo que ya se está normalizando, como se vio en la promesa de los ministros del Ejecutivo PSOE-Unidas Podemos y en el ‘no funeral’ de la plaza de la Armería.

Desde FEREDE, por su parte, se acude a esta cita con moderada expectación, habida cuenta del inmovilismo y la falta de voluntad política que ha caracterizado a los gobiernos anteriores para impulsar el desarrollo efectivo de los Acuerdos de Cooperación y dar respuesta a temas de capital importancia para las iglesias evangélicas de España. Aunque el cambio orgánico en el Gobierno y la interlocución con la Vicepresidenta primera se ve con buenos ojos y se espera que este vínculo marque, como sugiere Calvo en su carta, “el camino de una agenda eficaz de trabajo”. Desde FEREDE se destaca el hecho de que “es la primera vez que un Vicepresidente del Gobierno de España recibe a los protestantes españoles”.

Según ha sabido Actualidad Evangélica, el presidente Manel Rodríguez y el secretario ejecutivo Mariano Blázquez, acudirán a esa reunión en representación de la Federación evangélica.

Entre los asuntos que FEREDE llevará al despacho de Carmen Calvo el próximo 22 de julio, entre otros, están algunos relacionados con el Registro de iglesias y ministros de culto; la situación de los pastores jubilados sin derecho a pensión (por no permitírseles cotizar antes de 1999); la seguridad social de los ministros de culto; los requisitos económicos exigidos a los ministros religiosos extranjeros; la casilla del IRPF en igualdad de condiciones que la Iglesia Católica; etc.

Fuente: Religión Digital