(España) Tras Santa Sofía, ¿la mezquita de Córdoba? Emiratos Árabes Unidos reclama el culto musulmán

La reconversión de Santa Sofía de Estambul como mezquita, que se hará oficial este viernes, ha abierto una ventana de oportunidad para otras solicitudes por parte del mundo musulmán. Una de ellas, tal vez la más grave, afecta de lleno a uno de los monumentos Patrimonio de la Humanidad más relevantes del país español: la catedral-mezquita de Córdoba.

Ya Erdogan dejó caer el término ‘Al Andalus’ en sus explicaciones a la reconversión de Santa Sofía. Así, en la versión árabe de su discurso, el presidente turco habló de un primer paso de un “renacimiento” islámico que debe abarcar desde Bujará, en Uzbekistán, a Al Andalus, en España.

“Mi felicitación de corazón a todas las ciudades que simbolizan esta civilización (islámica), desde Bujará a Al Andalus. Este renacimiento es nuestro deber desde Alp Arslan al sultán Mehmed II y a Abdul Hamid II”, todos ellos dirigentes árabes u otomanos conocidos principalmente por sus conquistas, que les permitieron ampliar sus dominios, afirmó Erdogan en su discurso el pasado viernes para conmemorar la reconversión de Santa Sofía en mezquita.

Las inmatriculaciones como excusa

Ahora, uno de los siete príncipes de los Emiratos Árabes Unidos, ha reclamado el uso musulmán del templo cordobés. Sheikh Sultan bin Muhammad Al-Qasimi, gobernante de Sharja, lo ha dejado claro: “Estamos exigiendo al menos el regreso de la Mezquita de Córdoba”, subrayó Al-Qasimi en una entrevista a la televisión local, aduciendo a la polémica de las inmatriculaciones en España para su petición. “Pregunté y me dijeron que el municipio entregó la mezquita a la Iglesia”, señaló.

No es la primera vez que se ha realizado esta demanda para poder convertir este espacio en uno de rezo musulmán sin llegar a tal extremo. En el año 2006, la Junta Islámica de España solicitó al Papa de entonces, Benedicto XVI, que el rezo en el templo cordobés fuera compartido entre cristianos y musulmanes, iniciativa que fue rechazada tajantemente por el obispo de Córdoba por aquel entonces, Juan José Asenjo. En 2010 se realizó la misma petición con el mismo resultado, rechazada esta vez por el actual obispo, Demetrio Fernández.

Fuente: Religión Digital